Publicidad

Cuando los 750 cc fueron la categoría reina del mundial de motos pero a nadie le importó
MotoGP

Cuando los 750 cc fueron la categoría reina del mundial de motos pero a nadie le importó

Las grandes bestias de 500 cc fueron las reinas del mundial de motociclismo hasta que en 2002 entraron las MotoGP para arrasar con todo. Sin embargo, hubo una breve época en la que la llamada Fórmula 750 desplazó de la foto de los 500 cc. Tres años en los que la categoría reina de las motos fue la de 750 cc, pero a nadie le importó demasiado.

La categoría de 750 cc fue importada de los Estados Unidos después del éxito de estas motos en las 200 millas de Daytona. Comenzó una carrera armamentística de las marcas por desarrollar productos de este tipo que terminó por la creación primer de un Campeonato de Europa, luego de una Copa del Mundo y finalmente de un mundial de 750 cc que duró solo tres años.

Las marcas se volcaron en las motos de 750 cc e incluso hubo un campeón español, Víctor Palomo

Sheene 750 Cc

Fue a finales de la década de los 80 cuando comenzó esta fiebre por las motos de 750 cc. Como decimos, en los Estados Unidos comenzaron a ser la cilindrada dominante después de un cambio de reglamento de la AMA, la federación estadounidense de motociclismo, que provocó que para ganar aquellas carreras hubiese que llevar una moto de 750 cc.

La introducción de la AMA dentro de la FIM, la Federación Internacional de motociclismo, sirvió para mezclar dos mundos habitualmente separados. Las 750 cc llegaron a Europa, y por ende a Japón. Las carreras de 200 millas empezaron a ser populares en el viejo continente, con la de Imola como cita paradigmática.

Honda Cbr750

Honda fue la primera que se lanzó al barro con su Honda CB750, y detrás fueron otras como Ducati, que desarrolló V-twin a 90º de 750 cc, Triumph con su Triumph 750-3, la Suzuki GT750 o la Kawasaki 750 H2. Yamaha por el contrario se lo tomaron con más calma, estuvieron su tiempo desarrollando su moto, pero cuando lo hicieron fue invencible: nació la Yamaha GL750.

Toda esta carrera por desarrollar motos de 750 cc, y el interés desbocado de las marcas, llevó a la FIM a introducir la cilindrada en el mundial. Como actualmente con las motos eléctricas, las bestias de 750 cc debutaron en calidad de Copa del Mundo. Los vencedores recibían el título, pero no se les consideraba campeones mundiales.

Hailwood 750 Cc

En aquella época el mundial estaba plagado de categorías. Además de esta Copa del Mundo, había otras cinco cilindradas que sí tenían el estatus de mundial: eran las de 50 cc, 125 cc, 250 cc, 350 cc y 500 cc. Así que para aligerar un poco los fines de semana, a la Copa del Mundo de 750 cc se la mandó a circuitos alternativos.

Las 750 cc rugieron en trazados como Magny-Cours, Laguna Seca, Brands Hatch, Silverstone, Österrichring o Daytona. Siempre separados del mundial en fecha y localización. Eso tuvo la desventaja importante de no aprovechar la inercia de las categorías asentadas, pero a cambio permitió ver a muchas estrellas probando las motos de 750 cc.

Kawasaki 750 Cc

Kenny Roberts, Giacomo Agostini, Jarno Saarinen o Barry Sheene pasaron por la categoría. De hecho el británico fue el primer campeón de la Copa del Mundo a lomos de la Seeley Suzuki GT. De los siete campeonatos de 750 cc que se disputaron, fue la única vez que no ganó Yamaha. Después de aquel 1973 comenzó su tiranía.

Con la Yamaha TZ750 A de 90 CV de potencia y un motor de cuatro cilindros refrigerado por agua, la marca de los diapasones no volvió a perder un título de 750 cc. John Dodds se llevó el título de 1974, la última Copa del Mundo, antes de que un nuevo cambio convirtiese el certamen en Campeonato de Europa.

Palomo Ducati 750

En 1975 se estableció un sistema de dos mangas, similar al actual de MXGP, por el que se sacaba la media de cada prueba. A veces el ganador global del Gran Premio no había ganado ninguna de las dos carreras, como pasa ahora en algunas ocasiones en la categoría reina del motocross. Jack Findlay se llevó, también con Yamaha, aquel extraño campeonato.

En medio de esta aventura de las 750 cc también hubo un español que supo domarlas. El gran Víctor Palomo no es reconocido como uno de los campeones del mundo españoles, pero se llevó el título europeo de 750 cc en 1976 pilotando una Yamaha. Se quedó a un solo año de haber sido campeón del mundo.

El mundial vivió su momento álgido con el duelo entre Roberts y Cecotto, pero fue muy efímero

Cecotto 750 Cc

Porque en 1977 la FIM decidió incluir definitivamente a la categoría de 750 cc en el mundial. La Fórmula 750 ahora reinaba por encima de las motos de 500 cc. El interés fue grande. Steve Baker, una de las estrellas de 500 cc, que fue subcampeón ese año, también se proclamó campeón del mundo de 750 cc, el primero de la historia.

La siguiente temporada los 750 cc vivieron su momento más álgido, cuando Kenny Roberts y Johnny Cecotto lucharon sin cuartel por el título mundial hasta la última carrera. Aquel día, en Mosport, el venezolano llegó con margen suficiente para asegurarse el título pese a que Roberts quedó por delante de él en las dos mangas.

Yamaha 750 Cc

Pero cuando el espectáculo en pista estaba llegando a su esplendor, a pesar del lioso sistema de dos mangas, por detrás todo se estaba torciendo. Tan solo Yamaha seguía teniendo interés en la categoría, las demás marcas dejaron de fabricar motos para competir contra la marca de los diapasones. Yamaha ya corría contra máquinas obsoletas.

Esto también hizo decaer el interés de los pilotos. Cecotto, que era el vigente campeón, ni siquiera puso mucho ánimo en defender su corona. Solo corrió cinco de las diez carreras del campeonato a pesar de que tenía serias opciones de revalidarlo. Además, a la FIM tampoco le interesaba demasiado alargar la categoría.

Barry Sheene 750 Cc

La Federación estaba preocupada por la gran acumulación de categorías que tenía el mundial. Ya era seis, contando los 750 cc. Así que en el Congreso de 1978 llegaron al acuerdo de que la Fórmula 750 desapareciese ya para 1980, y también dejaron despachados a los 350 cc, que se caerían pocos años después. 50 cc aguantó algo más, pero no sobrevivió a la década.

En 1979, con un mundial ya descafeinado y prácticamente de liquidación, el francés Patrick Pons se llevó el último título de campeón de mundo, de nuevo con Yamaha. Fue el triste final de una categoría extraña y poco cuidada pero que durante tres temporadas albergó a las motos más bestiales del mundial de motociclismo.

En Motorpasión Moto | Probamos la Aprilia RS 660: 100 CV de deportividad con todo el ADN de Aprilia, pero más sport que racing | Royal Enfield Meteor 350: una sencilla custom al estilo británico con 20 CV y a precio ajustado para el carnet A2

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio