Publicidad

¿Y si la crisis ha sido buena para la moto y el motero?

¿Y si la crisis ha sido buena para la moto y el motero?
18 comentarios

Publicidad

Publicidad

Pensadlo durante unos instantes. Resulta obvio que la crisis económica ha castigado y castiga con fuerza el sector de las dos ruedas, abandonado a su suerte por gobiernos. Es verdad que durante los primeros compases las previsiones y la evolución de las ventas de motocicletas era realmente alarmante, castigando a las compañías más débiles y provocando la ausencia de grandes marcas en competición (como Suzuki o Kawasaki en MotoGP). Y no hace falta decir que para el motero, como esa persona trabajadora que tiene la moto como afición, sufre y ha sufrido de lo lindo el bajón en nuestra calidad de vida.

Pese a todo, las ventas de vehículos de dos ruedas han subido durante los primeros cinco meses de 2014. Según la ACEM, 511,190 nuevas motos o scooters invadieron las calles europeas entre enero y mayo de 2014, suponiendo un 2,6% más que en 2013 (un 17% en España). La cifra no es espectacular, ni mucho menos, pero da aliento y un respiro a fabricas, concesionarios y mecánicos y toda la industria formada en torno al mundo de la moto (ropa, accesorios, seguros…). Dándole vueltas podemos llegar a varias conclusiones, como que la economía se está recuperando (no tengo conocimientos para negarlo o afirmarlo) o que las marcas han despertado y sacado lo mejor de sí mismas para volver con más fuerza. Y esto sí que puedo justificarlo.

00-moto3.jpg

Tan positivo ha sido este ambiente de tensión y presión que se ha recuperado un sector entero del mercado: el de nakeds y deportivas de pequeña media cilindrada, pero media de verdad. Los ejemplos son numerosos: Kawasaki fue de las primeras en lanzar una 250/300, Honda con su amplia oferta de motos de 500cc, KTM con las 390 Duke y RC, e incluso Yamaha con el concepto de la MT-07. Todas estas motos tienen cilindradas, pesos y potencias muy distintas pero están cortadas por el mismo espíritu: ofrecer diversión al mejor precio.

Por otro lado, también las motos eléctricas se están convirtiendo en opciones reales a corto plazo. Ya analizamos cómo la llegada de una marca como Bultaco al sector puede suponer el impulso definitivo.

Parece que nos hemos olvidado de las carreras 0-100 km/h, de las horquillas forzosamente invertidas aunque por dentro estuvieran hechas de chicle, de los frenos y ruedas sobredimensionadas… parece que se han olvidado del postureo y, por fin, se han puesto manos a la obra para ofrecer un producto asequible y divertido. Éstas son las motos destinadas a recuperar el mercado y serán las responsables de quede puedan permitir modelos más legendarios (como una RCV "de calle"). Es una estrategia de la que ya hablamos poniendo como ejemplo a KTM, vendiendo miles de pequeñas Duke en India y fabricando la naked más bestia de su historia para Europa.

¿Qué moto nuevas nos podíamos comprar en 2005 con 5.000 o 6.000 euros? Pocas, y además la oferta estaba centrada casi en exclusiva en motos japonesas de cuatro cilindros que rondaban los 100cv y los 200Kg de peso. El motero de hoy en día tiene a su disposición un catálogo envidiable de motos divertidas, bonitas y baratas (tanto en su compra como en mantenimiento). De hecho, es posible que nunca antes hubiera tantas opciones como tenemos este año.

Es imposible decir si hubiera pasado lo mismo sin la aparición de una crisis económica. Pero los hechos cuentan que en 2014 es más barato y fácil disfrutar del motociclismo. ¿Creéis que estamos mejor ahora que antes?

Fotos vía | KTM

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir