Compartir
Publicidad

Si sus dueños chinos no lo solucionan, Benelli podría tener los días contados

Si sus dueños chinos no lo solucionan, Benelli podría tener los días contados
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ahora que parecía que Benelli empezaba a recuperar el rumbo perdido, parece que la historia sobre las marcas italianas con problemas financieros vuelve a empezar. Pero el lío de Benelli va más allá de una simple diferencia entre ingresos y gastos, porque la marca de suspensiones WP se ha metido de por medio.

Para ponernos en situación, WP estaba suministrando horquillas y amortiguadores para los nuevos modelos de la firma italiana bajo el control ahora de sus dueños italianos, el Grupo Qianjiang. Con unos nuevos modelos de dudoso gusto pero a la imagen de las preferencias asiáticas, las ventas de Benelli empezaron a remontar, pero no lo suficiente como para pagar a WP una deuda de 120.000 euros.

Benelli Bn600

WP denunció esta situación a las autoridades italianas y la corte de Pesaro declaró a Benelli en bancarrota, ordenando al mismo tiempo a saldar las deudas asumidas por la marca. Algunas de las motos terminadas fueron entregadas como parte del pago mientras que los dueños chinos de la firma transalpina emitieron un comunicado diciendo que la marca estaba saneada y en una posición económica fuerte. ¡Ya!

Con la declaración de bancarrota recurrida ante la Corte de Apelaciones de Ancona, Benelli se encuentra con que en 2014 obtuvieron un saldo negativo en su balance de 800.000 euros, una difra que creció desmesuradamente hasta los 5,7 millones de euros en 2015 y con unas deudas que se rumorea rondan ya el millón de euros.

Benelli 302r Gallery 1

Gracias al lanzamiento de los nuevos modelos, fuentes italianas apuntan a que los saldos positivos han vuelto a Benelli durante los primeros seis meses de 2016. Quizá estos modelos no hayan sido del gusto europeo, pero está claro que están siendo un acicate en las ventas de la marca. Lo que no queda claro es si unas escuetas cifras en positivo serán suficientes para mantener el interés por la marca de la corporación Qianjiang o dejarán que muera en la bancarrota.

De momento tendremos que seguir esperando a ver cómo se soluciona este culebrón financiero, pero de momento tendremos que seguir confiando en que esta situación termine por resolverse de una manera distinta a la habitual. Aunque es muy probable que ya sabemos cómo va a acabar.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio