Compartir
Publicidad

La nueva Suzuki Hayabusa podría montar una caja de cambios robotizada según esta patente

La nueva Suzuki Hayabusa podría montar una caja de cambios robotizada según esta patente
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Hamamatsu están tramando algo. No es normal que una marca con la solera de Suzuki se limite a tener como novedades en su catálogo una SV650X que no es más que una SV650 maqueada y unos pocos cambios de colores en los modelos existentes. En algo están ocupados, pero bajo el más absoluto secreto.

Los rumores apuntan a una moto sport media turboalimentada, quizá a una deportiva de 300 cc, pero sobre todo lo que se esconde en el cuartel general de Suzuki es una Hayabusa de la que poco a poco parecen ir surgiendo nuevas informaciones. No olvidemos que este 2018 la Busa está de aniversario: cumple 20 años.

Una caja de cambios robotizada que esconde una electrónica totalmente nueva

Suzuki Hayabusa 2019 4

Casi nos podemos imaginar a los ingenieros de Suzuki trabajando en silencio, ocultos bajo grandes capuchas en salas a medio iluminar... Bueno, igual no tanto, pero sí que la marca japonesa está llevando el trabajo de una manera poco menos que discreta.

Las últimas noticias parecen ir un poco más lejos de lo que sabíamos hasta ahora, y es que al parecer se ha hecho pública una patente en la que se puede ver el boceto de una Suzuki Hayabusa equipando una caja de cambios totalmente nueva.

Suzuki Hayabusa 1

El detalle de la patente esboza lo que podría ser una transmisión semi-automática, lo que parece ser un sistema de accionamiento del cambio remoto adosado en el lateral izquierdo de la moto, sobre el reenvío del cambio. Un sensor en la palanca, un actuador para mover la palanca y un servo para accionar el embrague.

No parece tratarse de una caja de cambios nueva, sino que es un equipamiento adicional a las transmisiones que bien podrían equipar los modelos anteriores. La diferencia está en que será un periférico el que se encargue de subir y bajar marchas, en consonancia con una electrónica que permitirá usar en modo completamente automático o manual, como un quickshifter tradicional, en ambos casos olvidándose del embrague.

Suzuki Hayabusa 2019 2

Que estos bocetos se hayan realizado sobre el esquema de la Hayabusa saliente no es una casualidad. Las patentes de las piezas por separado no tienen por qué presentarse dentro de un montura completamente renovada, revelando de manera innecesaria más información de la cuenta.

Esta patente revelaría de manera secundaria una compleja modernización electrónica. La última Hayabusa fue seguramente una de las grandes motocicletas deportivas que podríamos catalogar de analógicas. Este dispositivo necesitaría un complejo cerebro que sólo podría ser posible junto a una electrónica muy avanzada, al nivel de las mejores moto del mercado o incluso un poco por encima.

Suzuki Hayabusa, un mito que puede volver para celebrar su 20 cumpleaños

Suzuki Hayabusa 2019

En 2008 la Suzuki Hayabusa recibió su última actualización. Después sólo cambió de decoración y acabó por desaparecer por completo con la llegada de la Euro4: su motor de cuatro cilindros era Euro3. Además, el segmento de las sport-turismo de altos vuelos se redujo a una cuota de mercado anecdótica.

Hasta ahora la rumorología dice que el motor de cuatro cilindros en línea de la Busa subiría su cilindrada hasta los 1.440 centímetros cúbicos para mantener unas cifras de prestaciones sobresalientes, con una potencia de serie alrededor de los 200 cv y reducir al mismo tiempo los niveles de emisiones con la mirada puesta en la futura normativa Euro5 que llegará en 2020.

La aerodinámica también se podría ver renovada, con líneas mucho más modernas aunque fieles a la filosofía envolvente de las Hayabusa. Una estética que estuviera al nivel de las Kawasaki H2 SX, porque no sólo tendrá que ser rápida, también tendrá que parecerlo incluso en parado. Quizá las líneas curvas se tornen rectas y los carenados hereden diseños a lo MotoGP.

Suzuki Hayabusa 2019 1

Por último, una electrónica de última generación probablemente heredada de la Suzuki GSX-R1000R de Superbike, con plataforma de medición inercial IMU, control de tracción, ABS en curva, modos de conducción, cuadro de mandos digital, acelerador electrónico, antiwheelie, conectividad con smartphone... Lo normal en toda moto aspiracional que se precie en pleno siglo XXI.

Todo esto esto podría tener una doble vertiente y es que sólo fuera una cortina de humo lanzada desde Hamamatsu pero, ¿qué sentido tendría? Sería una especie de trampantojo maquiavélico. De momento nos toca esperar, quizá demasiado, hasta el próximo Salón de Tokio.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio