Publicidad

Bienvenidos al Triumph Factory Custom en el EICMA
Custom

Bienvenidos al Triumph Factory Custom en el EICMA

Publicidad

Publicidad

Tras la sobredosis que llevamos esta semana de caballos, novedades y demás presentaciones en el Salón EICMA de Milán 2014 hoy vamos a echarle el ojo a algo un poco diferente. Resulta que en Triumph pusieron manos a la obra a dos equipos que han trabajado en la fábrica para construir un par de motos custom basándose en la exitosa Triumph Bonneville. Y el resultado de ambos equipos creo que podemos calificarlo como sorprendente a la vez que estiloso.

Aunque es necesario avisar que desde que se presentaron ambas motos en el EICMA de Milán puedes votar por una o por la otra porque será el público el que decida cual de las dos Concept Bikes es la ganadora de esta competición. Los nombres de estas no podían ser más identificativos, porque las han llamado TFC1 - Bobber y TFC2 - Scrambler, en todo un alarde de originalidad.

Triumph Factory Custom 1 - Bobber

Primero refresquemos la memoria con el significado de Bobber, estas son motos en las que se ha quitado todo lo superfluo, incluso el guardabarros delantero, y lo que queda sobre la moto ha sido modificado para aligerarlo o para reducirlo a la mínima expresión.

En esta Triumph Factory Custom 1 - Bobber se ha optado por un chasis rígido de doble tubo con basculante rígido monobrazo. La horquilla delantera es una Fox Factory ajustable desde el manillar y en el motor se ha optado por girar 180º la culata para que la admisión sea por delante y el escape por la zona trasera del mismo.

Triumph TFC-1 Bobber

También se ha optado por ruedas de radios con una pinza delantera de cuatro pistones que le da un toque de modernidad en medio del clasicismo de toda la moto. La idea de girar la culata permite que los escapes salgan prácticamente rectos, aunque hacen una pequeña "ola" que le da un aire más sinuoso a esa parte de la moto.

En el apartado técnico hay que destacar que el chasis no se ha realizado mediante solddura, sino que se ha utilizado un adhesivo especial creado por Threebond para conseguir un acabado mucho más pulcro y funcional. Siguiendo la escula Bobber, el asiento se ha reducido al máximo y va situado sobre un amortiguador Fox. Justo en la cara inferior del asiento se han integrado dos tiras de luces LED Radianz.

Triumph TFC-1 Bobber

Por último, en todo un alarde de imaginación la electrónica necesaria para que funcione la inyección y demás elementos vitales del motor se ha recurrido a un depósito de Triumph Bonneville de 1969, que al estar dividido en dos partes se ha podido aprovechar una para contener el combustible, mientras que en la otra va alojada toda la electrónica que queda fuera de la vista y deja una moto muy limpia de elementos ajenos a la mecánica.

La pena es que no podamos disfrutar también del enorme trabajo que han realizado dentro del motor, en el que se han retocado incluso los orificios de lubricación. Otro detalle que queda oculto es el escape, que está fabricado con doble capa para evitar que el calentamiento de estos acabe decolorando la parte exterior que ha sido cepillada.

Triumph Factory Custom 2 - Scrambler

¿Qué sería de Triumph sin sus iconos Scrambler? Recordemos que las motos de campo, antes de que los españoles las reinventásemos, eran de cuatro tiempos y partían de modeos de calle como la Triumph Bonneville o similares. Así que la idea de este segundo equipo de crear una Scrambler esta totalmente justificada.

Como moto destinada a la competición, o al menos eso es lo que llevan en el ADN este tipo de motos, la primera necesidad es bajarle el peso y aumentar la potencia disponible. La primera solución adoptada fue cambiar el chasis de tubo de acero original por otro fabricado a medida en aluminio y titanio en el que la geometría también fue adaptada al uso todo terreno. Además este nuevo chasis también sirve para "esconder" los cableados y demás necesarios para el funcionamiento de la moto. Por último el subchasis está realizado en titanio y ha sido soldado a mano en la fábrica para luego pulirlo a chorro para disimular esas soldaduras.

Triumph TFC-2 Scrambler

Otro elemento que se ha cambiado en esta Scrambler es el basculante, que se tomò prestado de una Triumph Speed Triple. aunque este sea más pesado que el original también es mucho más rígido y tras darle un tratamiento superficial su acabado cumple con los requisitos esperados en una moto de este tipo. Junto con el basculante también se tuvo que instalar un solo amortiguador trasero fabricado y adaptado por Nitron Racing Systems al igual que la horquilla delantera.

El depósito está fabricado al 100% en fibra de carbono por Ace Fiberglass Ltd, igual que el resto de tapas y el soporte de la batería. De esta manera el depósito pesa un 33% menos de lo que pesaba el original. Una vez acabado el diseño estético y de la parte ciclo le tocaba el turno al motor.

Triumph TFC-2 Scrambler

Lo primero ha sido rebajar la culata y rediseñar los conductos. Esto llevó a instalar unas válvulas más grandes y los cuerpos de inyección de la Triumph Daytona junto con unas toberas de aluminio. También se retocó un árbol de levas de gran recorrido inspirado en el de las Triumph Daytona. En definitiva, los cálculos esperaban un incremento de potencia cercano al 25% sobre el original.

El detalle final lo ponen las llantas Kineo de 17 pulgadas que calzan neumáticos en medidas 130 delante y 180 detrás. La justificación de esta mendida es que se pensó en montar neumáticos de altas prestaciones y adherencia extrema para convertir la Triumph Factory Custom 2 - Scrambler en una Supermotard con línea clásica.

Votaciones a través de Facebook

Así que ya sabes, puedes votar por tu favorita de estas dos Triumph Factory Custom a través de Facebook, pero no te duermas en los laureles que tienes de tiempo hasta el próximo día 29 de noviembre de 2014.

Más información | Triumph Factory custom
Vídeos vía Youtube | Official Triumph 1, 2 y 3

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir