Compartir
Publicidad
Publicidad

NSU Sportmax, una carreras cliente de los años cincuenta

NSU Sportmax, una carreras cliente de los años cincuenta
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Entre las extrañezas inconfesables que guardo he de confesar que las motos con carenado tipo Dustbin me llaman mucho la atención. Y no podía dejar pasar la ocasión de publicar unas fotos tan buenas de la NSU Sportmax como las que ha publicado Ze last chance garage.

Haciendo un poco de historia NSU (Neckarsulm Stickmanchen Union) es una marca alemana que empezó su andadura en 1873 fabricando maquinaria de tricotar, aunque hasta 1900 no fabricó su primer prototipo de moto. NSU fue una marca que siempre estuvo a menudo al frente de la vanguardia del diseño, innovaciones técnicas y alcanzó muchos éxitos deportivos tanto antes como después de la Segunda Guerra Mundial. Eran tan avanzados a su tiempo y tan lanzados a presentar diseños avanzados que fue la primera marca que puso en el mercado una moto propulsada por un motor rotativo Wankel.

NSU Sportmax, carenado dustbin

Pero la moto que vemos hoy es una auténtica moto carreras cliente de los años cincuenta. La NSU Sportmax derivaba del modelo NSU Max, Motocicleta de 250 cc fabricada en serie entre 1952 y 1963 bajo los diferentes nombres de Max, Supermax, Special Max y el modelo deportivo Sportmax. Con ella Hermann Peter Müller ganó el campeonato mundial de 250 cc en 1955 con lo que se convirtió en la primera carreras cliente en alcanzar ese título. En las temporadas siguientes la NSU Sportmax fue conducida por pilotos como John Surtees o Mike Hailwood. Las prestaciones de esta NSU Sportmax quizá la podrían poner al frente de la parrilla de las nuevas Moto3, ya que con sus 250 cc daba 28 CV a 9.000 rpm, más que suficiente para alcanzar los 200 km/h.

NSU Sportmax, carenado dustbin

Por suerte o por desgracia los carenados tipo Dustbin fueron prohibidos en 1958 porque provocaron una serie de accidentes al perder los pilotos el control de sus motos por culpa de fuertes vientos laterales y porque además producían inestabilidad en la moto aunque ayudaban mucho en lo que a resistencia aerodinámica se refiere.

No he podido recabar más información sobre la moto que aparece en las fotos, pero su perfecto estado de conservación me lleva a pensar que se trata de una restauración para algún museo. Porque creo que no hay muchos aficionados que sean capaces de rodar deprisa con uno de estos bichos carenados como un auténtico torpedo.

Fotos vía | Ze last chance garage

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos