Harley-Davidson XL 1200CA Custom Limited, prueba (conducción en ciudad y carretera)

Sigue a Motorpasion Moto

HD_XR1200CA

Hoy toca ponernos a los mandos de la Harley-Davidson XL 1200CA Custom Limited, así que vamos a sacar del armario la chupa de cuero y a coger las gafas de aviador del cajón de los trastos viejos. El arranque en este modelo es de los de toda la vida, con un bombín bloqueamos la dirección en la pipa y el contacto lo tenemos en el lado derecho del motor. Entra un poco dura la llave, pero hoy somos tíos malos, no es un inconveniente, es un incentivo que refuerza los niveles de testosterona.

Nos subimos al lomo de esta XL 1200CA Custom Limited giramos el contacto, se hace el check de la inyección electrónica y cuando se apagan todos los testigos pulsamos el botón de arranque. El motor se pone en marcha con un buen meneo que lo sacude en su posición de reposo sobre los silentblocks del chasis.

El sonido es ronco, sin la aspereza de los antiguos propulsores de carburadores, pero con el carácter que hace que puedas distinguir de qué marca es antes de que la veas aparecer al girar una esquina.

Harley-Davidson XL 1200CA Custom Limited: urbanita pero poco

H-D XL 1200CA Custom Limited

Lo primero que apreciará nuestro cuerpo al subirnos es que es muy baja y muy estrecha, las estriberas quedan ligeramente adelantadas y muy bajas ya que nacen del tubo inferior del chasis. Lo segundo que nos vendrá a la mente es lo mullido y cómodo que es el asiento, realmente blandito y agradable al tacto con nuestras nalgas, qué gozada.

Proyectamos las manos sobre el plano horizontal y llegamos hasta el manillar estilo dragster, un tanto lejano como decía ayer que nos obligará a tener los brazos rectos y sin a penas curvatura en las puntas. La postura resultante sitúa el cuerpo en dos partes bien diferenciadas, siendo de cintura para abajo una pose relajada con las piernas abiertas sin tocar chasis, ni depósito, ni motor y de cintura para arriba con la espalda completamente vertical haciendo un ángulo casi recto con los brazos, un tanto ortopédico.

H-D XL 1200CA Custom Limited

En conjunto es una posición que en ciudad se agradece, tienes todo el control de la dirección a la vez que te relajas sobre tus posaderas, pero como todo en esta vida tiene sus peros. Será necesario un proceso de adaptación bastante dilatado para hacerse con las peculiaridades de una goma delantera de tal magnitud.

Los flaneos serán el pan de cada día, y teniendo en cuenta el elevado peso del conjunto es mejor que tengamos previsto un plan B si pretendemos ir más rápido de lo que esta moto está concebida. Además los baches sí se absorven con notable solvencia pero podemos llegar a percibir sensaciones algo rarunas.

Ciñéndonos a su perfil profesional la H-D XL 1200CA Custom Limited es una moto que podremos usar para ir a trabajar a diario y lucirnos por las terrazas tomándonos unas copas después del trabajo. Esta misión se le da especialmente bien porque llama la atención todo lo que quieras y más, rebosa estilo Harley-Davidson y la gente aunque no tenga ni pajolera idea de motos te preguntará por tu burra de Milwaukee.

H-D XL 1200CA Custom Limited

Pero como a nosotros lo que nos gusta es prodigarnos en todos los ámbitos del motociclismo nos vamos a dar una vuelta un poco larga. Y antes de nada, ojito con las rotondas y curvas de acceso a las carreteras, las estriberas rozan con suma facilidad, y al afilarse los avisadores es muy probable que al maniobrar la moto en parado nos enganchemos los pantalones y podamos tener algún susto cuando queramos llevar el pie a la estribera o al suelo.

Por lo demás, mover esta moto en parado es una tarea más sencilla de lo que dice su peso. Es cortita, estrecha y al estar cerca del suelo podemos hacer bien fuerza con los pies, así que no sufriremos contracturas en las piernas lo que no llegamos a la media de estatura.

Harley-Davidson XL 1200CA Custom Limited: un motor Harley de los de toda la vida

HD_XL1200CA

Saliendo de la urbe nos vamos dando cuenta de dos cosas. La primera es que el agradable sonido del bicilíndrico en retenciones lo echaremos de menos una vez salgamos a carretera abierta porque se vuelve algo monótono. La segunda es que ahora la moto sí se siente cómoda, curvear a ritmo de Harley-Davidson es un auténtico placer. La estirada del bicilíndrico es bastante escueta, pero el par que entrega continuamente hará que nos olvidemos de cambiar de marcha una vez circulemos en cuarta velocidad.

Permitirme que hoy no os hable de banda útil del cuentavueltas, pero es que no hay. Un indicativo más de que lo que tenemos que hacer cuando conduzcamos esta moto es simplemente eso, conducir y disfrutar de la experiencia de llevar una Harley-Davidson. Mecidos por el viento y fundidos con el asfalto, hasta que se nos canse la vista de mirar hacia delante, podemos pasar las horas muertas a lomos de esta H-D XL 1200CA.

H-D XL 1200CA Custom Limited

Tenemos potencia y empuje más que de sobra para el propósito de esta moto, y las carreteras de segundo nivel son su patio de recreo. La cuarta velocidad es un maravilloso comodín que nos moverá en cualquier circunstancia por retorcida que sea la carretera sin necesidad de buscar una velocidad más alta en terrenos despejados ni tener que reducir a tercera para conseguir empuje.

El par se encuentra en toda la gama casi de la misma generosa y contundente forma, salvo que llevemos el régimen de giro como si fuera un motor de concepto moderno. No lo es, tendremos que asimilarlo y cambiar el chip para buscar la experiencia de conducción que vive en la gama baja del cuentavueltas.

H-D XL 1200CA Custom Limited

El encanto de esta mecánica reside precisamente en que imita sus principios, de la misma manera que lo intenta hacer estéticamente. Las modas evolucionan y los gustos de la gente también, pero a quien gusta un modelo de Harley-Davidson es por el poso de veteranía de estas máquinas. Por ello aunque la tecnología de vanguardia haya llegado también para ellos, replica a la perfección tanto el sonido como el carácter de los antiguos motores de la marca. La historia vive en esta Sportster.

A muy bajas revoluciones nos toparemos con toses y coces, y la operación abrir-cerrar-abrir sobre el puño derecho muchas veces, sobre todo en ciudad, nos obsequiará con una bonita patada que ni siquiera la transmisión por correa dentada podrá digerir. Seguramente estos puntos podrían haber sido solventados por el departamento de desarrollo, pero estoy absolutamente convencido de que se han dejado así deliberadamente.

Vamonos a ver qué tal va la XL 1200CA Custom Limited por autopista y a dúo, ¿quedamos mañana y os lo cuento?.

En Motorpasión Moto | Harley-Davidson XL 1200CA Custom Limited, prueba (características y curiosidades), Harley-Davidson XL 1200CA Custom Limited, prueba (conducción en ciudad y carretera), Harley-Davidson XL 1200CA Custom Limited, prueba (conducción en autopista y pasajero), Harley-Davidson XL 1200CA Custom Limited, prueba (valoración, ficha técnica y galería)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios