Alan Kempster, un accidente, un piloto, una historia de superación.

Sigue a

AlanKempster-01

Dicen que es humano el pedir más y que llevamos en la sangre el no conformarnos con nada, que es innato en la naturaleza del hombre pero después de ver historias de la vida real como la que nos acompaña, una de las sensaciones que quedan es la de ser agradecido y valorar los pequeños momentos que suceden en nuestra vida y que a veces pasan desapercibidos precisamente por eso, por pequeños e insignificantes. El australiano Alan Kempster da una lección de esperanza a la vida pilotando su moto de una manera especial, como es evidente al ver las imágenes.

Sufrió un accidente por culpa de un conductor de un camión ebrio que literalmente, le pasó por encima. Las consecuencias no pudieron ser más fatales con la amputación de dos de sus extremidades, brazo y pierna de su lado derecho. Siempre pensamos que estas cosas no nos pueden pasar a nosotros pero pasan. Lo más impresionante del asunto es como este hombre se recupera y apoya en el deporte para seguir dando sentido a su vida. Primero haciendo sky naútico, disciplina que nunca había practicado, llegando a participar en competiciones para discapacitados. Para el resto de este artículo la frase, una imagen vale más que mil palabras, cobra su máxima expresión.

AlanKempster-02

Y así es y así lo veis. Mirada a la siguiente curva, mordiendo los dientes y rodilla al suelo. Aunque debe ser un cachondo de cuidado este Alan Kempster viendo el dorsal que ha puesto en su moto que indica que conduce medio piloto y alguna pegatina de su cúpula. El caso es que tras su recuperación volvió a montarse en una moto por que Alan Kempster ya era motorista en su Australia natal. Pero además lo hace no solo con tandas si no compitiendo.

Para tal menester, el bravo piloto australiano ha tenido que modificar su motocicleta de carreras y desplazar todos los mandos al lado izquierdo. Así en el puño izquierdo lleva el mando del acelerador y dos manetas que accionan el embrague y el freno delantero. En las estriberas también se hace lo propio instalando el freno trasero junto a la palanca del selector de cambio de marcha.

Hemos tenido muy cerca historias de superación protagonizadas por alguno de los nuestros como el piloto de raids Isidre Esteve que después de una grave lesión que lo dejó en silla de ruedas volvió a competir. Pero no solo pilotos, seguramente tú también conozcas un ejemplo similar. Yo tengo un amigo que después de una grave lesión cerebral en moto pasó un tiempo en estado vegetal y tuvo que aprender a comer, caminar, leer y hacer las actividades más básicas. Son ejemplos de fuerza y superación de los que solo podemos hacer una cosa, aprender. Gracias a Alfonso Fernández por la pista.

Fotos | Facebook Alan Kempster
Video | Canal Youtube TodoCircuito

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios