Zahos, probamos los cubrepiernas térmicos

Zahos, probamos los cubrepiernas térmicos
10 comentarios

Dicen que la necesidad agudiza el ingenio. Y este dicho se podría aplicar perfectamente a los inventores de esta prenda, el cubrepiernas Zahos. ¿Y qué es? Pues muy sencillo, se trata de un cubrepiernas térmico inspirado en los zahones que se usan para montar a caballo y que protegen los pantalones del roce contra el animal o los matorrales cuando se cabalga por el campo.

El invento ha corrido a cargo de dos sevillanos de la localidad de Tomares. Valentín Morillo y su esposa, Bova Mikhailova, realizan miles de kilómetros al año en su scooter, en todo tipo de condiciones. Por el invierno, Bova reconocía que pasaba frío en las piernas y empezaron a darle vueltas a la idea de diseñar una prenda que se pudiese poner encima de la ropa de moto y que así, además de proteger del frío también lo hiciese de la lluvia. Y aquí los tenemos para poner a prueba.

Cubrepiernas Zahos, características principales

Cubrepiernas Zahos

El cubrepiernas Zahos consiste en dos perneras independientes que se unen en la zona de la cintura, dejando el culo las posaderas al aire (zona de contacto con el asiento). Esto permite maximizar la facilidad de movimiento, algo que como todos sabemos es muy importante sobre la moto.

Está compuesto por dos partes. La primera, que es la que vemos en el exterior confeccionada en nylon impermeabilizado. Por la cara interior, el acabado es de forro polar para mantener el calor en las piernas y que no penetre el frío. En el caso de que vivamos en una zona con inviernos duros (como en mi caso), un forro interior también en tejido polar consigue un mayor aislamiento térmico. Está especialmente recomendado cuando la temperatura exterior es inferior a los 5ºC. La unión de las dos partes se realiza mediante una cremallera.

El ajuste de la prenda sobre nuestro cuerpo se realiza mediante cintas de velcro. A saber: * Una cinta a la altura de la cintura con velcro, que permite ajustárnosla por encima de la cadera que es donde normalmente llevaremos los pantalones que estamos usando por debajo. * Una cinta a la altura de cada tobillo, también con velcro, que fijará los cubrepiernas Zahos a la parte inferior. * El cierre lateral, formado también por dos secciones de velcro, uno a la altura de la pantorrilla y otro a la altura de los muslos.

Cubrepiernas Zahos

Como complemento y para aumentar nuestra presencia al resto de los conductores, se les ha dotado de distintos elementos reflectantes o en colores de alta visibilidad. Así en la parte inferior de cada pernera observamos cintas reflectantes 3M. También la zona de los cierres laterales y de forma longitudinal a la pierna, el tejido usado es de alta visivilidad. En el caso que nos ocupa es amarillo flúor y de unos 100 milímetros de ancho.

Por último y para que aguante condiciones duras de uso y el roce contra el asiento o las partes mecánicas de la moto, se ha dotado a los cubrepiernas Zahos de una cinta de nylon en todo el perímetro.

Como complemento, se suministra con una bolsa de transporte que permite guardarlos en el interior o llevarlos cómodamente si no podemos dejarlos alojados en la moto cuando la hemos dejado estacionado.

Cubrepiernas Zahos

Se ha trabajado mucho en el tallaje para adaptarse a todas las fisonomías. Hay disponibles siete tallas de cintura, desde la XS (70 a 76 cm) a la 3XL (112/118). Se complementa con cinco longitudes de pierna diferente, desde altura de usuario de 1'58 a 1'92 aproximadamente. Además, el diseño está individualizado para corte de hombre o corte de mujer. Pero incluso en el caso de que no encajes en las medidas estándar, Zahos te lo confecciona a medida y en 48 horas te lo envía a casa.

De momento está disponible en negro, tal y como veis en las fotos. El color del tejido de alta visibilidad está disponible en amarillo flúor o naranja. Está previsto que en función de la demanda, también se adopten otros tejidos como el vaquero u otros colores o estampaciones, con el fin de que puedan además combinar con el estilo que cada usuario.

Cubrepiernas Zahos, pongámoslo a prueba

Cubrepiernas Zahos

Aprovechando la prueba de la Yamaha MT-09, también decidimos poner a prueba el cubrepiernas Zahos. Era final de año y la temperatura no era especialmente agradable. Además había amenaza de lluvia así que qué mejor ocasión para hacerles una prueba en condiciones.

Cabe destacar que la prenda está diseñada para llevar encima de otros pantalones que equipen elementos de protección. Ella, por sí sola no evita que en una caída nos hagamos daño ya que ni lleva protecciones ni está hecha en tejido que aguante el roce contra el asfalto como puede ser la cordura. Así que en nuestro caso, nos pusimos primero los pantalones vaqueros de kevlar y luego los de cordura, y nos lanzamos a la carretera.

Lo primero que debemos hacer es familiarizarnos con su colocación. Es muy sencilla aunque las primeras dos veces igual no tenemos muy claro cuál es la parte delantera y la trasera. Aunque el truco es muy fácil de recordar: el velcro va para atrás. Y así ya no tendremos dudas.

Cubrepiernas Zahos

Nos ajustamos la tira de la cintura por encima de la cadera, donde ya descansan nuestro pantalones. Al soltarlo, el cubrepiernas Zahos queda cómodamente posado por encima y sujetos. Llega el turno de ajustarnos la pernera. Para ello, nos inclinamos sin doblar las piernas y cerramos los velcros de los tobillos. Acto seguido hacemos lo propio con las perneras laterales y ya los tendremos perfectamente colocados.

El proceso para quitarlos es el mismo pero en orden inverso. El tiempo aproximado que lleva una u otra operación no excede en ningún caso de los dos minutos, y eso las primeras veces. En cuanto tienes el tranquillo pillado, te los quitarás en menos tiempo que el que has tardado en leer este párrafo. Y para muestra, un vídeo.

Una vez que nos lo hemos colocado notamos, o mejor dicho, no lo notamos. La libertad de movimiento es exactamente la misma que tiene uno con la ropa que lleve debajo. Podemos levantar la pierna tanto como queramos, doblarla o hacer cualquier movimiento. Esto es gracias a que ni en la parte de la entrepierna ni por detrás hay tejido y en la zona de la rodilla no queda unido por velcro, por lo que no se crea ningún impedimento.

Una vez sobre la moto y en marcha, de nuevo la sensación es que no llevamos nada encima de los pantalones. En cuanto a su protección térmica, os puedo asegurar que está fuera de toda duda. No hacía demasiado frío, algo menos de diez grados en la costa y un poco menos en el interior. Lo llevaba con el forro interior y os puedo asegurar que en algún momento tenía casi demasiado calor en las piernas.

El ajuste a la pierna es perfecto. Los velcros son de muy buena calidad y adhieren perfectamente con lo que a alta velocidad no se produce ningún tipo de flameo incómodo. Quedan perfectamente ajustados a nuestra pierna gracias a que las tiras de sujeción tienen margen de sobra para adaptarse a la medida de la pierna.

Cubrepiernas Zahos
Detalle de forro interior desmontable

Tras una ruta de varios kilómetros, quedamos completamente convencidos de su efectividad. Son cómodos además de fáciles de poner y quitar. Su uso está perfectamente orientado al uso en ciudad y alrededores. Quizás para rutas en carretera no sea tan necesario porque en teoría, si usamos ropa técnica de moto como pantalones de cordura, estos ya suelen llevar forros que permiten mantener la temperatura y no pasar frío. Ahora bien, como complemento si vivimos en zonas de la sierra de Madrid o Castilla y León, pueden ser muy útiles ya que esa sensación de pérdida de calor cuando amanece y oscurece, no llegaremos ni tan siquiera a tenerla. Por descontado si vivimos más al norte, en Europa donde el frío aprieta, el uso es casi indispensable. Es como tener unas zapatillas de esas calentitas pero en las piernas.

En ciudad como decíamos no tienen rival. Los vaqueros de kevlar no dejan de ser vaqueros, y no son calientes. Y como normalmente la gente no lleva prendas específicas, pues más a favor del cubrepiernas Zahos. El uso ideal es por ejemplo para aquellos que tienen que desplazarse en scooter y no pueden cambiarse de ropa. Un ejemplo.

Imaginaros que sois un comercial y es indispensable que uséis traje. Se ve mucha gente así, en scooter por las grandes ciudades. Pero por el invierno puede ser un suicidio entre el frío y la lluvia. Con el cubrepiernas Zahos y una chaqueta por la parte de arriba, ya nos puede caer una nevada o el gracioso del autobús de la EMT salpicarnos. No somos de teflón, pero casi porque nos va a resbalar. Y una vez que llegamos al destino, nos lo quitamos como si de un jugador de la NBA se desprendiese del chándal, lo guardamos debajo del asiento del scooter y vamos hecho un pincel a nuestro lugar de trabajo o visita correspondiente.

Cubrepiernas Zahos

Puede que alguno diga: oye Morri, y ¿unos pantalones de agua? No ya para cuando hace frío, pero cuando llueve... Vale, sí, pantalones de agua pero: ¿son cómodos de poner? A que no. Primero, lo idóneo es descalzarse para no ensuciarlos por el interior, pero no siempre te pilla la lluvia en un lugar donde lo puedas hacer. Además, el pantalón de agua te impide el acceso por ejemplo a los bolsillos.

¿Cuántos os habéis dejado las llaves de la moto dentro de la ropa de agua y luego habéis hecho contorsionismo para volver a sacarlas? ¿E intentando sacar dinero para pagar en la gasolinera? Con el cubrepiernas Zahos no tienes ninguno de esos problemas. Es rápido de poner y quitar, sigues pudiendo meter la mano en los bolsos. Mucha mejor solución si ya llevas una chaqueta resistente al agua.

Vais a decir: no han dicho ningún punto negativo. Es cierto, pero es que sinceramente no los hemos encontrado. Únicamente, la calidad de la bolsa de transporte no está acorde con el cubrepiernas Zahos, pero es que es eso, una bolsa nada más. Bueno y también, Valentín, Bova, ¿por qué no se os ocurrió antes?

Cubrepiernas Zahos

El precio del cubrepiernas Zahos es de 115 euros. Los gastos de envío actualmente son gratuitos y en 48 horas los tienes en tu domicilio. Tenéis el enlace a la página al final de la prueba o aquí: Zahos

Cubrepiernas Zahos - Valoración

9.0

Acabados9,5
Claridad de instrucciones8,5
MontajeN/A
Manejo8,5
Facilidad de colocación9
CapacidadN/A
Protección frente a los elementos10
Protección frente a las caídasN/A
Ajustes9
Almacenaje tras el uso8,5
Relación calidad/precio9

A favor

  • Protección frente al frío y la lluvia
  • Visibilidad
  • Facilidad de colocación

En contra

  • La calidad de la bolsa de transporte en relación al cubrepiernas Zahos
  • Que no se hubiese inventado hace más tiempo
El cubrepiernas Zahos se coloca como un elemento técnico para la protección térmica y frente a la lluvia de las piernas de los motoristas imbatible. Se coloca de una forma mucho más fácil que un pantalón de agua ya que no hace falta pelearse con él, manchar el interior con las botas al ponerlo/quitarlo o tener que descalzarlo para hacerlo cómodamente. Permite seguir teniendo acceso a los bolsillos, sus elementos reflectantes actúan como un elemento de seguridad activa que nos ayuda precisamente cuando las condiciones de visibilidad no son las idóneas. Quizás a algunos el precio no les acabe de convencer pero tras haberlos probado, la relación calidad/precio es magnífica y seguro que los amortizaremos con el tiempo, y con el ahorro en antigripales ahora que ya no los cubre la Seguridad Social.

 
Nota:
El Cubrepiernas Zahos ha sido cedido para la prueba por Zahos. Para más información, consulte nuestra política de relaciones con empresas.

Más información | Zahos

Temas
Comentarios cerrados
Inicio