Publicidad

Prueba TomTom Rider 2013: vayámonos de curvas

Prueba TomTom Rider 2013: vayámonos de curvas
6 comentarios

Hace un par de meses, TomTom nos hizo llegar una unidad de su navegador especialmente desarrollado para motoristas. Se trata del conocido TomTom Rider pero que en el 2013 ha introducido unas cuantas e interesantes novedades.

Así que lo primero que hice nada más tenerlo entre mis manos fue empaparme de toda la información posible, para saber de qué era capaz el nuevo TomTom Rider antes de lanzarme con él a la carretera y extraerle todo el jugo posible. Veámoslo en profundidad.

TomTom Rider 2013: características y curiosidades

TomTom Rider 2013

Para el diseño del nuevo TomTom Rider 2013 se ha tenido muy en cuenta la opinión de nosotros, los usuarios. Porque no es lo mismo el funcionamiento de un navegador en un coche que en una moto. Ni por su características intrínsecas ni tampoco por los gustos durante los viajes.

En un coche, normalmente quieres que te lleve desde un punto A a uno B sin perderte y a ser posible, sin que te de muchos rodeos. En las motos la mayoría de las veces es completamente diferente.

La primera premisa es la misma: ir de A a B. Pero aquí lo que verdaderamente importa es el cómo te lleva de un lado a otro. Alguna vez puede que necesites coger la autopista pero estamos de acuerdo en que en la mayoría de ocasiones preferiremos que nos lleve por una ruta interesante, divertida, con bonitos paisajes y que nos haga disfrutar plenamente del viaje junto a nuestra moto.

El nuevo TomTom Rider 2013 cuenta con una pantalla multitáctil de 4,3” (aproximadamente unos 11 centímetros). Sus dimensiones exteriores son de 130x101x53 mm y su peso total sobrepasa por poco los 353 gramos.

Está diseñado para ser completamente resistente a las inclemencias del tiempo. Es cien por cien impermeable así que no nos tenemos que preocupar si empieza a llover como si no existiese el mañana. El navegador seguirá funcionando perfectamente, incluso la pantalla.

Precisamente la pantalla está diseñada para que pueda ser operada con guantes. Sería absurdo un navegador para moto que no funcionase de esta forma. Pero ojo, esto no quiere decir que podamos operar con él en marcha ya que debemos recordar que está prohibido por el código de circulación. Pero una vez detenidos, no será necesario que nos los quitemos para operar con él.

Cuenta con dispositivo Bluetooth de doble función. Es decir, si tenemos uno casco con un dispositivo de comunicación sin cables, podemos sincronizarlo con el TomTom Rider para recibir las instrucciones en forma de audio. Por sí solo el navegador no cuenta con altavoz.

Lo que sí es capaz de gestionar el TomTom Rider es las llamadas que recibamos en el móvil, funcionando de pasarela entre el teléfono y nuestro casco y pudiendo así recibir llamadas mientras conducimos. Aunque lo mejor ya sabéis que es detenernos y hablar con tranquilidad.

TomTom Rider 2013

Otra de las características específicas de este navegador es la visibilidad de su pantalla. En un coche siempre es más sencillo que no le incida directamente el sol ya que el propio techo y carrocería lo impide. Pero en una moto, la cosa se complica.

Viene con un soporte para el manillar fabricado por RAM, de fácil montaje, muy seguro y resistente a las vibraciones. Lógicamente en esta ubicación, la luz puede producir incómodos reflejos que nos dificulte su visión. O por el contrario, una vez llegado la noche que sea demasiado brillante y con ello nos impida ver correctamente la carretera.

Podemos programar el TomTom Rider para que en función de la hora del día nos de distintas posibilidades de brillo y color. Así siempre disfrutaremos de una perfecta visión sea cuales sean las condiciones por donde circulamos.

La máxima duración de la batería, en función del uso, llega hasta las seis horas. Pero en el modelo de este año, el TomTom Rider viene con un soporte de carga para motocicleta que con un mínimo de instalación nos permitirá olvidarnos del inconveniente de andar recargando la batería o que nos quedemos sin él en el peor momento.

TomTom Rider 2013

Además este cargador incorpora una interesante función, que es la de encendido y apagado junto a la moto. Es decir, no tendremos que arrancar el navegador manualmente sino que él detectará automáticamente cuando hemos encendido la moto, teniéndolo disponible desde ese momento. Ya no nos pasará eso de arrancar y luego darnos cuenta de que vamos con el navegador apagado.

La última característica específica que queremos destacar es el botón “carretera con curvas”. Sí, efectivamente es lo que parece. Cuando le introducimos un origen y un destino, podemos decirle al TomTom Rider que nos elija la carretera más enrevesada posible, para hartarnos de curvas. O por el contrario, podemos especificar exactamente cómo queremos la ruta, en función del momento, de la moto o de los compañeros que nos acompañan.

TomTom Rider 2013: gestión y uso de mapas

TomTom Rider 2013

Vamos a hablar ahora de todo el tema de cartografía y uso de los mapas. Lo primero que debemos destacar es que el TomTom Rider viene con mapas gratis para toda la vida. No tenemos por lo tanto que desembolsar ni un euro más para actualizar los mapas anualmente ni nada parecido.

Las actualizaciones incluyen todo. Desde los mapas con nuevas carreteras hasta modificaciones de las mismas o nuevos puntos de interés (hoteles, restaurantes, puntos de parada en la ruta, monumentos...) pasando por ubicación de radares. También cuenta con el Map Share de TomTom, mediante el cual recibimos las modificaciones que los propios usuarios realizan constantemente, manteniéndonos completamente al día.

Para planifica nuestras rutas tenemos varias opciones. La más habitual es que señalemos directamente en el navegador a dónde queremos ir. Pero las posibilidades del TomTom Rider van mucho más allá. Os las detallamos a continuación

  • Cargar y Listo: nos podemos descargar las rutas de otros usuarios directamente a nuestro navegador, no teniéndonos que preocupar de nada mas.
  • Itinerarios: opción para guardar las rutas que hagamos, ya sea para modificarlas posteriormente añadiendo otras alternativas o para compartirlas.
  • Gestión de rutas con Tyre: Tyre es un programa que viene precargado en el TomTom Rider y que sirve para diseñar las rutas cómodamente desde nuestro PC y luego descargarlas al navegador. También podemos desde aquí usar las rutas de otros motoristas y compartir las nuestras.
  • Registro de viaje: es similar a Itinerarios pero en este caso lo que hacemos es guardar el viaje completo, con todas las paradas que hemos hecho, desvíos y demás. Luego podemos repasarla completamente en casa o compartirla con un amigo.
  • Compartir con Bluetooth: otra opción muy interesante. Desde el propio Bluetooth del TomTom Rider podemos compartir la ruta con el navegador de un compañero. Para que os hagáis una idea: diseñáis una ruta de fin de semana cómodamente en vuestra casa con Tyre. Una vez que te juntas con el resto de amigos con los que vas a ir de ruta, la compartes directamente allí, sin tener que hacerlo días antes a través del ordenador ni similar. Ya podréis rodar juntos y aunque uno se despiste, sabe exactamente cuál es la ruta que ibais a seguir.

TomTom Rider 2013, llega la hora de la verdad

TomTom Rider 2013

Es hora de que que instalemos el TomTom Rider 2013 en una motocicleta y lo probemos. No hemos catado todas las funciones porque sería casi imposible ya que nos tendríamos que haber dedicado casi en exclusiva a hacer viajes y similares, algo materialmente imposible. Pero sí hemos probado las más importantes o mejor dicho, las que tienen que ver directamente con el uso sobre la motocicleta.

Para empezar hablemos de lo que obtenemos al comprar el TomTom Rider. El kit está compuesto por el navegador, el kit de anclaje a la moto (dos posibilidades de montaje), instrucciones de montaje (muy claras, con buenos gráficos y una pequeña llave allen para que no tengamos que preocuparnos de revolver en nuestra caja de herramientas), cable para conectar al PC, cable para conectar a la moto (función de carga y de encendido/apagado automático), instrucciones para la conexión a la moto y cargador de batería con enchufe.

El montaje sobre el manillar es muy sencillo. Se realiza con un anclaje en forma de U al que se coloca el soporte vertical fijo. Cuenta con adaptadores dependiendo del grosor del manillar así como de una protección de goma para evitar que resbale o que nos marque la pintura.

TomTom Rider 2013

Con una abrazadera esférica doble, podemos mover el navegador en los tres planos: arriba/abajo, izquierda/derecha, adelante/atrás. Gracias a ello podremos encontrar la mejor ubicación y que no nos impida ver correctamente el cuadro de mandos de la moto.

En menos de cinco minutos lo tendremos todo conectado. Además, podemos desmontar el navegador en un momento para llevárnoslo y evitar que nos lo puedan robar. Podemos optar por llevarnos sólo el propio TomTom Rider o incluso con parte del soporte, dejando la parte fija anclada en el manillar de por vida mientras no lo estemos usando.

Para la instalación eléctrica, lo mejor es que nos lo realice en el taller si no somos muy duchos. Si tenemos una toma de 12V cerca del manillar, como muchas motos actuales será muy fácil. Si no, la cosa ya se complica pero no mucho más.

Ya con el navegador colocado, elegimos la primera ruta. Como no, lo hacemos con guantes y comprobamos que la pantalla se opera perfectamente. Los iconos/botones son suficientemente grandes y si cometemos algún error en pulsación, será normalmente porque no hemos medido bien dónde está tocando el guante.

Si ya habéis manejado algún software de otro TomTom, este es prácticamente idéntico. Muy intuitivo y con acceso rápido a sus principales funciones. En este punto no tenemos nada más que comentar.

Ya en marcha la visión es correcta. Aunque nos incida el sol sobre él, la pequeña visera y la alta luminosidad de la pantalla nos permitirá ver perfectamente el TomTom Rider. En algún momento muy puntual puede que tengamos algún reflejo extraño, pero son situaciones casi testimoniales.

TomTom Rider 2013

Tanto la información como la señalización anticipada en las desviaciones las gestiona correctamente aunque no tengamos el audio conectado al casco. Con sólo echarle un vistazo en marcha, sabremos la distancia que nos queda para el siguiente cruce que posteriormente nos reflejará en la pantalla con todo detalle.

La información la podemos escoger tanto en 2D como en 3D, dependiendo de cómo estemos más cómodo. Incluso con una sencilla pulsación cambiar de uno a otro porque puede que en carretera nos sea más cómodo en 3D pero en ciudad nos engañe la perspectiva y nos arreglemos mejor en 2D, como ocurre en mi caso.

Por último, el sistema de gestión de mapas en el PC es extremadamente sencillo. Si sabes manejar el Google Maps sabrás también usar el programa Tyre. Además, la gestión de actualizaciones desde la página de TomTom también es muy simple. ¡Es todo tan fácil que no hay ni tan siguiera que explicarlo!

En pocas palabra podríamos decir que el TomTom Rider 2013 es un navegador muy potente. Ahora sí que está enfocado cien por cien a la comunidad motorista y con orientación al uso que normalmente le damos. De uso muy sencillo e intuitivo, las múltiples posibilidades de creación de rutas y poder compartirlas con el resto de la comunidad hace que podamos sacarle un gran rendimiento.

No tener que preocuparse de actualizaciones en términos económicos es una gran ventaja. Así sabremos que siempre lo tenemos al día y no nos encontraremos vagando por una carretera que no existe en los confines de la tierra.

El precio del TomTom Rider 2013 no es demasiado barato, 399 euros. Pero si tenemos en cuenta todo lo anterior además de la posibilidad de hacerle una instalación eléctrica con la que nos olvidamos de la batería y similares y que, únicamente nos tenemos que preocupar de disponer de un sistema de audio en el casco, el precio está más que justificado ya que no debemos gastar ni un euro más.

Quizás en alguna moto tardemos un poco más en encontrar una ubicación cómoda pero en la mayoría de los casos lo podremos anclar casi en cualquier lugar, sobre todo si tenemos manillar. En el caso de las deportivas con semimanillares puede que nos cueste un poco más.

Valoración final TomTom Rider 2013: * Instalación: 8,5 * Manejo conectado a PC: 9,5 * Manejo sobre motocicleta: 9,5 * Acabados/calidad: 9 * Relación calidad/precio: 8,5 * Valoración media: 9

Nota: El navegador TomTom Rider 2013 ha sido cedido para la prueba por TomTom. Para más información consulta nuestra política de relaciones con empresas. Agradecemos la colaboración de Vespa Gijón para realizar la sesión de fotos en una de sus motos.

Más informacion | TomTom Rider

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios