Publicidad

Prueba de la Vespa S 125 (2/4)

Prueba de la Vespa S 125 (2/4)
Sin comentarios

El panel frontal es estrecho, y tiene en el medio una línea de plástico cromado que lo divide a la mitad y le da robustez. Además todo su perfil está enmarcado por otra línea cromada, y en el pequeño guardabarros delantero también hay un motivo cromado. Detrás del frontal, el espacio que hay para las piernas es bastante reducido y los pies se apoyan sobre unos raíles de goma situados sobre el suelo, al más puro estilo de las Vespa clásicas.

La Vespa S de 125 tiene un asiento para dos ocupantes, mientras que la versión de 50 tiene el asiento con aspecto monoplaza, ya que la parte trasera baja mucho. Bajo el asiento el hueco tiene capacidad para un casco integral y poco más.

RODAR CON LA VESPA S, CASI IGUAL QUE CON LA PRIMAVERA

En mi vida solo tuve oportunidad de conducir una Vespa Primavera una vez, hace ya muchos años, pero todavía recuerdo la agilidad con la que se movía gracias a su reducido tamaño y al motor de 125 centímetros cúbicos que la animaba. Cuando encendí la Vespa S y salí con ella del concesionario he de admitir que me llevé una pequeña desilusión. Estrujé el puño derecho con fuerza para ver hasta dónde era capaz de estirar el pequeño motor y parecía que algo fallaba, la moto no aceleraba apenas. Entonces pensé que sería que el motor estaba todavía algo frío, algo que me parecía raro ya que había tenido bastante tiempo la moto encendida mientras me despedía del vendedor que me la entregó.

Vespa S 125

Mis primeras impresiones se convirtieron en la dura realidad a lo largo de los 300 kilómetros de prueba que le hice a la pequeña Vespa. Los 10,3 caballos que la marca declara son muy escasos para mover los 110 kilos que pesa el conjunto, y así la velocidad máxima se queda en solo 91 kilómetros por hora como declara Piaggio. Lo peor de todo es que para llegar a esta velocidad necesita demasiado tiempo, las aceleraciones son un auténtico suplicio y es posible que muchas motos de 50 nos adelanten sin problemas. Si vamos a circular con pasajero la velocidad se verá reducida considerablemente, llegando incluso a tener que "remar" con los pies cuando queremos arrancar en una pendiente.

Continuará...

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios