Compartir
Publicidad

Ducati Hypermotard, la prueba (4/4). Conclusiones finales

Ducati Hypermotard, la prueba (4/4). Conclusiones finales
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lo que más me sorprendió de la Hypermotard fue las distintas posibilidades que ofrece a quien la conduce. Aunque a primera vista la moto puede parecer muy radical y extrema, lo cierto es que la suavidad de comportamiento y lo cómoda que es su postura de conducción hacen de ella una moto tan polivalente como una naked de gran cilindrada.

El único pero que le he encontrado, además de la solución de los espejos que no es cómoda para rodar por ciudad, ha sido que el precioso y estilizado alerón posterior, en el que van integradas las luces de leds, tiende a rayarse si cuando subimos a ella no levantamos bien el pie. Y sinceramente, ver una Ducati rayada es toda una pena.

Por lo demás el carácter alegre y “juguetón” de su motor sobre todo en la parte baja del cuentarevoluciones la convierten en una de las motos más divertidas con las que poder rodar de forma cómoda día a día, por no hablar de que con ella te convertirás en la envidia de muchos. La Hypermotard es una Ducati, y aunque cada día son más las motos de Borgo Panigale que vemos en nuestras ciudades, este modelo mantiene la exclusividad que alguna de sus hermanas está perdiendo al convertirse en superventas.

Ducati Hypermotard

Su precio es de 10.995 euros, un precio que no debemos comparar con el del resto de motos de su estilo, ya que las Ducati suelen estar un poco por encima en este aspecto y en ello reside en parte su exclusividad. Además, y para los que la Hypermotard les parezca poco, hay una versión un poco más evolucionada, la Hypermotard 1100 S que se diferencia de la standard en que lleva la unidad de recogida de datos DDA, la horquilla tiene un tratamiento anti roce DLC en color negro, las llantas Marchesini son de aleación ligera, forjadas y trabajadas en máquina con el borde en rojo y neumáticos Pirelli Diablo Corsa III, pesa un kilo menos y las pinzas de freno, también Brembo son monobloque. Ademas el guardabarros delantero y las tapas laterales traseras son de carbono. Su precio es 2.000 euros superior. Seguro que aun así hay alguno que quiere más, y para ello Ducati ha creado una completa línea de accesorios, con los que podemos convertir nuestra Hypermotard en la máquina que soñemos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio