Compartir
Publicidad
Publicidad

Moto Guzzi V7 Classic, promesas cumplidas

Moto Guzzi V7 Classic, promesas cumplidas
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En lo que va de semana hemos hablado ya de lo bonita que es la Moto Guzzi V7 Classic, de cómo va en carreteras abiertas y en autovía, pero como os prometí ayer queda lo mejor. Y no es que esta sea una autentica moto de “hacer curvas” si no que por su carácter y manera de comportarse promete ser una moto mas moto que sus rivales del mismo segmento. Ya hemos hablado que su motor de 744 cc ofrece 48,8 CV, que para los tiempos que corren parece poca cilindrada y pocos caballos. Solo quiero recordaros que no hace tanto una moto de 100 CV era una superdeportiva y una 750 entraba en los catálogos como Superbike.

Claro que ahora estamos hablando de una moto de aspecto retro con unas prestaciones discretas, pero exactamente es eso lo que han buscado en Moto Guzzi a la hora de diseñar y fabricar esta V7. En el tiempo que llevo probando motos siempre me ha quedado el regusto que me dejó la Triumph Bonneville que probé hace casi tres años. Aquella era una moto muy bonita lastrada por demasiado peso y un chasis muy endeble a la hora de entrar en una curva. Esto la limitaba a rodar tranquilamente por bulevares y evitar meterse en problemas intentando ir deprisa en carreteras reviradas. Ahora, con la oportunidad de probar la Moto Guzzi V7 Classic me rondaba por la cabeza si esta italiana sería más de lo mismo o estaría a la altura de las promesas.

Tras un par de tramos de autovía y conseguí salir de Alicante sin acabar en ningún socavón llegué a uno de los tramos de curvas más cercanos a la ciudad. Este primer tramo es la actual vía de servicio de la Autovía Central, unos kilómetros que anteriormente correspondían a la carretera de Castalla y que se han conservado en bastante buen estado. Ahí me llevé la primera alegría del día, ya que en la primera frenada la moto se mantuvo perfectamente y entró sin rechistar en la curva. Parece que el chasis de la Moto Guzzi cumple sus funciones como debe. ¿Y todo lo demás?

El chasis cumple su promesa, lo demás también

Moto Guzzi V7 Classic

Primero hay que volver a recordar que esto no es una RR ni una Superbike, pero gracias a un chasis heredado de la Moto Guzzi Breva, unas suspensiones modernas pero sin inventos, y unos neumáticos también actuales podemos decir que la Moto Guzzi V7 Classic está un paso por encima de su rival británica en comportamiento dinámico. Siempre con la salvedad de que quién se compre una moto de este tipo no lo hace con la idea de ir con el cuchillo entre los dientes en todas las curvas cuando sale un domingo.

Realmente, comparada con una moto actual las suspensiones pueden pecar de blandas, sobre todo la delantera. Los frenos pueden parecer escasos con un solo y enorme disco delante mordido por una pinza de cuatro pistones. Y los neumáticos seguro que puedes encontrar en el mercado motos de menos cilindrada calzadas con más goma que los Metzeler Lasertec 100/90 18 y 130/80 17 que lleva delante y detrás. Pero una vez que le vas cogiendo el hilo, puedes ir realmente deprisa en curvas, ayudado en gran medida por el excelente tacto del motor a bajas revoluciones. A esto hay que sumarle que la inyección se encarga de mantener el motor vivo a cualquier régimen. Si llegas a una curva en tercera o incluso cuarta velocidad, dejas caer el motor hasta las 2000 rpm y vuelves a abrir el gas en cualquier moto de carburación tendrías todas las papeletas para que el motor dijera basta y se parase. En la Moto Guzzi V7 Classic este problema no existe, ya que abres gas y el motor empieza a empujar desde esas mismas 2000 rpm sin la más mínima queja.

Un tramo más de autovía para ver cuanto corre

Moto Guzzi V7 Classic

Con esta grata sorpresa, la cosa se iba animando, así que me volví a meter en la autovía y me fui a hacer otro tramo de curvas que incluye el puerto de la Carrasqueta. Una zona motera de las más famosas de la provincia. En este segundo tramo de autovía pude comprobar la velocidad punta de la moto, algo que sin carenado se hace muy complicado. Aplanado sobre el depósito la aerodinámica mejora algo, pero a los pocos segundos te das cuenta de que a esa velocidad no vas a llegar a ningún sitio y esos señores de verde que se ven a lo lejos lo mismo quieren pararte para ver de cerca la moto. Así que mejor lo dejamos para otro día.

Como dato he de decir que con el motor a 4600 rpm el velocímetro marca 120 km/h y la potencia máxima está en las 6800 rpm, así que podéis haceros una idea de la velocidad máxima teórica que puede alcanzar la moto. Aunque este no es el dato más importante de toda la prueba.

Tras dejar a tras a los señores de verde que estaban comentando los entrenamientos de Australia con un señor que iba en una BMW roja acometí el puerto de la Carrasqueta, que cuenta con curvas enlazadas de buen radio y algunas curvas completamente redondas que te hacen ir bastante rato inclinado. Aquí de nuevo el comportamiento es más que correcto, aunque quizá haya que reseñar que la horquilla delantera, a pesar de no hacer tope nunca, muestra cierta blandura si atacas las curvas fuerte.

Curvas, curvas y más curvas con lluvia en el último tramo

Moto Guzzi V7 Classic

Quedaba el tramo más complicado, que es la carretera de Torremanzanas-Relleu-Aigües, con curvas ratoneras de esas que te dejan sin respiración a los 10 segundos de empezar. Con un firme en bastante buen estado puedes dedicarte a trazar sin tener que preocuparte de esquivar baches ni trampas en el asfalto. Y siguió el buen comportamiento de la moto. Gracias a su motor puedes enlazar curvas casi sin tener que cambiar de marcha. El cardan no hace ningún extraño y las suspensiones copian bastante fiel lo que hay bajo de las ruedas.

El único pero que le puedo poner es que los neumáticos Metzeler Lasertec con agua no transmiten la misma confianza que en seco. Y digo esto porque en alguna frenada bajo la lluvia que me encontré en este último tramo de la prueba tuve que enderezar la moto para no irme al suelo con el consiguiente susto. Imagino que con más tiempo y dedicándole más que unas horas a probar la moto le podrás coger el tacto a los neumáticos.

En definitiva, y como avance de las consideraciones finales que podréis leer el viernes, la Moto Guzzi V7 Classic ha pasado con bastante buena nota la prueba. Además me ha sacado la espinita que me dejó clavada la Bonneville en lo que a comportamiento dinámico se refiere.

En Moto22 | Moto Guzzi V7 Classic, probamos la clásica entre las clásicas; Moto Guzzi V7 Classic, rodamos con una moto singular ; Moto Guzzi V7 Classic, consideraciones finales; Moto Guzzi V7
Más información | Moto Guzzi

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos