Publicidad

"El Motorista del Año" desde dentro (I)

"El Motorista del Año" desde dentro (I)
2 comentarios

Ya el año pasado cuando gracias a la invitación por parte de Honda pudimos asistir a la tercera edición del concurso "El Motorista del Año", nuestra cabeza se puso a trabajar pensando en cómo contaros todavía con más detalle cómo es este concurso con el que todos los años el fabricante japonés intenta encontrar el motorista más seguro y a la vez, conseguir que más gente se interese por la seguridad vial.

Porque debemos ser realistas. Hay mucho más trasfondo que el mero hecho de poder participar en un concurso. El objetivo es conseguir conductores más seguros en el día a día y este trabajo comienza en el momento en el que un motorista participa en la fase previa. Seguro que los que lo habéis hecho y cuando os enfrentáis a las 30 preguntas de las que constaba, os han asaltado las dudas y acabasteis echando un ojo a Google para confirmar vuestra respuesta, o para buscar la respuesta correcta.

Pues con ello ya se ha conseguido un gran paso, haciendo que te creen dudas, que te hagan investigar, preguntar; y así todos aprendamos un poco más y de nuevo como decía, seamos un poco más seguros en la jungla de la carretera.

Y de repente, allí estábamos

No, no soy yo

Fue curioso el poder participar en "El Motorista del Año" porque al principio no sabíamos como enfocarlo. Quizás al resto de participantes no les gustase o no se lo tomasen bien. Pero casualidades de la vida, la puntuación que obtuvimos en el test nos colocó como uno de los reservas y de repente, recibimos la llamada de la organización sin que supiesen quiénes éramos.

Tras aclarar con unas risas que al final habíamos entrado sin querer, consensuamos hacerlo fuera de concurso como infiltrado, sin posibilidades de optar a los premios y así contaros, desde dentro, las dificultades que presentan las pruebas y cuánto valor tiene ser el mejor de todos.

Os confieso que la presión y los nervios fueron máximos, y no sólo porque José Peiró nos dijo que si no quedábamos entre los cuatro primeros, no nos volvería a llamar. Nos pasamos muchos días encima de las más diversas motos pero ya sabíamos que lo que hacemos normalmente no tendría nada que ver con las pruebas a las que nos enfrentaríamos. A nuestra mente vienen todos los vídeos de japoneses chiflados con tumbadas de escándalo en circuitos ratoneros que no sabes si van o vienen...

El planteamiento era muy sencillo: tres pruebas teóricas (preguntas, primeros auxilios y mecánica) y seis pruebas en pista. Los diez mejores pasarían a la final, con dos pruebas adicionales. ¿Os imagináis que ocurriría si no nos clasificamos? Pues nosotros no nos lo queríamos ni imaginar.

Tengo ganas de que esto comience ya...

Siguiente parte | "El Motorista del Año" desde dentro (II)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios