Compartir
Publicidad

Ducati Multistrada 1200 S Touring, prueba (conducción en autopista y pasajero)

Ducati Multistrada 1200 S Touring, prueba (conducción en autopista y pasajero)
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer os dejé a medias, lo confieso. Estábamos enfrascado en una solitaria carretera de curvas con la Ducati Multistrada 1200 S Touring y decidí que era mejor parar a disfrutar de las vistas antes de seguir al ataque. Y es que ya habíamos marcado en un par de ocasiones el asfalto con las estriberas así que tocó como decíamos endurecer la precarga atrás y así minimizar que se agachase en apoyos fuertes. En el apartado del pasajero hablaremos de esto más en detalle.

Y es que se puede ir verdaderamente rápida con ella, como luego me confirmaría mi compañero de aventuras. Quizás y más por falta de confianza por mi parte en los neumáticos que por posibilidades de la moto, únicamente en curvones amplios de alta velocidad me tuve que tomar las cosas con más calma.

Y es que la moto en conjunto se siente diferente debido a las suspensiones electrónicas. Toda la vida acostumbrado al tacto de las mecánicas que se te hace extraño notar como su comportamiento se va adecuando sobre la marcha dependiendo del asfalto, tu ritmo, si estás frenando o acelerando, etc.

Ducati Multistrada 1200 S Touring

Sin embargo en cuanto la carretera se retorcía más y más (para los de la zona, subida al Fito desde Arriondas), la moto pasó a ser un misil que se podía llevar como una supermotard. Frenando fuerte y tarde, haciendo picuda la curva y levantando rápidamente para poder dar rienda suelta a los 150 CV y confiando en el buen hacer del control de tracción DTC.

Puede que como yo, notéis que el pedal de freno trasero queda un poco oculto tras la tapa derecha y para accionarlo con comodidad, la parte interior de la bota te pegue contra ella pero aun así, me recordó a mis tiempos con la Super Duke. Y para los que me conocen, eso es decir mucho.

Pero como todo en esta vida no es pasarlo bien, tocaba volver a casa. Y con ello decidir si seguir haciendo curvas o coger la autopista. A pesar de los gritos en italiano que surgían de la Ducati Multistrada 1200 S Touring, no hubo más remedio que explicarle que tocaba relajarse y disfrutar del viaje de vuelta con tranquilidad.

Ducati Multistrada 1200 S Touring: modo Touring

Ducati Multistrada 1200 S Touring

Vuelta a toquetear la electrónica y ahora pasamos la Ducati Multistrada 1200 S Touring a la configuración que indica su propio nombre: modo Touring. Continuamos con 150 CV en el puño de gas pero la entrega se hace muy progresiva, se alarga su recorrido y la conexión con la rueda trasera en los primeros instantes de giro ya no es tan directa.

El control de tracción pasa ahora del cuatro al cinco, perfecta para conducir con total garantía con el asfalto seco. Y el ABS de nuevo se coloca en nivel tres, que evita hacer un invertido en caso de una brusca deceleración. Además, las suspensiones se suavizan en su tarado y ofrecen un ajuste muy bueno entre confort y control de la moto.

Ya solo falta subir la pantalla hasta el punto más alto (algo facilísimo y que hacemos con una sola mano) y relajarse cómodamente en el asiento. Y si hace frío, conectar los puños calefactables (se hace desde el propio interruptor de encendido cuando la moto está en marcha) y dejar transcurrir el paso de los kilómetros.

Ducati Multistrada 1200 S Touring

Con el paso de los minutos comprobamos que el asiento es muy cómodo. Que la sexta velocidad tiene un relación muy overdrive, ideal para rodar con el motor tranquilo a velocidades mantenidas (el resto de marchas están bastante juntas). Que la protección aerodinámica es buena aunque echo de menos algo más en los hombros aunque por otro lado, gracias a los paramanos desaparece gran parte del aire que llega a los antebrazos. Y por último, que esta moto pide a gritos un control de crucero para convertirse en una ideal compañera de viajes.

Casi sin darme cuenta, llegamos a buscar a nuestro pasajero. Según ve la Ducati Multistrada 1200 S Touring se sonríe porque cree que hoy es un día para disfrutar de un tranquilo paseo en moto. Pero lo que él no sabe es que a esta moto le va mucho la marcha.

Ducati Multistrada 1200 S Touring: modo a dúo

Ducati Multistrada 1200 S Touring

Y pasamos a la última de las opciones disponibles en configuración digamos rápida de la Ducati Multistrada 1200 S Touring. Rápida aunque aquí no acaba ya que luego nos podemos perder en buscar la configuración óptima para nosotros en cuanto a motor, ABS, DTC, DSS. Pero tranquilos que mañana también hablaremos un poco de todo esto junto con la posibilidad de arrancar la moto como si de un teléfono móvil se tratara.

Ya colocado en el asiento de atrás, es hora de configurar la moto para un uso con pasajero. Para ello entramos en el menú Load manteniendo pulsado el botón de los intermitentes tres segundos tras lo cual se activa las distintas posibilidades en el display circular.

Tenemos cuatro modos prefijados: un pasajero, un pasajero con equipaje (el que escogimos antes para endurecer atrás y no pegar con las estriberas), dos pasajeros y dos pasajeros con equipaje. Como llevamos las maletas vacías, elegimos la tercera opción y salimos a carretera. Probaremos como no los diferentes modos del motor para ver también cómo se comporta.

Por ciudad, el aumento de peso y de altura de centro de gravedad vuelven la Ducati Multistrada 1200 S Touring un poco más perezosa en los cambios de dirección. Además hay que tener cuidado si somos un poco bajitos ya que nos puede vencer el peso en un mal apoyo que hagamos.

En autopista o carretera a ritmo tranquilo, la moto se muestra muy noble y ágil. El pasajero disfruta de un gran confort y únicamente si tiene los pies grandes puede que le cueste un poco encontrar una buena postura para los pies ya que justo detrás están las maletas y no deja retrasarlos todo lo que a uno le gustase.

Ducati Multistrada 1200 S Touring

Del mismo modo, si el piloto también es de la tribu de los pies grandes, puede que incluso lleguéis a pegar uno con el otro en ciertos momentos como por ejemplo pisando solamente con la puntera en las estriberas.

Si aumentamos el ritmo, es decir, ponemos el motor en moto Sport, los problemas aumentan. No para la moto, que va, sino para el pasajero al que le cuesta digerir una entrega de potencia tan bestia y unas aceleraciones muy contundentes.

La posición de las asas están un poco adelantadas y si abrimos gas con fuerza se nos puede llegar a caer hacia atrás a poco que vaya despistado. Y eso que estoy hablando de un pasajero de pruebas que tiene el pantalón de cordura gastado de ir detrás. Este problema se acentúa con la planitud del asiento de atrás. Con unos grados de inclinación hacia adelante ayudaría a mantener la postura a ritmos elevados.

Como no, los roces contra el asfalto vuelven a aparecer y para no meternos en complicados ajustes personalizados, elegimos la opción de dos pasajeros con equipaje y así mejorar este aspecto. Parece que me haya tatuado en la espalda la frase: si no roza no presta.

Bueno, espero que hayáis tomado buena nota ayer y hoy de todas las posibilidades que nos brinda la Ducati Multistrada 1200 S Touring. Mañana en la última parte os haré un examen así que os quiero ver repasando esta noche.

Continuará...

Parte anterior | Ducati Multistrada 1200 S Touring, prueba (conducción en ciudad y carretera) Siguiente parte | Ducati Multistrada 1200 S Touring, prueba (valoración, galería y ficha técnica)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos