Compartir
Publicidad

Aquellas maravillosas motos: prueba Suzuki GSX-R 750 (valoración y galería)

Aquellas maravillosas motos: prueba Suzuki GSX-R 750 (valoración y galería)
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con pena debemos devolver la Suzuki GSX-R 750 a su legítimo dueño. Bueno, con pena y alivio. Por un lado, nos ha encantado probar durante un par de docenas kilómetros una deportiva de la vieja escuela y comprobar cuando en los años 90 te comprabas una deportiva, era eso, una moto que parecía recién sacada de los circuitos. Dura, tosca, que te cuenta todo, que no se guarda nada y que, repetimos, cuenta con alma.

Por otro lado, todo nuestro cuerpo agradece desencajarse de entre el depósito y la tapa del colín, y las muñecas dejar esos semimanillares que nos torturaban. No estamos acostumbrados a una postura tan radical y los kilómetros acaban pasando factura, pero esto no es un punto negativo sino una peculiaridad de muchas de las motos de aquella época.

Suzuki GSX-R 750

Para los que tenga alguna duda, el motor SACS de Suzuki es uno de los mejores que se han fabricado nunca. No es ligero, claro que no, pero no lo rompes ni a martillazos. Dicen que Honda hace en general motos redondas y fiables, pero Suzuki hace motores enternos y que siempre se recuerdan como este SACS o el bicilíndrico de las SV y compañía, que son capaces de mantenerse décadas en lo alto demostrando su buen hacer.

Además no es un motor muy gastón. Sergio, su propietario, confiesa que los consumos son de media 5,5 l/100 para una moto que pasa de los 100 cv a la rueda por poco y que pesa casi 250 kilos. No está nada mal y además con su depósito de 21 litros nos garantiza una autonomía teórica de más de 350 km lo que es una barbaridad. Estoy por hacer un viaje junto a una GS para que al dueño se le abran los ojos cuando vea que no paro a repostar, jurl, jurl, jurl...

Suzuki GSX-R 750

Para acabar, algún pequeño detalle como que debajo del asiento del pasajero tenemos un hueco enorme para meter casi todo lo que queramos, algo que hoy en día ya no ocurre. Y también que a baja velocidad, en ciudad y con calor literalmente os asaréis porque todo el calor del motor sube directamente al pecho, brazos, cuello y cara. Y mira que en Asturias eso del calor salvo en ocasiones contadas no sabemos muy bien lo que es, pero aun así en el recorrido final por ciudad lo pude apreciar claramente.

Suzuki GSX-R 750

Hasta aquí la historia de esta magnífica Suzuki GSX-R 750. Esperamos que os haya gustado y como colofón, una pista de cuál será nuestra siguiente moto en pasar por la sección de Aquellas maravillosas motos. En unas semanas os contaremos sus detalles.

Suzuki GSX-R 750

Suzuki GSX-R 750 - Ficha técnica

Motor  
 Tipo4 cilindros en línea transversal, 4 tiempos, DOHC, 16 válvulas
 Cilindrada748 cm³
 RefrigeraciónSACS (mixta aire-aceite)
 Diámetro x carrera70x48.7 mm
 Relación de compresión10.8:1
 Potencia máxima115 cv a 11.000 rpm
 Par máximo78 Nm a 10.000 rpm
 AlimentaciónCuatro carburadores Mikuni 38 mm
 EncendidoElectrónico
Transmisión  
 EmbragueMultidisco en baño de aceite
 Cambio6 velocidades
 Transmisión finalCadena
Parte de ciclo  
 ChasisAluminio
 Suspensión delanteraHorquilla invertida, regulación en tres vías
 Suspensión traseraMonoshock regulable en tres vías
 Freno delanteroDoble disco 310 mm, pinzas de cuatro pistones
 Freno traseroDisco de 280 mm, pinza de simple pistón
 Rueda delantera120/70 ZR17
 Rueda trasera170/60 ZR17
Dimensiones y pesos  
 Longitud2.070 mm
 Altura1135 mm
 Anchura730 mm
 Distancia entre ejes1.420 mm
 Altura del asiento790 mm
 Peso en orden de marcha234 kg
 Capacidad del depósito21 litros
 Consumo medio medido5,5 l/100 km
Precio  
 Precio recomendado de venta de segunda manoEntre 1.000 € y 2.500 €
 ColorBlanco - Azul

Suzuki GSX-R 750 - Valoración

7.96

Motor8,5
Vibraciones9,5
Cambio8
Estabilidad9
Agilidad6
Suspensión delantera8
Suspensión trasera7,5
Freno delantero6
Freno trasero8
Comodidad piloto6,5
Comodidad pasajeroN/D
Consumo9
Acabados8,5
Estética9

A favor

  • Motor en bajos y medios
  • Ausencia de vibraciones
  • Estabilidad en curva

En contra

  • Posición a los mandos
  • Agilidad
  • Freno delantero
La Suzuki GSX-R 750 de 1990 ha sido la moto más antigua que he probado y una de las que más solera tiene, con una saga que perdura hasta nuestros días. Hablamos de una época sin concesiones en la que la deportividad era eso, deportividad sin ningún tipo de miramientos con el piloto. Rígida, de posición extraña y bastante cansada si la usas largos periodos, te enamorará desde el primer kilómetro

Tendrás que pedirle por favor que entre en las curvas pero una vez posicionada, te demostrará su increíble estabilidad independientemente de la velocidad a la que la lleves. Ahora bien, no le pidas rectificar la trazada porque lo hará de mala gana.

El motor no vibra, cuenta con unos magníficos medios y una buena estirada en la parte alta, siempre acompañada de un sonido que eriza la espalda. No es nada gastona y su motor SACS te acompañará miles de kilómetros gracias a su fiabilidad contrastada.


 
Nota:
La Suzuki GSX-R 750 ha sido cedida por Sergio de Gracia para la prueba así como asumidos los gastos. Para más información, consulte nuestra política de relaciones con empresas.

Parte anterior | Aquellas maravillosas motos: prueba Suzuki GSX-R 750 (conducción)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio