Compartir
Publicidad
Publicidad

Aprilia Tuono V4 R APRC, prueba (conducción en autopista y pasajero)

Aprilia Tuono V4 R APRC, prueba (conducción en autopista y pasajero)
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como buenos motoristas y ya que dicen que las bicicletas son para el verano y las naked para las terrazas, hacemos una parada en una de ellas para hacer un descanso, tomar un refrigerio y hacer algunas anotaciones. Normalmente me siento y disfruto cómodamente del café a unos metros de la moto que esté probando pero en el caso de la Aprilia Tuono V4 R APRC, acabé pidiendo un bote de refresco y tomándolo al lado de ella.

No, no fue porque los curiosos revoloteasen alrededor, que también, sino porque todavía me quedaban parámetros del APRC con los que jugar pero que sólo funcionan con la moto detenida, así que qué mejor momento que uno de relax antes del asalto a la siguiente zona de pruebas.

Al menú de configuración se accede, con velocidad parada, mediante una pulsación prolongada del botón mode situado en la piña izquierda. Una vez dentro de él podemos parametrizar las opciones según nuestras preferencias. Incluso desde aquí, si cambiamos el neumático trasero por otro de otra medida u otra marca, podemos variar introduciendo manualmente los datos, la acción del control de tracción, diferenciando así el ATC (Aprilia Traction Control) del de otras marcas que te limitan su utilización a una determinada marca de neumáticos.

Aprilia Tuono V4 R APRC

También desde aquí podremos variar los otros dos sistemas de los que todavía no hemos hablado. Primero, el AWC (Aprilia Wheelie Control), para gestionar los caballitos. Es configurable en tres niveles, siendo el uno el menos y el tres el más restrictivo, en el que es imposible despegar la rueda delantera del suelo. Incluso en cambios de rasante o baches acusados, el sistema detecta la pérdida de contacto de la rueda delantera, cortando potencia en el motor. Después de comprobar como funciona en el tres, lo dejamos en el dos y comprobamos, con el paso de los kilómetros que, la moto si se aligera de la parte delantera lo suficiente para que el sistema no sea demasiado intrusivo pero a la vez para que no nos preocupemos si nos pondremos la Aprilia Tuono V4 R APRC de sombrero en marchas cortas o no.

El AWC (Aprilia Wheelie Control) tiene dos limitaciones. No permite caballitos si la moto está inclinada 25º respecto a la vertical (Emilio Zamora y Chris Pfeiffer lo tendrán complicado para hacer trucos) y no puedes ir más de treinta segundos con la rueda levantada porque entones el sistema automáticamente volverá a hacerte aterrizar. Este sistema seguro que está puesto a punto por Biaggi en la República Checa, jejejejejeje…

El segundo sistema que podemos parametrizar es el ALC (Aprilia Launch Control), para el control de salidas. Se activa pulsando a la vez durante tres segundos el botón de “+” y el de “-” de la piña izquierda que también sirve para cambiar el nivel de control de tracción. Acto seguido, podemos abrir el puño del gas a tope y la moto se pondrá automáticamente a 9.500 rpm. El sistema funcionará entonces en dos fases: primero, mientras soltamos el embrague, aplicará la máxima potencia posible para que la rueda delantera no se despegue del suelo, o se levante un poco, dependiendo de como lo tengamos configurado.

Aprilia Tuono V4 R APRC

Cuando tengamos el embrague completamente suelto, el sistema pasará a la segunda fase que en función del nivel que tengamos puesto el ALC (dos posibilidades) priorizará la aceleración, permitiendo elevarse la rueda delantera. El sistema de control de salida se desactiva automáticamente cuando cambiamos a tercera velocidad o cuando superamos los 145km/h.

Acabado el refresco, ponemos rumbo a la autopista. Y en el carril de aceleración aprovechamos para probar el AQS (Aprilia Quick Shift), que permite cambiar instantáneamente sin cerrar el acelerador y sin usar el embrague. No hay mucho que explicar aquí: acelerador abierto a tope y tiramos de la palanca hacia arriba. La moto se encarga de cortar gas automáticamente con lo que las marchas se suceden a una velocidad de vértigo. Funciona por encima de 4.000 rpm y se auto regula automáticamente en función del régimen de velocidad para saber cuanto tiempo tiene que cortar la alimentación al motor, ya que no es lo mismo a 6.000 rpm que a 11.000 rpm que, lógicamente, tiene que ser menor.

Situados ya a velocidad de crucero, observamos que la protección aerodinámica es baja aunque si nos agachamos un poco, la cúpula llega a proteger lo suficiente como para que no nos moleste en exceso el aire. Las piernas quedan bien integradas y no se nos abren como he observado en otros modelos similares. Por supuesto, la estabilidad está fuera de toda duda y además, como la relación de cambio es bastante larga, el motor gira en sexta a 120 km/h a menos de 5.500 rpm, excelente para disminuir el consumo.

De nuevo en marcha notamos en el pie izquierdo el calor del colector, aunque no de una forma tan acusada como en ciudad y también la dureza del asiento, que ya empieza a pasar factura con los kilómetros. Además, se nos enciende el testigo de la reserva a los 120 km aproximadamente. Llevo el sol detrás y aunque el tablero se ve perfectamente, los testigos de la parte superior (el de reserva incluido) no se aprecian del todo bien en estas condiciones, aunque el display ya nos ha cambiado automáticamente y nos empieza a decir cuántos kilómetros llevamos bajos de gasolina.

Aprilia Tuono V4 R APRC

Recogemos al pasajero para que nos cuente que tal desde atrás en la Aprilia Tuono V4 R APRC y nos damos un corto después de detenernos en la gasolinera y comprobar que la media de consumo es de algo más de 8,5 l/100. Es un poco elevada, si, pero la unidad está en rodaje por lo que tampoco lo veo demasiado escandalosa. Eso si, me recuerda mucho a mi ex KTM Superduke, aunque gracias a Dios no se acerca a los once litros de media que me gastaba.

Nuestro acompañante va alto y con las piernas bastante flexionadas. La postura es cien por cien deportiva. Una ligera chepa en la parte delantera de su asiento le impide resbalar para adelante en las frenadas. Como detalle sorprendente y muy bien terminado, destacan las dos asas laterales integradas en el colín, muy útiles y perfectamente colocadas.

El problema deriva de la bestialidad del motor. Si exprimimos las prestaciones de la Aprilia Tuono V4 R APRC acabaremos perdiendo a nuestro pasajero. Mejor no ser demasiado fogosos o lo pasará verdaderamente mal.

Lo dejamos de nuevo en casa para que organice sus ideas, que llegarán unos minutos después junto a su sombra. Esto se está acabando. Seguimos el viernes.

Siguiente parte | Aprilia Tuono V4 R APRC, prueba (valoración y ficha técnica) Parte anterior | Aprilia Tuono V4 R APRC, prueba (conducción en ciudad y carretera)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos