Compartir
Publicidad
Travis Pastrana, la Red Bull Straight Rhythm y su RM-Zilla
Vídeos

Travis Pastrana, la Red Bull Straight Rhythm y su RM-Zilla

Publicidad
Publicidad

A veces te pones a redactar una noticia que te llama la atención (porque sí, somos MotorPASIÓN Moto, y nos encanta escribir y rebuscar noticias que casi nadie publica) y llega un momento que el artículo va creciendo, va creciendo... y ya no sabes sí el tema principal es una cosa, otra... o todo junto.

Y más o menos es lo que me ha ocurrido mientras indagaba en un vídeo al que llegué, como tantos otros, de casualidad y en el que podíamos ver a Travis Pastrana sobre una moto de dos tiempos en una competición firmada por Red Bull de la que había oído hablar pero que en su momento tampoco le presté demasiada atención. Dentro vídeo.

Total que además del propio formato de carrera, me llamó poderosamente la atención la forma de celebrar la victoria por parte de Travis Pastrana: un backflip pero en un lugar y en unas condiciones poco propicias, ya que no era una competición de freestyle sino una carrera uno contra uno (o Head-to-Head como dicen los americanos).

Eliminada la sorpresa inicial, le empezamos a dar un poco de vueltas a la carrera, denominada Red Bull Straight Rhythm y que se celebró en Pomona, California, concretamente hace ahora un par de meses.

RM500AF

La competición es más o menos lo que se ve en el vídeo: dos pilotos se enfrentan uno contra otro, al mejor de tres carreras y de forma eliminatoria, englobados en dos categorías como son 250cc y Open. El nombre le viene como anillo al dedo (Red Bull Straight Rhythm) porque se trata de un recorrido en línea recta de media milla en el que se suceden saltos de Supercross. La habilidad del piloto es determinante ya que tiene que decidir cuál es la línea más rápida, cuándo saltar, cuándo no, cuando encadenar varios seguidos, afrontar correctamente los dubies... 50 segundos de carrera explosiva.

La final en 250 fue entre Marvin Musquin (ganador) y Justin Hill mientras que en la categoría Open, la victoria se la llevaba James Stewart frente a Justin Brayton. Y aquí nos quedamos, en la Open porque aunque Travis Pastrana no venció, corrió con una moto de lo más inusual en un mundo inundando por los cuatro tiempos. Y todo ello gracias a que la categoría Open es eso mismo, abierta a cualquier moto de cross con cualquier motor, incluso casi prototipos como el que él se saca de la manga y que llama: RM-Zilla

RM500AF

La RM-Zilla es una vieja conocida de las locuras del piloto americano y de alguno de sus compinches. Bueno, al menos su antecesora de la que toma el motor, la RM500 AF, una de las 500 bestias fabricadas por AF y que merecería un capítulo para ella sola (igual nos lo pensamos). La hemos visto hacer un doble backflip, saltar el Canal de Corintio con Robbie Maddison y hacer Hydrojump de nuevo con Pastrana.

Alma de Suzuki RM-Z, pero vitaminada y ciclada. Freno y suspensiones actuales puestas a punto según los gustos de Travis, un escape FMF y todo ello sobre un chasis de una RM-Z del 2009 que tuvo que ser profundamente adaptado para que en su interior pudiese albergar (o mejor dicho se pudiese embutir) un motor de paisano: un 500cc de dos tiempos. Y decimos profundamente adaptado porque para conseguir que entrase hubo que usar métodos cuanto menos expeditivos: cortarlo en tres partes, colocar el motor y volver a juntar y soldar.

No ganaría pero os aseguro que seguramente era la moto con mejor sonido de toda la competición y la que más miradas atrajo de todas.

RM500AF

Por cierto, podéis ver la competición completa en el canal de RedBull.TV. Además y lo mejor es que podéis saltar a lo más importante de forma muy sencilla desde la barra de tiempos o el menú.

Para acabar os dejamos con la carrera pero desde la perspectiva de la primera persona. Cascos, volumen al máximo y disfrutar los golpes de gas. El olor os lo podéis imaginar cada uno en vuestras fosas nasales...

Foto | VitalMX, ServiceHonda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio