Publicidad

¡Que llueva tierra! Las carreras de aceleración en moto son lo más bestia que vas a ver hoy

¡Que llueva tierra! Las carreras de aceleración en moto son lo más bestia que vas a ver hoy
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

América es un país muy particular. Allí el mundo del motor se entiende con un fervor desconocido para nosotros en cualquier disciplina. Y cuando decimos cualquier disciplina decimos justo eso: cualquiera.

Si las carreras de aceleración son populares en Estados Unidos era solo una cuestión de tiempo que se trasladase a pistas de tierra. Así nacieron las Top Fuel sobre tierra, engendros mecánicos de dos ruedas capaces de hacer llover tierra con sus grotescos neumáticos traseros girando a velocidad absurda desde finales de los años 70.

Nitrometano, ruedas enormes y pocas protecciones

La verdad es que estas motos no difieren tanto de las top fuel que participan en las carreras de aceleración sobre asfalto. Los chasis son artesanales luciendo sus soldaduras a la vista sin pudor, depósitos en algunos casos reducidos al mínimo necesario para acabar un cuarto de milla y, por supuesto, llenos de nitrometano en lugar de gasolina convencional.

Las mecánicas de estos engendros proceden de motos de serie. Las máquinas predilectas son los fiables bloques de las japonesas de cuatro cilindros o enormes bicilíndricos de Harley-Davidson, en cualquier caso apretados más allá de cualquier consideración a la fiabilidad.

En un deporte como este que entendemos que se quedará en los entornos de lo minoritario, las preparaciones de cada moto son realmente dispares y en todas se puede saborear un profundo regusto a moonshine. Los equipos desarrollan sus monturas en el interior de sus graneros y la zona de pruebas es la pista de tierra, sin más.

Los basculantes tamaño limusina se alargan y ensanchan fuera de lo racional para conseguir meter en su interior grandes neumáticos de vehículos todoterreno y la distancia entre ejes se lleva al extremo para tratar de evitar un backflip en cada arrancada. La parte trasera es fija mientras que la delantera reduce el recorrido de la horquilla a la mínima expresión.

Nos llaman la atención poderosamente varias cosas al margen de lo insólito de esta disciplina. Por un lado nos encontramos con pilotos que en su mayoría están lejos, muy lejos, de ser atletas de élite. Por otro lado está el nivel de las protecciones que utilizan, bastante escuetas en la gran mayoría de los casos limitándose a conjuntos de chaqueta y pantalón sin protecciones.

El uso de guantes también parece opcional y podemos ver a varios participantes tomar la salida con las manos desnudas. Lo que sí portan en sus muñecas es un 'hombre al agua' para sacar el contacto de la moto en caso de caída.

Y aquí tienes un bonus. Con cuatro ruedas y un motor de dos tiempos que posiblemente estaría montado en una moto de nieve, esta especie de quads son tan rápidos que aparte de dejarte sordo pueden completar el cuarto de milla en menos de 10 segundos:

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir