Compartir
Publicidad

Enduro nivel: a fuego con una Honda CRF1000L Africa Twin siguiendo el ritmo a las 450 cc

Enduro nivel: a fuego con una Honda CRF1000L Africa Twin siguiendo el ritmo a las 450 cc
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Honda CRF1000L Africa Twin es una de las motos trail de gran cilindrada más capaces fuera de carretera. Su concepción heredando el concepto CRF y toda la experiencia del gigante japonés en el mundo del offroad han dado como resultado una buena moto para viajar por cualquier superficie, y damos fe después de haber viajado con ella hasta Cabo Norte.

Pero hay gente a la que los viajes convencionales, por carretera y con maletas no le valen y buscan algo más extremo. Ese es el caso de Mad Mick, un australiano acostumbrado a hacer Enduro con su Africa Twin junto a un grupo de motos offroad, y les sigue perfectamente el ritmo.

Un australiano loco, una Africa Twin y muchas manos

Honda Africa Twin Enduro 1

Mientras que las motos de Enduro acostumbran a usar mecánicas monocilíndricas en ligeros conjuntos que sobrepasan por poco los 100 kg de peso en orden de marca, la Honda CRF1000L Africa Twin es otro tipo de moto más civilizado, más de calle, con una envergadura muy superior, un motor bicilíndrico de 998 cc, 95 CV de potencia máxima y un peso de 243 kg.

Esto no es impedimento para Mad Mick y su Africa Twin gris que está muy lejos de estar impoluta, pero para una moto de Enduro eso es lo de menos. Junto a su grupo de rutas, Mad Mick mantiene el ritmo del resto superando los mismos obstáculos, subiendo por las mismas trialeras y enfrentándose a los mismos troncos.

Lo mejor es que la Africa Twin de Mick está prácticamente de serie. Las únicas modificaciones que se le han realizado han sido unos neumáticos de tacos, un desarrollo de transmisión más corto, un protector de cárter masivo, unos paramanos y un escape barato de 60 euros. Incluso las suspensiones se han mantenido de serie.

Quizá no sea el entorno más apropiado para una Africa Twin pero Mad Mick sin duda alguna se lo pasa como un enano pese a que termina por los suelos en muchas ocasiones. Sobra decir que para llevar así una moto de semejante pelaje hay que tener manos y estar fuerte físicamente, así que no nos queda otra que quitarnos el sombrero ante este australiano.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio