Compartir
Publicidad

Arrestado por tirar deliberadamente a un motorista en una maniobra que pone los pelos de punta

Arrestado por tirar deliberadamente a un motorista en una maniobra que pone los pelos de punta
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las redes sociales sirven para perder tiempo a manos llenas en muchas ocasiones, pero en otras sirven para capturar a delincuentes. Lo que vas a ver a continuación ha ocurrido en en Florida, donde el conductor de una Mazda3 derribó deliberadamente a un motorista que le estaba increpando en circulación y que sufrió heridas leves.

La policía de Florida se hizo eco del vídeo de Elias Vitale, que se hizo viral a través de Facebook e investigó el caso. Las autoridades lograron identificar al conductor del vehículo gracias a las imágenes, concluyendo que fue Magdiel Medrano-Bonilla, un hombre de 30 años de procedencia salvadoreña, quien ejecutó la maniobra sobre Darin Hendrickson, el motorista.

Dos conductores conflictivos frente a frente

Hendrickson aseguró a ABC que el conductor invadió su espacio y le arrojó monedas a través de la ventanilla. Para colmo, Medrano-Bonilla no tiene carnet de conducir y las autoridades aseguraron que tampoco tiene permiso de residencia en Estados Unidos. Como consecuencia de estos delitos además de haber intentado deshacerse del coche del delito se le ha impuesto la pena de prisión bajo fianza de 20.000 dólares.

Hendrickson tampoco es una hermanita de la caridad ya que cuenta con cargos por exceso de velocidad, conducción temeraria, abandono de lugar de accidente, saltarse semáforos y no respetar la distancia de seguridad durante los últimos 10 años, además de tener antecedentes penales por robo y asalto. Para él se han emitido cargos por conducción imprudente y conducción de vehículo no registrado.

Esta no es más que otra prueba de los tarados que pueblan las carreteras del mundo. De un lado tenemos al conductor que cansado de aguantar la chapa del motorista decide pegar un volantazo, impactando directamente contra la Suzuki GSX-R1000 y su piloto, cayendo ambos al suelo, chocando contra un poste de hormigón y arrastrando al motorista durante algunos metros, causándole abrasiones, la hiperextensión de una rodilla y la posible fractura de varias costillas.

Por la otra parte tenemos al motorista. No sabemos de dónde viene la discusión ni quién tuvo la culpa, pero una vez más (y ya hemos perdido la cuenta) tenemos que insistir en que encima de la moto lo primero es respirar y dejar pasar la situación antes que ponernos a nosotros mismos en peligro recriminando la conducta de otro conductor y llegando a golpear el coche como se puede apreciar en las imágenes.

Por mucha razón que llevemos, al conductor contrario en el mejor de los casos le va a dar exactamente igual los aspavientos que hagas, por lo que el mejor consejo que te podemos dar es que sigas con tu vida como si nada hubiera pasado o de lo contrario puedes acabar tan mal como el protagonista de hoy, o algo mucho peor.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio