Publicidad

RSS X-City 125

Prueba de la Yamaha X-City 125. Conclusiones y galería de fotos.

Comentar
Prueba de la Yamaha X-City 125. Conclusiones y galería de fotos.

Los scooter de rueda alta son para mi los más recomendables para los que busquen comodidad y la buena estabilidad que dificilmente podemos encontrar en las ruedas pequeñas. En el mercado son muchos los modelos de rueda alta disponibles. Aprilia tiene la Scarabeo, Piaggio tiene tres modelos, la Liberty, la Carnaby y la Beverly, que además están en promoción hasta el próximo 30 de junio. Honda tiene la Scoopy, Suzuki en breve la Sixteen, Kymco la gama People y Yamaha el modelo que hemos probado.

La Yamaha X-City 125 me ha gustado mucho en cuanto a comportamiento. Su agilidad y dinamismo poco tiene que envidiar a motos de mucha mayor cilindrada. La posición de conducción es óptima y viajar con pasajero no es para nada un problema, ya que el motor dispone de potencia suficiente incluso para aventurarnos en vías interurbanas de vez en cuando. Además es, para mi gusto, la más bonita del sector.

Leer más »

Prueba de la Yamaha X-City 125 (3/4)

1 Comentario
Prueba de la Yamaha X-City 125 (3/4)

En cuanto al equipo de frenos, el enorme disco delantero de 270 milímetros de diámetro se encarga de detener la X-City sin problemas, mientras que el trasero ayuda estabilizar la moto. Además en las frenadas la horquilla delantera hará gala de su rigidez, evitando los clásicos hundimientos.

En general podemos considerar a la X-City como una scooter deportiva a pesar de su aspecto exterior clásico. Es un arma perfecta para los desplazamientos por ciudad, aunque su enérgico motor de 125 centímetros cúbicos nos permitirá movernos por vias interurbanas sin ningún tipo de problema, ya que responde siempre a los movimientos del acelerador, llegando en ocasiones a darnos la sensación de que estamos rodando en una moto de mayor cilindrada.

Leer más »
Publicidad

Prueba de la Yamaha X-City 125 (2/4)

2 Comentarios
Prueba de la Yamaha X-City 125 (2/4)

El mayor inconveniente de la X-City lo encontramos cuando abrimos el asiento. Debajo un amplio hueco parece esperarnos dispuesto a que lo llenemos con el casco, bolsas y cazadora, pero su extraña forma no nos ha permitido ni siquiera dejar un casco de tipo jet en su interior. Se trata de un hueco grande pero demasiado plano, con poca profundidad. Por ello cuando intentamos cerrar el asiento con un casco dentro y a pesar de la forma cóncava de la parte interior del asiento, la maniobra se tornará imposible a no ser que el casco sea de dimensiones diminutas, algo cada vez menos habitual hoy en día. El casco integral se convertirá por tanto en nuestro inseparable compañero allá dónde vayamos.

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos