Compartir
Publicidad

Moto22 en la competición, 50 puntos que saben a... José Viedma (2/3)

Moto22 en la competición, 50 puntos que saben a... José Viedma (2/3)
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Veo por los comentarios de la anterior entrada que la gente está impaciente por leer que ocurrió en la quinta prueba de la Copa Rodicar, segunda para mí en esta temporada 2009. Bueno, mejor dejo de darle vueltas y os cuento lo realmente importante. Llegamos a las ocho de la mañana al Circuito FK1 (lo que equivale a salir a las cinco con todo el equipo cargado). En esta ocasión, ninguno de mis rivales y compañeros de equipo me acompañó. Ni Noss ni Router estuvieron presentes en la prueba (esta os la guardo), pero no por ello dejó de estar animada la zona del box. Dentro de nada, podemos montar un verdadero chiringuito.

Las verificaciones estaban programadas entre las 8:15 y las 9:00. Y precisamente a esa hora fue cuando llegó la organización para empezar a montar todo el tinglado: cronometraje, megafonía, carpas... en fin, que puse en procesión algunos Santos por lo bajini y me puse a dar una vuelta al circuito con mi Jefe de Equipo, mi padre KeVienXuan. El circuito en el que rodaríamos sería el corto, el de dos kilómetros de longitud. Allí, solos los dos en la pista ya empezábamos a sentir los efectos del calor, y eso que sólo eran las nueve y media de la mañana.

Al poco de salir a caminar allí llegó Grillo, con lo que de momento, sólo éramos dos supermotard. Con ese número de inscritos ni correríamos ni nada, por lo que me pegaría 630 kilómetros para ver, como mucho, girasoles. Por suerte, un poco más tarde llegó un chico nuevo con el que no había coincidido, Jorge, que era de Valladolid. Menos mal, sólo eramos tres pero por lo menos podríamos correr y, sobre todo, hacer que la carrera fuese puntuable. Es un poco decepcionante encontrarse en un buen circuito, con un buen día, y que el número de participantes sea tan bajo, pero poco se puede hacer. Bueno si, lo menos que podía hacer era pódium, jejejejeje.

Carla

Por allí también aparecieron Pitbull, acompañado de mi madre, además de Yoalbi con SSE y unos amigos. Como podéis ver, un montón de gente para entretenerse en el box. Y por supuesto, quiero destacar a mi fan más joven, Carla, que gritaba como una posesa: Caña Morri!!!! Con un fan club como este, ¿cómo no voy a correr dándolo todo? Y dándolo todo comencé en los libres, rodando detrás de Jorge, con el fin de ver a qué ritmo se movía por el circuito. Había que estudiar al rival.

Después de 3 vueltas me pongo delante a buscar mi tiempo. Dos vueltas después, me avisan desde el muro que me deje adelantar, ya que Jorge me mantiene el ritmo. Aunque no estoy tirando fuerte porque estrenaba la rueda delantera, hago caso y me dejo adelantar a final de meta para volver a seguir a rueda. Cuando falta una vuelta para el final de los libres, Jorge se va al suelo a la entrada de meta al perder la rueda delantera. Caída sin consecuencias pero que me demuestra que él ya estaba tirando a tope.

Hago la pole provisional, con una mejor vuelta de 1'13.5 mientras que Jorge es segundo a 0.5. Grillo, tercero, pero a más de un segundo. Los dos no han bajado del 1.14, por lo que sabiendo que no he tirado a tope, veo que el día se presenta francamente bien. En los cronometrados tiraré más fuerte, para buscar un buen tiempo y asegurarme la pole y luego ya veremos cómo planteamos la carrera, pues son dos mangas de diez vueltas y se prevén 40 grados. Y con los retrasos que llevamos la segunda la correremos a las 4 de la tarde.

Grillo

Primera vuelta en los cronometrados para aclimatar las ruedas y nos ponemos a tirar en serio. Desde el muro me marcaban los tiempos, y veía factible hacer un doce alto. Si lo conseguía, podría aflojar y entrar a boxes a conservar energías. La primera vuelta en la que tiro fuerte, me marcan trece bajo, por lo que tiro un poco más. La moto empieza a deslizar bastante de atrás, pero delante consigo arreglar unas vibraciones tremendas en una zona de fuerte apoyo a derechas abriendo la trazada un metro. Con esta corrección, veo que tengo ritmo muy bueno.

Otro trece bajo y tengo que cortar porque he pillado a los otros. Me relajo media vuelta y vuelvo a buscar el tiempo, pero en la tercera curva cometo un error de trazada que acabaría con mis huesos en el suelo. Esta curva es una a derechas rápida, que conviene dejar correr la moto pero sin abrir en exceso la trazada, porque la siguiente es una horquilla a izquierdas y te comes el vértice. Me equivoco y entro por el piano interior, con lo que la moto se me apoya entre el final del piano y el comienzo del asfalto (el piano está más bajo).

Abro gas en segunda sin contemplaciones pero la moto se sale de este miniperalte y me da un trallazo tremendo. El culo se levanta y enderezo y corto un poco para evitar salir por orejas, pero sólo consigo caer muy descolocado sobre la moto. Un instante después estoy golpeando con la mentonera del casco contra el suelo y sintiendo bastante dolor en el ojo derecho. Arrastro varios metros boca abajo y quedo tendido en el asfalto, con la respiración un poco entrecortada. Por el rabillo del ojo veos trozos de moto. ¡Mierda! ¡Acabo de cargarme la carrera!

Jorge

Las asistencias llegan al momento y me gritan que si me encuentro bien y que no me mueva. Después del primer informe de daños mental: sala de maquinas - operativa, sala de torpedos - operativa, periscopio - espero que siga intacto..., contesto que me encuentro bien. Por seguridad, se cancelan lo que queda de cronometrados y mandan entrar a la ambulancia. Después de examinarme, ven que estoy bien. Únicamente tengo un fuerte golpe en el ojo que me ha propiciado la gafa de cross al desplazarla el casco, y me falta una lentilla. Eso si, la moto aparentemente está un poco peor.

Mientras me monto en la ambulancia, oigo detrás de mí una voz conocida. Es José Viedma (Pepe), el mecánico de Motormanía, que se había acercado a verme. Con media sonrisa me pregunta si para eso se pasa por allí, para verme caer. Mientras me río, veo que coge la moto y se la lleva para el box.

Morrillu

Cuando me bajan de la ambulancia, me dicen que tengo la pole. Joer, soy como Lorenzo en Laguna Seca, hago la pole y acabo en la ambulancia. Pero yo no tengo una segunda moto y corro en una hora. Y todavía no sé cómo se encuentra. Eso si, he picado el doce nueve, pero me ha costado caro.

Ah, sí, lo sé, pensaba que iban a ser sólo dos entradas, pero continuará...

Gracias a Germán (Cibercan) y Yoalbi por las fotos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos