Compartir
Publicidad

Randy De Puniet, Suzuki y la ilusión de MotoGP

Randy De Puniet, Suzuki y la ilusión de MotoGP
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando nos ponemos a pensar en el motociclismo y en los pilotos que pueblan las parrillas de salida tenemos infinidad de personas que saben ir rápido sobre dos ruedas. Unos más que otros a decir verdad, otros tienen más o menos carisma, algunos nos caen feos, otros son guapos...

Algunos vienen apadrinados "de serie" y por malos que sean sus resultados siempre tienen una plaza al año siguiente. También los hay que nunca terminan de destacar sobre el resto en la pista pero su perseverancia y espíritu trabajador en un momento u otro se ven recompensados. O no... Hoy vamos a hablar sobre Randy de Puniet y sus devenires presentes y futuros.

Nunca, como aficionados a las carreras, podemos dejar de ser deslumbrados por el refulgir de los pilotos estrella. Tanto por sus triunfos y gestas como por el marketing que les mete hasta en la sopa. Pero por detrás hay un número mucho mayor de pilotos currantes que se dejan la piel (a veces hasta literalmente) por poner a punto una montura no tan puntera para luchar por el puesto más próximo posible a los top.

Randy De Puniet

Me vienen a la cabeza unos cuantos. Así de primeras, por ejemplo, el reciente Campeón de España de Superbikes Kenny Noyes, Julito Simón, Sylvain Guintoli o Álvaro Bautista. Ellos, como tantos otros, tienen en común que antes o después han recibido su recompensa: un título, una moto puntera, plaza en un equipo potente, o simplemente un asiento para la siguiente temporada.

Otros en cambio se tienen que conformar con promesas vacías, ilusiones y esperanzas. Quizá ese no sea el caso concreto de Randy de Puniet, pero casi.

Después de haber pasado por el LCR Honda primero y haber dejado el Pramac Ducati para encuadrarse dos temporadas como piloto CRT con el equipo de Jorge Martinez Aspar hasta final de 2013, el francés se volcó por completo en el desarrollo de la Suzuki GSX-RR. Sus labores como piloto probador comenzaron antes incluso de 2014 con algunos test esporádicos y ha culminado con su aparición como wild card en el Gran Premio de clausura de MotoGP en Valencia.

Aunque no pudo terminar la carrera el equipo obtuvo una información muy valiosa de cara a 2015. Especialmente en lo que se refiere a motores, llegando a gastar todos los que trajeron para el fin de semana. Casi tantos como los que han usado otras marcas a lo largo de toda la temporada.

Randy De Puniet 2

Sus mediocres tiempos en comparación con el resto, del orden de dos segundos más lento que la cabeza, ensombrecen el trabajo que ha estado desarrollando en la sombra.

Cierto es que un piloto más rápido que de Puniet habría estado bien para poner a punto la moto antes del regreso de la marca japonesa al circo de MotoGP, pero posiblemente otros pilotos más rápidos frente al crono no tendrían la abnegación por la causa de Suzuki que ha tenido Randy.

Otros (se me ocurren varios, pero no diré nombres) habrían tenido menos paciencia considerando que desde el principio era un proyecto casi sin garantías, donde ya sonaban otros protagonistas de cara al aterrizaje de 2015.

Los rumores que unían a Suzuki con los destinos de Máverick Viñales y Aleix Espargaró tenían tanto tiempo que casi podían comulgar. Posiblemente Randy tuvo motivos para empezar a sospechar que el asiento al que sus posaderas estaban dando forma iban a ser para las nalgas de otro cuando todavía quedaba mucho tiempo de desarrollo por su parte.

Randy De Puniet 3

Más allá de las dos plazas en el equipo de MotoGP, sin posibilidad de un equipo satélite de forma tan prematura, los japoneses no tienen muchos manjares que ofrecer para una boca que ha estado ligada a los Grandes Premios durante tres lustros. Y la esperanza de que otro equipo de MotoGP se quisiera hacer con sus servicios tras un año en la sombra era poco más que una ilusión.

Finalmente la única salida de De Puniet ha sido pasar un tiempo exiliado en un Campeonato del Mundo de Superbikes que está viviendo una nueva juventud, aunque no se puede decir lo mismo de la GSX-R 1000. Pese a que el reglamento EVO igualará las monturas de cara a 2015 primando el talento de los pilotos, la Suzuki es una moto que no parte con mucha ventaja sobre el papel.

Todo lo contrario, es uno de los dinosaurios del campeonato que menos ha evolucionado y que no se ha llegado a mostrar competitiva. Éste año, tras la primera (y sorpresiva) victoria de Eugene Laverty no se les ha visto demasiado el pelo por el podio. Por lo que parece 2015 será otra temporada donde salvar los muebles y temiendo hasta a quienes no están. Y con ésto me refiero a Yamaha y el pepinarraco de YZF-R1M que ha presentado recientemente en el Salón de Milán 2014.

Randy De Puniet 4

Mientras Randy siga ligado a Suzuki en el WSKB, aunque sea alimentando la zona intermedia del pelotón, tendrá la remota posibilidad de volver a MotoGP si en algún momento una de sus dos plazas se queda libre. Bien una sustitución por lesión de los pilotos oficiales, la creación de un equipo satélite, un despido... Quizá sea la única salida digna que le quede a de Puniet aún con carrera por delante. Aunque no mucha.

Yo al menos me quito el sombrero con su entrega y le deseo que le vaya bien de aquí en adelante, que consiga hacer un buen papel en Superbikes y que Suzuki le cuide como se merece un tipo que posiblemente haya desoído ofertas para pasarse un año sin competir. Que ya hemos tenido suficientes traiciones por un tiempo.

Ahora para terminar os dejo con sus últimas declaraciones tras su primer contacto con la Suzuki EVO:

La próxima temporada será difícil para mí, ya que llego al Campeonato del Mundo de Superbike después de estar 15 años en los Grandes Premios. Habrá muchas cosas nuevas, la moto, los neumáticos, los frenos o correr dos carreras cada fin de semana, pero mi motivación es muy alta.

He pasado la temporada anterior desarrollando una moto, lo que ha sido una gran experiencia, pero ahora estoy impaciente por volver a competir. Después de tantos años es genial ser de nuevo un debutante, ya que al principio no tendré tanta presión sobre mis hombros.

Las sensaciones sobre la GSX-R 1000 han sido muy buenas. Aunque de momento sólo hemos tenido cuatro días para trabajar, en el equipo Crescent he encontrado a personas muy profesionales y con mucha experiencia con las que me he encontrado muy bien trabajando. También me he sentido a gusto rodando con la moto.

Mi objetivo es dar lo mejor de mí, trabajar duro, ser consistente y terminar la temporada en la mejor posición posible.

Fotos | Randy de Puniet Más información | MotoGP, WSBK

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio