Compartir
Publicidad
Publicidad

Superbike'09: Lo mejor y lo peor

Superbike'09: Lo mejor y lo peor
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No ha estado nada mal la temporada que nos ha dejado el Campeonato del Mundo de Superbike en la temporada del 2009. Nadie podía imaginarse que un recién llegado a la categoría, Ben Spies, sería capaz de llevarse el título al final del año, aunque no lo tuvo nada fácil: se pasó más de la mitad del año a remolque, intentando recuperar puntos a Noriyuki Haga, los mismos que las averías mecánicas, los accidentes provocados por otros y alguna caída tonta no estaban sumados en su casillero.

Se llegó a la última carrera con el título por definir, en un mano a mano entre Ben Spies y Noriyuki Haga, con Michel Fabrizio como convidado de piedra. Hasta la mitad de la temporada el italiano estuvo con posibilidades, pero al final, tuvo actuaciones destacadas con algunas no tanto, que evitaron que se metiese en la lucha por el título. Y el americano hizo lo que tenía que hacer: no arriesgar y llevarse el título para su casa. Menos mal porque sería el perder un título a manos de Haga. El pobre ya lleva tres subcampeonatos y cuatro terceros puestos.

Lo mejor y lo peor de la temporada 2009 de Superbikes:

Lo mejor:

  • Los números de Ben Spies. 11 poles, 17 pódiums de los cuales 14 fueron victorias son cifras muy respetables para cualquier piloto e impresionantes para un rookie. Demostró que sus cuatro campeonatos en el AMA no fueron una casualidad y aunque allí estaba por encima del resto (sólo Mat Mladin le hacía sombra), tiene calidad más que contrastada
  • El rendimiento de la Aprilia. Recién llegada al campeonato, en manos de Max Biaggi consiguió su primera victoria y nueve pódiums, lo que le valió el cuarto puesto en la general. A Aprilia no se le había olvidado como hacer motos.
  • Las Ducati. Siguen siendo las motos a batir, tanto en manos de los piltos oficiales como en las de los privados. Colocaron cuatro entre las diez primeras.
  • La emoción. Llegar a la última carrera con el título por decidir es lo que desea cualquier aficionado, ya no a las dos ruedas, sino al deporte del motor en general. Así se crea afición.
  • El quinto puesto de Jonathan Rea. En su primer año en Superbike después de su subcampeonato en Supersport a apuntado maneras a lomos de la HANNspree Ten Kate Honda. El año que viene va a dar guerra seguro.

Lo peor:

  • Un nuevo campeonato perdido por Noriyuki Haga. El año que parecía que lo tenía todo por la mano, se le ha vuelto a escapar. Cuatro abandonos y cinco carreras más allá del quinto puesto igual no hubiese sido tan determinante otro año.
  • Las lesiones. Max Neukirchner, Noriyuki Haga, Shinya Nakano, John Hopkins, Rubén Xaus... unos cuantos pilotos se perdieron gran cantidad de carreras con accidentes y lesiones graves.
  • El rendimiento de los españoles. Sólo un séptimo puesto logrado por Carlos Checa en la clasificación general es un bagaje muy pobre para un pais que tiene en otros campeonatos los primeros puestos copados por pilotos nacionales.
  • El rendimiento de la BMW. La moto germana no acabó de ir redonda en todo el año. Su potencia está fuera de toda duda, pero siempre acaba por destrozar la rueda trasera, obligando a sus pilotos a hacer carrera de más a menos. Esperemos que el año que viene consigan superar el problema.
  • La repercusión mediática. Las dos carreras de Superbike y nada más. Ni resúmenes de otras categorías, ni entrevistas. Y ya podemos darnos con un canto en los dientes si el año que viene podemos volver a verlas por la TDT sin tener que recurrir a emisión satélite o difusión on-line.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos