Compartir
Publicidad
Honda tendrá equipo 100% oficial en WSBK pero sin patrocinio (de momento): Red Bull no cree que sean competitivos
Superbikes

Honda tendrá equipo 100% oficial en WSBK pero sin patrocinio (de momento): Red Bull no cree que sean competitivos

Publicidad
Publicidad

Honda va a volver de manera oficial al Campeonato del Mundo de Superbike. HRC se va a involucrar de manera oficial en el certamen de motos derivadas de la serie después de 16 años de ausencia, regresando en 2019 con la intención de recuperar la senda de la victoria.

Pues bien, lo que debería ser un motivo de alegría para todos los aficionados puede ser un proyecto que esté herido desde su gestación, porque Red Bull se ha apeado de la iniciativa de Honda considerando que la estructura no es lo suficientemente competitiva.

Red Bull y Honda: un divorcio inesperado pero previsible

Stefan Bradl Sbk Francia 2017

Por si te has despistado, Honda se ha mantenido de manera ininterrumpida en el WSBK pese a la ausencia de resultados, pero no lo ha hecho por iniciativa propia. A Honda como fabricante le interesaba tener presencia en Superbike, pero no quería que su esfuerzo en el WSBK condicionase sus resultados en el Campeonato del Mundo de MotoGP. La permanencia de Honda en Superbike ha estado ligada estrechamente a la trayectoria del equipo Ten Kate, quien no ha dejado de confiar y sostener a la firma japonesa durante todos estos años.

Después de una larga travesía por el desierto parece que Honda reaccionó y llevó hasta el WSBK a pilotos que sobre el papel deberían ser el espaldarazo en los resultados de la marca del ala dorada. Nicky Hayden y Stefan Bradl llegaron en 2017 como grandes estrellas de HRC y se encontraron con que ni siquiera sus motos estaban listas en pretemporada.

Jake Gagne Sbk Francia 2017

Las Honda CBR1000RR Fireblade eran prácticamente toda la aportación técnica que llegaba de Honda desde Japón. Desde ese punto era Ten Kate quien se encargaba de preparar las motos de manera independiente sin el soporte de HRC, ni siquiera en los motores ni en la electrónica, que eran retocados por Cosworth.

A partir de ahí la historia ya la conoces: Hayden logró acabar en 2016 en quinta posición acompañado por el rookie Michael van der Mark cuarto 19 puntos por delante. El proyecto parecía prometer y despertó el interés de Red Bull.

Stefan Bradl Honda Sbk Holanda 2017 1

Red Bull entró como patrocinador de Honda-Ten Kate en 2017, más ilusionados aún cuando facilitaron la llegada de Stefan Bradl en sustitución de van der Mark, pero fue un desastre. Bradl acabó la temporada 2017 en décimo cuarta posición después de la trágica muerte de Nicky Hayden tras la cita de Imola.

Stefan Bradl: "Al meter tercera en el pit lane con Honda de las 8 Horas de Suzuka me di cuenta que era una moto mucho más avanzada que la nuestra del WSBK".

Al margen de las desgracias, el inicio de la temporada 2017 fue un caos que se prolongó durante toda la temporada. Bradl no pudo acabar la campaña por lesión pero antes ya imploró a Japón la introducción de mejoras en sus Fireblade, mejoras como las utilizadas por HRC en la moto de las 8 Horas de Suzuka que el alemán iba a utilizar en la carrera de resistencia y que suponían una mejoría notable. Pero no llegaron.

Leon Camier Wsbk Tailandia 2018 2

En 2018 con una moto nueva y teóricamente más competitiva y una escuadra formada por Leon Camier y Jake Gagne los resultados no han sido todo lo satisfactorios que cabía esperar: Camier ha finalizado octavo y Gagne vigésimo cuarto. La falta de competitividad por fin ha hecho reaccionar a Honda y han decidido involucrarse de nuevo en el proyecto de Superbike, pero su mayor aliado les ha dado la espalda.

Red Bull, patrocinador principal del equipo que hasta ahora se llamaba Red Bull Honda WorldSBK, ha considerado que el plan de Honda para 2019 no es lo suficientemente competitivo. Leon Camier le gusta, pero el veterano Ryuichi Kiyonari como segundo piloto escogido no. La noticia la ha desvelado el diario Speedweek, un portal que forma parte del paraguas de Red Bull.

Con 36 años, el japonés de Saitama es un piloto de total confianza para Honda. La fábrica nipona le ha puesto ahí para encauzar el desarrollo de una Honda CBR1000RR Fireblade que ni siquiera después de las mejoras de 2018 ha sido capaz de acercarse al podio, en manos de Leon Camier, el piloto más rápido del equipo.

Desde 2002 con el inolvidable título de Colin Edwards (el último título como equipo oficial) y en 2007 con James Toseland, Honda no ha vuelto a catar la victoria en Superbike. Para en HRC 2019 quieren añadir a su cartera de competiciones oficiales el certamen de las motos derivadas de la serie, sumándolo a MotoGP, MXGP, AMA Supercross y Rally.

Red Bull Honda Superbike 2017 6

Este control total de Honda y su planteamiento conservador habría colmado la paciencia de Red Bull. A la poderosa empresa del toro rojo no le ha parecido suficiente el apoyo de HRC y no ve que el nuevo equipo oficial de Honda pueda hacer gran cosa contra los titanes actuales del WSBK.

Honda habló con pilotos como Melandri, Sykes, Laverty o Forés para su proyecto de 2019, pero finalmente optaron por alguien de total confianza como Kiyonari.

Los cambios de Cosworth por Magneti Marelli, varias sustituciones de personal relevante a nivel interno del equipo y la ruptura final entre Ten Kate y Honda a principios de noviembre tras 25 años de matrimonio y la sustitución del equipo holandés en favor de Moriwaki no han hecho más que sumar inestabilidad a un proyecto que ahora se queda sin el apoyo de Red Bull.

Stefan Bradl Honda Sbk Holanda 2017 2

Ahora Honda necesita encontrar un patrocinador lo suficientemente poderoso como para acarrear con el gasto que supone una temporada completa de un equipo oficial poco competitivo y del que Honda no quería hacerse cargo inicialmente. Se estima que el coste aproximado ronda los 4 millones de euros por temporada, de los que un 80% se hacía cargo Honda y el resto lo aportaba Red Bull.

Este culebrón sólo puede acabar de dos maneras: O bien es el acicate que necesitaba Honda para involucrarse de verdad en el WSBK (aunque difícilmente llegaría al nivel de Kawasaki, que destina entre 7 y 8 millones de euros por temporada) o supone el cierre definitivo para una marca obligada a ver cómo competencia de menor calibre como Aprilia, BMW o incluso MV Agusta le pasan la mano por la cara.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio