Compartir
Publicidad

Copa BMW S1000RR Easy Race, contada desde dentro por Miki Viñola

Copa BMW S1000RR Easy Race, contada desde dentro por Miki Viñola
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Miki Viñola con la BMW S1000RR en Motorland

Hace ya un tiempo que tuvimos como editor en Motorpasión Moto a alguien que se ganó el cariño de todos a base de humildad y saber contar sus experiencias. Alguien tan metido en el mundo de las dos ruedas y la competición que cuando duerme no saca el pie de la sábana, saca rodilla. Con un estilo inconfundible os estoy hablando, cómo no, de Miki Viñola, protagonista de pruebas como la de la Ducati Diavel o las narraciones desde el box sobre cómo se vive una carrera de resistencia. Tenemos el gusto de volver a contar hoy con él para que nos cuente cómo fue su breve pero intensa aparición en la Copa BMW S1000RR Easy Race de 2012. Y aquí me callo yo, y dejo que hable Miki:

Escribir para Motorpasión Moto es siempre todo un lujo y más tratándose de temas de competición pura y dura. Pero si encima se hace a lomos de una de las motos que más está dando que hablar en el mundo de las carreras de motos derivadas de la serie, si pensamos que su motor está siendo utilizado en la CRT de Colin Edwards en el Campeonato del Mundo de MotoGP o si la montura en concreto en la que voy a subirme durante todo el fin de semana está preparada por un joven mago de la preparación de las BMW S1000RR, Sergi Galán del Team Motocrom+50, entonces más que un placer y un lujo es una auténtica gozada y una gran subida de adrenalina.

Y es que este los pasados días 28 y 29 de Abril se celebró en el circuito de Motorland Aragón la primera prueba de la Copa BMW S1000RR Easy Race 2012 y el equipo Motocrom+50 me prestó su BMW S1000RR para ganar la carrera… digo… emm… terminar la carrera.

Así que después de un viaje nocturno con Iván “Gurio” y Johan (los “mecas”, según Mela Chércoles, que me aguantarían durante todo el fin de semana) desde la localidad de Sitges hasta Alcañiz, perdiéndonos de camino allí hasta distanciarnos 60Km de la ruta más rápida, llegamos finalmente al complejo de Motorland Aragón. ¿Y qué me vuelve loco a mi? Llegar, ver el box montado, ver tu moto ahí y pensar: ¡Vamos a ir a muerte mañana! Pobre inocente yo, no sabía lo que me esperaba…

Miki Viñola Copa BMW S1000RR Easy Race

Nos levantamos el sábado a las ocho de la mañana para prepararlo todo para los entrenamientos cronometrados. Nuestro principal problema: el tiempo. Había dos cosas fundamentales que realizar esa mañana. En primer lugar, como casi todo el mundo, poner la moto a punto. Y en segundo lugar, y lo más importante de todo, ¡aprenderse el circuito! Solo había hecho un entrenamiento con esta moto en Agosto de 2011 y llevaba año y medio sin meterme en una competición ni entrenar para ello, pero os aseguro que lo único que me preocupaba y que me traía de cabeza era el circuito. Porque viendo MotoGP y SBK me di cuenta que es un circuito muy técnico y complicado, con una zona de curvas enlazadas que solo tienen una trazada posible, con un sacacorchos que necesita precisión y una recta trasera que llegando a 290 Km/h se te quitan las ganas de frenar de lo divertido que llega a ser.

Copa BMW S1000RR Easy Race Miki Viñola
Una de las frenadas fuertes de Motorland

Así que, por todo esto, la prioridad era aprenderse el circuito lo antes posible. Teníamos un entreno de 20 minutos y una Superpole a tres mangas de 15 minutos la primera, 8 minutos la segunda y cinco minutos la tercera. Poco tiempo y mucho que hacer.

Pero el protagonista de la jornada fue, como acostumbra en estas épocas, la meteorología. Fiel compañera de despropósitos y ganadora del “Oscar” a la más oportuna, llegó la lluvia en su máxima esplendor para dejar claro que en Motorland, ese sábado, mandaba ella. En cuanto terminé mis 20 minutos de cronometrados (7 vueltas dedicadas a conocer el trazado), cayó en el circuito “la del pulpo” durante más de una hora, con fuertes vientos, rayos y truenos. Así que ahí terminó ese sábado de entrenos, sin Superpole, ni puesta a punto ni buenas trazadas. 17ª posición en parrilla, el crono parado en 2:21 y un cabreo monumental…

Pero no servía de nada cabrearse por el tiempo así que cuando empezó a atardecer me puse la chaqueta y nos fuimos Johan, Gurio y yo a dar una vuelta a pie por el circuito. Lo que no había conseguido acabar encima de la moto intenté hacerlo a pie, recordando las curvas, las trazadas, los puntos críticos y las referencias. De algo serviría, aunque solo fuese para ver la hermosa puesta de sol con arco iris de espectador de lujo después del chaparrón de unas horas antes.

Miki Viñola

Ya domingo, día de carrera, todos los sentidos puestos en la moto y las diez vueltas al trazado de Motorland preparado para albergar la primera cita del campeonato BMW S1000RR Easy Race 2012. Mono, botas, casco guantes…todo listo para enfundármelo. Y como podéis ver en la foto llevaba el mono de nuestro querido Joan Lascorz, prestado por su patrocinador principal y que lucí para apoyar al piloto que me hizo fijar en las carreras del Mundial de Supersport y a la vez Superbikes. Todo un honor… y todo un lujo y comodidad, madre mía qué mono más cómodo! Después de recibir a mi “club de fans” – un par de amigos que vinieron desde Barcelona metiéndose el madrugón de su vida – me enfundé ya el mono para salir a dar la vuelta de colocación en parrilla. Una gran toma de contacto con el circuito que no haría cambiar mucho mis sensaciones pero que de algo serviría.

Me pongo en parrilla, me quedo mirando fijamente la primera curva como si fuera profesional, en ese momento la concentración es máxima. Empieza la vuelta de calentamiento, recordando cada una de las curvas y finalmente me coloco en mi sitio de parrilla de nuevo para empezar la salida. Semáforos en rojo encendiéndose uno por uno, motores rugiendo a altas vueltas mientras el embrague lo mantengo al límite entre acción-reposo; mi cabeza no para de pensar en el año y medio que llevo sin correr mientras que mi corazón no para de dar saltos de alegría “adrenalíticos” y con ganas de darle al puño sin contemplaciones. Cada vez hay más tensión en la parrilla mientras se van encendiendo los semáforos: …4…5…6 ¡SALIDA!

Salgo bien en comparación con mis otras tres salidas que he realizado a lo largo de mi vida, es decir, nadie me pasa y en la primera curva consigo pasar a un piloto. Acto seguido adelanto en la llegada a la segunda curva a un par de pilotos más y me coloco decimoquinto, pero en la frenada del sacacorchos español uno de ellos se me cuela por el interior y es mi punto de referencia durante toda la carrera.

Llegamos a la larga recta de la parte de atrás y veo como dos pilotos se salen rectos en la llegada a la curva de doble ápice que precede a la recta de meta. En ese momento soy decimocuarto, ¡ya tengo dos puntitos!

El resto de la carrera transcurre con normalidad, cada vez sintiéndome más cómodo con la moto y cada vez gustándome más el circuito. Ya consigo hacer las enlazadas por donde quiero pero me falta mejorar la frenada y la salida de cada curva. Aun así, el piloto de delante no se me va y consigo agarrarle décima a décima hasta que en la vuelta 6 le consigo pasar al final de la recta trasera, en la frenada donde llegas a 290Km/h con la mejor moto que he probado en mi vida. Decimotercero entonces, posición que no abandonaría hasta el final.

Cuando termina la carrera, con las motos en el parque cerrado, me dirijo hasta el podio. Mi compañero de box y con el que compartimos el mecánico que lleva las dos BMW, Jon Purroy, consiguió la segunda plaza de carrera y hay que felicitarle por ser un gran tío y un piloto como la copa de un pino.

Y finalmente, ya como conclusión de todo el fin de semana, me quedo con los 12 segundos más rápido que rodé en carrera respecto los entrenamientos, cosa que da moral para seguir sintiéndote rápido encima de una moto y quien sabe si poder tener otra vez la oportunidad algún día de volver a correr una carrera.

Desde aquí muchas gracias al incansable trabajo del equipo Motocrom +50, por dejarme la moto y por ponerla a mi gusto, aunque yo no estuviese todo lo rápido que tanto yo como ellos queríamos y podíamos. Gracias también a Motocard por prestarme el mono porque el mio no pasaba verificaciones, y así poder hacerle el homenaje que “Jumbo” Lascorz se merece para que se mejore lo más rápido y mejor posible.

Mono Joan Lascorz
Miki pudo homenajear a Joan Lascorz paseando su mono por Motorland

Ps: el equipo en general, y yo en más en concreto, no te perdonamos no haber traído una cesta llena de pegatinas de participantes de la Copa BMW S1000RR Easy Race ;)

Vía | Miki Viñola Fotos vía | Agustí Nubiola y Adrià Morgó

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio