Como el ABS, Yamaha lo quiere poner en todas sus motos: el AMSAS evita que la moto caiga a menos de 5 km/h

Como el ABS, Yamaha lo quiere poner en todas sus motos: el AMSAS evita que la moto caiga a menos de 5 km/h
Sin comentarios

Los pasos evidentes hacia la electrificación no son el único avance que llegarán a las motos. Cuando parecía todo inventado, Yamaha se saca de la manga una innovación que tiene como finalidad mejorar la seguridad de los usuarios y evitar caídas a baja velocidad.

En principio puede parecer algo tremendamente simple al que han llamado AMSAS (Advanced Motorcycle Stability Assist Sytem), pero que esconde un verdadero sistema innovador, y que Yamaha pretende equipar en todas sus motocicletas una vez termine el desarrollo y pueda asimilar unos costes mucho más laxos para el usuario final. Es el nuevo ABS.

Se acabaron las caídas en moto a velocidades inferiores a 5 km/h

Es accidente habitual que al piloto se le desestabilice la moto a muy baja velocidad, pues la máquina todavía no tiene inercia suficiente como para mantener el equilibrio. Un pequeño resbalón, un contrapeso mal hecho o cualquier otro pequeño desliz puede provocar que acabe en el suelo.

El AMSAS de Yamaha llega precisamente para evitar eso. El objetivo de este sistema patentado por Yamaha es evitar que la moto caiga a velocidades inferiores a 5 km/h y se mantenga en todo momento en marcha, sola, sin caerse.

Yamaha Amsas 2 2022

El sistema se encuentra ya en una fase avanzada de desarrollo, hasta el punto de que Yamaha lo ha hecho público a través de un vídeo explicativo. Aunque parece tener algunas lagunas que quieren solventar a largo plazo (tamaño, precio), el AMSAS se sitúa en la rueda delantera de la moto, lo que a primera vista parece un pequeño motor que va conectado a la IMU de la moto.

Aprovechándose de la información de la IMU de seis ejes de la Yamaha R3 que utilizan como prueba (y a la que han adaptado también un motor eléctrico), toma toda la información y adapta la fuerza motriz para mantener estable la moto, de tal manera que la intervención del piloto es totalmente nula. Incluso puede funcionar y mantener la moto estable sin nadie encima de ella, como hemos dicho, a velocidades inferiores a 5 km/h. Gira a izquierda, derecha, adelante, atrás y hace incluso giros en U.

Yamaha Amsas 3 2022

Lo que Yamaha no quiere es intervenir en el pilotaje de la moto porque eso, es cuestión del piloto. Eso explica el motivo por el que no interviene a velocidades superiores a los 5 km/h, porque quieren que la intervención humana sea completa y en ningún momento llegue a ser autónoma, como sucede en algunos vehículos. En este sentido siguen la filosofía “Jinki-Kanno”, un concepto filosófico de la marca que busca una combinación sensorial moto-humano.

El problema que se presenta para el producto, adaptable también a motos de combustión interna, es el tamaño y precio del mismo. Su objetivo es que sea algo totalmente globalizado, como lo es ya el ABS, pero tienen que reducir costes porque actualmente cuesta unos 345 euros, y es demasiado grande para acoplarlo a la rueda.

Temas
Inicio