Una marca española quiere revolucionar la seguridad en moto: un casco inteligente con cámaras y comunicación lumínica

Una marca española quiere revolucionar la seguridad en moto: un casco inteligente con cámaras y comunicación lumínica
1 comentario
HOY SE HABLA DE

La seguridad de los cascos sigue avanzando a pasos agigantados para que los usuarios puedan conducir sin problemas. El último en llegar viene firmado por Livall, una startup fundada y dirigida por el experto en Ciencias de la Computación Manu Marín, que lanzó a principios de 2019 un casco inteligente para patinetes y bicicletas.

Ahora dan el salto a las motocicletas con el MC1 Range, un casco en fibra de carbono y poliestireno expandido (EPS) que pesa 1.400 gramos y que pretende dar guerra en el mercado al contar con características tan especiales como: señales lumínicas de dirección, un sistema de seguridad que alerta de las posibles caídas a los servicios de emergencia y conectividad Bluetooth entre otros.

Tecnología para evitar accidentes... o para grabarlos

Livall Mc1 Range002
Fotos: Facebook Livall

El 3 de julio entró en vigor una nueva normativa para homologar cascos dentro de la Unión Europea. Conocida por todos como ECE 22.06 cuenta con una reglamentación mucho más exigente que la anterior 22.05 y tiene la vista puesta en mejorar la seguridad de todas las calotas que se vendan en el mercado como ya os hemos contado.

Un mercado que ahora sumará un nuevo contendiente. Se trata de Livall, una startup fundada en 2014 que hasta ahora se dedicaba a la venta de cascos inteligentes para patinetes y bicicletas, pero que pretende dar el salto a los cascos de moto. Para ello ha presentado en el IFA de Berlín, la feria de la tecnología,  su nuevo MC1 Range, un casco inteligente que cuenta con los mismos atributos que sus cascos para bicicleta como las indicaciones lumínicas en la parte trasera.

Para poder desarrollarlo, la empresa ha necesitado hasta 8 años de trabajo en los que no han dejado de trabajar en nuevas propuestas y tecnologías, consiguiendo por el camino hasta 170 patentes. El resultado de tanto esfuerzo ha sido el nuevo MC1 Range, un casco integral que pesa 1.400 gramos. Un peso de lo más contenido si tenemos en cuenta que está homologado bajo las exigentes normativas ECE 22.06 y DOT.

El secreto reside en la fibra de carbono que cubre la calota y el Poliestireno Expandido (EPS) del que esta compuesto su interior. Y es que este material no solo ofrece protección frente a los impactos al absorber parte de la energía en una colisión sino que también es un excelente aislante térmico y acústico.

Livall Mc1 Range001
Presentación cascos en el IFA de Berlín. Fotos: Facebook Livall

Tecnológicamente destaca la incorporación de una cámara de alta definición en el frontal con un ángulo de 120º con la que el piloto podrá grabar lo que ocurre mientras disfruta de su recorrido. Una solución que en otras partes del mundo también sirve para justificar partes de accidente o, en los casos más extremos, como caja negra. Para ello cuenta con una memoria interna con hasta 32 Gb con la que se podrán grabar hasta 60 horas de vídeo. Además, la cámara cuenta con sensor de luz para ajustar el brillo en todo momento de manera automática.

Tampoco podía faltar en este casco un intercomunicador Bluetooth con hasta 1.200 metros de alcance, reducción del sonido del viento, control con manos libres o la posibilidad de función Walkie-Talkie. Pero además, como ya se incluyen en sus cascos de patinete y bicicleta, cuenta con un sistema de iluminación 360º que advierte al resto de conductores de las maniobras que vamos a realizar (frenado o giro), sumando un plus de seguridad a los indicadores de freno y dirección del vehículo.

Livall Mc1 Range004
Presentación cascos en el IFA de Berlín. Fotos: Facebook Livall

Para alimentar a todos estos dispositivos electrónicos, cuenta con una batería de litio extraíble de 2.000 mAh de capacidad con hasta ocho horas de autonomía a pleno funcionamiento según especifica la marca. Pero sin duda, le tecnología que más destaca es su sistema de alerta ante caídas, un dispositivo que enviará un mensaje a tus contactos establecidos en caso de accidente con tu geolocalización y con el que podrás avisar de manera telemática a los servicios de emergencia.

Todos estos apartados podremos controlarlos desde uno de los laterales del casco con un control táctil. Eso si, pese a tener función de manos libres no se puede conectar con los asistentes de voz de Apple o Google para llevar a cabo órdenes de llamada telefónica u otras características. Se espera que su llegada a Europa se produzca en unos meses, concretamente en diciembre, teniendo un precio de salida de 790 euros.

Temas
Inicio