Compartir
Publicidad

Este vídeo es la demostración gráfica de lo hartos que están los ingleses de los ladrones de motos

Este vídeo es la demostración gráfica de lo hartos que están los ingleses de los ladrones de motos
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya te hemos hablado en más de una ocasión del PROBLEMÓN con mayúsculas que tienen en Inglaterra con los robos de motos. Los delincuentes tanto profesionales como amateur han visto en la sustracción de motos un filón con el que hacer caja rápida o valerse para perpretar otro tipo de delitos.

Se roban tantas motos al día en Inglaterra que casi se ve como algo normal y la intimidación de los ladrones se convierte en una explosión de ira contenida por parte de los testigos, hartos de este tipo de prácticas como podemos ver en el siguiente vídeo.

Robos de motos: Un problema endémico de seguridad ciudadana

En el vídeo recogido por una cámara de seguridad podemos ver cómo a las 21:30 de un día laborable dos individuos que se desplazan en un scooter se encuentran con una moto aparcada pero pasan de largo. 20 minutos más tarde vuelven, quizá con menos público y algo de herramienta.

El que circula detrás se baja y comienza a forzar el antirrobo de la moto aparcada, mientras el conductor del scooter se queda vigilando con el motor arrancado preparado para huir. Después de sólo unos segundos pasa un Ford Fiesta y su conductor no se lo piensa y se baja a recriminarles lo que están haciendo.

Ladrones

Uno de los ladrones entonces hace aquello a lo que se han acostumbrado, intimidando al conductor y golpeando su coche con un objeto contundente rompiendo el retrovisor. Lejos de amilanarse, el conductor del Fiesta toma distancia, engrana marcha atrás y arrolla a la moto con el tiempo justo para que el malhechor evite ser atropellado mientras el otro sale corriendo. Por entonces el conductor del Fiesta se baja del coche mientras llama a la policía.

Con esta maniobra el ciudadano consiguió una acción triple: hacer huir a dos ladrones, evitar el robo de una moto y recuperar una moto robada aunque con algunos desperfectos. Tres logros que quizá no valieran el riesgo para su integridad física al que se expuso.

Accidente Nino 10 Anos Robo Moto 5

Amparados por un marco legal en el que la policía casi no puede hacer nada contra los ladrones de motos, éstos sólo tienen que preocuparse de mantener a raya al resto de testigos a través de amenazas y actitudes violentas.

Este vídeo no es más que otra demostración gráfica de lo mal que están en Inglaterra en lo que se refiere a robos de motos y seguridad ciudadana. Hace algún tiempo pudimos ver cómo hasta cuatro delincuentes intentaban robar por tercera vez la misma Yamaha MT-07 aparcada a las puertas del domicilio de su propietario. Amenazando a la familia que se encontraba en el interior de la vivienda y, una vez desistido del tercer intento de robo, rompiendo las ventanillas del coche familiar.

La impunidad con la que actúan los ladrones en Inglaterra, y especialmente en Londres, es tan alta que no les importa actuar a plena vista, bajo la luz del sol y amedrentando con agredir a todo aquel que intente impedirles su cometido. Esto lleva años siendo así y lejos de disolverse con el paso del tiempo es una práctica que va a más.

Las autoridades han llegado incluso a plantearse sacar al ejército a la calle para tratar de disuadir a los ladrones, a lo que éstos han respondido quitándose el casco cuando son perseguidos por la policía para evitar que la policía les pueda tirar al suelo, en cuyo caso los agentes de la autoridad se tendrían que enfrentar a cuantiosas consecuencias económicas y judiciales.

Lejos de tratarse simplemente de robos de motos, los delitos de cualquier tipo relacionados con motocicletas se han incrementado en Inglaterra un 1.000% entre 2014 y 2017. En 2017 el número de delitos cometidos con un scooter fue de unos brutales 16.158, 44 al día; en 2016 fueron 5.145.

La facilidad para huir con una motocicleta y ocultarse ha favorecido que los delincuentes roben cada vez más, y en la escapada de uno de esos robos dos ladrones el año pasado atropellaron a un niño de sólo 10 años que fue ingresado en estado grave.

De momento Inglaterra sigue esperando un nuevo marco legan en el que los agentes de la autoridad puedan tener más herramientas para perseguir a los ladrones, mientras tanto en Birmingham siguen poniendo notas en las motos con mayor riesgo de ser objeto de robo. Como si fuera a servir de algo.

No es de extrañar que los ciudadanos estén hartos, aunque ni siquiera tengan moto.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio