Publicidad

Una de planes diferentes para este verano, porque a los moteros nos gustan las nuevas aventuras
Rutas

Una de planes diferentes para este verano, porque a los moteros nos gustan las nuevas aventuras

Publicidad

Publicidad

Es viernes, luce el sol, comienza un nuevo fin de semana y para algunos significa el comienzo de las vacaciones. A todos los que por aquí paramos el pensamiento que nos surge es cómo sacar el máximo partido para disfrutar más y mejor de nuestras monturas. Pero, ¿y si pudiéramos elegir algo diferente?

En mi caso confieso que los circuitos me gustan con su gran dosis de adrenalina y el offroad da rienda suelta al lado más salvaje. Pero siempre hay otras cosas que me gustaría hacer, planes nuevos sólo o acompañado, diferentes, aventuras distintas que me lleven muy lejos... Pero claro, para eso debería tener un garaje con muchas motos distintas y no sabría por cuál decidirme.

La carbonilla que todos llevamos dentro

Bmw S 1000 Rr Megaserfoto Lmr Power 008

El calor y los monos de cuero no son muy amigos, pero todos los sudores que pasamos enfundados en nuestro mejor traje se compensan nada más salimos a pista. Ese momento mágico de volver a poner la rodilla en el suelo y abrir gas a fondo sin contemplaciones ni mirar el velocímetro es una momento de evasión que nos encanta.

Son siempre las mismas curvas una y otra vez, pero eso no nos importa. El objetivo es disfrutar y aprender, trazando cada vez más rápido y disfrutando de las buenas compañías. Por cierto, que para evitar el calor, el año pasado descubrí cómo es eso de rodar de noche en circuito, toda una experiencia la mar de recomendable.

Un manillar ancho, por favor

Ducati Hypermotard 939 Mpm 059

Cuando pensamos en motos divertidas quizá la primera imagen que nos venga a la cabeza es una deportiva, pero en la realidad puede no ser así. Coger una moto con manillar ancho nos ofrece una diversidad de emociones en cualquier situación que ya quisieran las motos ultra-especializadas.

Dentro de la categoría naked (o semi-naked) tenemos desde auténticos pepinos derivados de motos deportivas hasta motos de corte utilitario pero con muchas cualidades para pasárnoslo bien. Incluso algunas motos sin carenado y manillar ancho pueden ser más específicas aún para circuito que muchas deportivas, como la Ducati Hypermotard 939 SP que nos maravilló en Castellolí, demostrando que no son necesarios 200 caballos para ir a fuego.

Kilómetros infinitos

BMW R 1200 RS

Le mejor meta es cuando no hay meta. Este es el mantra que se repite de vez en cuando en la mente de muchos de nosotros y nos obliga a subirnos a la moto con cualquier rumbo (o sin él) para viajar hasta la extenuación.

Cuando en carretera veo a esos motoristas cargados hasta las cejas con su equipaje envidio su capacidad de aguantar los kilómetros sin rechistar. Me encantaría disponer del tiempo (y del dinero) suficiente como para organizar un viaje de miles de kilómetros.

Custom, con olor a barbacoa

Harley-davidson-cvo-breakout

Pero los viajes hay formas y formas de hacerlos. No es lo mismo ir en tu enorme moto de turismo que hacerte de punta a punta la Ruta 66 montado sobre una auténtica moto americana con tu chupa llena de parches y tu mejor cara de malo.

Yo no tengo ninguna cazadora de cuero desgastada y cubierta de emblemas, pines y avalorios, pero si me hiciera una Ruta 66 ya me encargaría de hacerme con una que diera el pego para la ocasión. Ya que vivimos la experiencia, la vivimos del todo, ¿no? Me encantaría aparcar en la típica escena de película en un bar rodeado de motos en medio de ninguna parte, aunque sólo sea por pasarme a mirar.

Aventura máxima

Ducati Multistrada 1200 Enduro Prueba 090

Y para acabar con los viajes no nos podíamos olvidar de las grandes trail que están tan de moda. Unas motos aptas tanto para largas tiradas por carretera como para enfrentarse a tramos sobre superficies complicadas. Porque no me digas que no te gustaría hacer un viaje con un poco de todo.

Mucha carretera, pocas autopistas, etapas que discurren entre espesos y verdes bosques... hasta tramos de dunas, ¿por qué no? En la variedad está el gusto y posiblemente una trail sería la moto perfecta para emprender cualquier viaje, por complicado que sea.

El mundo retro, porque lo viejo mola

Triumph Bonneville T120 5

Por último, no podía olvidarme de las motos retro. Aunque no son mi ojito derecho, soy incapaz de negar que tienen un encanto envidiable. No serán potentes, ni rápidas, ni cargadas de tecnología. Ni siquiera hace falta que sean motos nuevas, cuanto más vieja y auténtica mejor.

¿Y qué podemos hacer con ellas? Pues sencillo: elegimos una, ponemos rumbo norte, el que más nos apetezca, llegamos a la costa, cogemos un ferry que nos lleve hasta el Reino Unido aprovechando que aún no se han separado de Europa y seguimos con nuestro viaje hasta pararnos a tomar algo en el mítico Ace Cafe. Per-fec-to.

Y como aquí cada uno tiene sus preferencias, adelante, ¿cuál sería tu plan distinto perfecto?. Eso sí, antes de salir acuérdate de repasar los 12 consejos para ir en moto en verano que comentamos hace poco (parte 1 y parte 2).

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir