Compartir
Publicidad

¿Para comprar motos hay crisis? El mercado de ocasión.

¿Para comprar motos hay crisis? El mercado de ocasión.
Guardar
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No puedo dejar de compartir con vosotros, los lectores, esta reflexión después de haber pasado recientemente por la experiencia de vender mi motocicleta en el mercado de ocasión. Aunque no es la primera vez que represento el papel de vendedor. La verdad es que todas las motos que he tenido han pasado a engrosar las listas de ventas de motos usadas y el panorama ha cambiado bastante desde que vendí aquella Suzui Bandit 600N que tantas alegrías me dio en su tiempo.

No hay secretos en este sentido, ni he contado con presupuestos holgados. Simplemente si te gusta estrenar un nuevo modelo de tanto en cuanto y eres escrupuloso con el cuidado de tus motos, puedes vender la que tengas antes de que pierda demasiado valor en el mercado de segunda mano. No sin algo de sacrificio, añades algo de dinero a mayores, y puedes cambiar de modelo e ir probando otros tipos de monturas. Hasta aquí todo perfecto. Bueno, cambiaría el “hasta aquí” por un: hasta la crisis, porque la dichosa recesión económica ha cambiado mucho el mercado.

Bandit 600N

Las motos, pese a todo, se venden. Muchísimo menos, lógicamente, pero se venden. De eso no me cabe la menor duda a tenor de las informaciones que recibo de gente del sector. La moto nueva pasa por un mal momento y la de segunda mano tiene más aceptación. Sobre todo esta última si se ofrece en el propio concesionario que directamente a nivel particular, por la garantía que muchas tiendas asumen. Debemos indicar que las transacciones entre particulares llevan implícita una garantía de seis meses como marca la ley.

El problema es que yo la denomino garantía envenenada, pero existe. Si alguien te vende una moto con un vicio oculto que posteriormente hace que tengas problemas, te puedes defender. Pero te costará mucho esfuerzo y dinero. Primero debes demostrar mediante un peritaje, que efectivamente el vendedor te ha ocultado una avería grave. Dinero. Posteriormente no se te ocurra ir con una reclamación a consumo ya que debes buscar un abogado e ir a juicio. Más dinero. El Código Civil recoge esta garantía por seis meses, ¿pero?…

En mi caso concreto he vendido una Triumph Street Triple del año 2010 y, a diferencia de mis anteriores motocicletas vendidas, esta vez han sido los compradores los que me han sorprendido tristemente. Mensajes del tipo: te doy 3000 euros ya mismo, han sido habituales en mi buzón de correo electrónico. Amén de las escusas más peregrinas aludiendo a la famosa crisis. Mis respuestas en este sentido siempre han sido las mismas. Y es que para comprar motos no hay crisis, para comprar pan sí. Os pongo en situación.

Sport 1000

Triumph Street Triple 675 del año 2010, matriculada en el 2011. 18.000kmts en su marcador hechos en un año y un mes, con algún extra y un año de garantía oficial por consumir, libro de mantenimiento sellado y bla bla bla, ya sabéis, impecable. Todos tratamos la moto bien, ¿verdad?. No me voy a detener en discutir el precio ya que no pretendo eso con este artículo. Además me alegro enormemente de que la persona que finalmente se ha quedado la motocicleta ha sido muy coherente y seria. Una persona que tendrá en esta Triumph Street Triple su primera moto grande y muchas ilusiones depositadas en ella.

He tenido la sensación de que hay gente que piensa que todo lo que se vende de segunda mano, en especial vehículos, es por imperiosa necesidad. Puede que en algún caso sea así, sin duda. La recesión ha tocado la parcela de ocio de muchos españoles, que, en ocasiones, deben prescindir de sus preciados bienes para cubrir otros aspectos de la vida más primordiales o básicas. Pero de prescindir de un bien a regalarlo hay un abismo. Y esto es lo que me ha llamado mucho la atención, salen “mercaderes” hasta debajo de las piedras.

Los precios en general se han abaratado y es muy buena época para comprar. Esto creo que lo tenemos todos claro, pero nadie da duros a cuatro pesetas. Hay que pensar que igual que la crisis ha servido para borrar a mucho pirata del mundo de la moto, (palabras textuales que leí a Pepo Rosell de Radical Ducati), también hay que mirar con lupa las motos de ocasión. Por el menor poder adquisitivo hay quien alarga las revisiones o incluso no hace el mantenimiento de las motos para ahorrarse todo el dinero que se pueda antes de vender.

Monster 696

Uno de los susceptibles compradores de mi ex-Triumph Street Tiple 675 me preguntaba una y otra vez si la moto se encontraba en perfecta condiciones. Decía que había visto hasta siete motos y todas tenían alguna pega, incluso una con partes de los laterales del colín visiblemente rotos. Llegó a discutir seriamente con uno de los vendedores ya que es muy molesto gastar tiempo y dinero en un desplazamiento para ir a ver una moto que no se ajusta a la descripción ni al estado de su anuncio de venta.

Aún teniendo la moto anunciada en uno de los portales de venta de motos de ocasión muy habituales de la red que todos conocemos, el comprador me ha hecho saber que es dentro de un foro de aficionados a las Triumph Street Triple y Speed Triple dónde vio el anuncio y se interesó por la moto. Le pareció más seguro buscar en una pequeña comunidad de usuarios, dónde un porcentaje muy alto de ellos se conocen, y en la que se vigila la sección de compra-venta para evitar vendedores indeseables. No quiero decir con esto que unos sitios web o portales sean mejores que otros pero lo que me apuntaba esta persona tiene su sentido.

Siempre se dice que el que vende quiere sacar el máximo dinero de la transacción y el que compra ahorrarse todo lo que pueda pero las motos son un artículo de ocio y lujo en cierta medida. Creo que esto no debemos olvidarlo desde ningún prisma, ni como vendedores ni como compradores. Sigo pensando, como decía antes, que para comprar motos no hay crisis. ¿Habéis vendido o comprado una moto recientemente?.

En Motorpasión Moto | Guía de compra motos usadas: El primer contacto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos