Publicidad

Dakar 2015: lo que no te contamos de la undécima etapa

Dakar 2015: lo que no te contamos de la undécima etapa
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Para el argentino Pablo Pascual este Dakar 2015 será su sexta participación, con un saldo de dos abandonos y cuatro finalizados. Por ello ya puede ser considerado un piloto experto en eso de gestionar las dos semanas de carrera y entender perfectamente dónde se puede ganar y dónde se puede perder.

Contra todo pronóstico puede que se meta dentro del selecto grupo del top 50, incluso con un poco de suerte del top 40 ya que en la meta de Termas de Río Hondo estaba situado en la posición 42º. Aun así todavía le quedaban casi 1.500 km por delante, todo un duelo para el cuerpo y mente a estas alturas.

He comprendido que en el Dakar hay que competir con la cabeza, no con la mano en el acelerador… La primera etapa maratón fue muy dura. Sufrí mucho en el trayecto hacia Uyuni y el día siguiente, cuando tuve que enfrentarme al Salar, tenía las botas y la ropa empapadas. Fue durísimo, el frío era aterrador…
Damien Udry Etapa11 Dakar2015

Estar en la posición 58º para un debutante no está nada mal. Yo mismo firmaría aquí y ahora. Damien Udry, el suizo que ha probado por primera vez este año las mieles del Dakar ya piensa con volver el año que viene, aunque no ha tenido un rally exento de dificultades como él mismo cuenta.

La gente me dice que es un Dakar difícil, y he de confesar que no me lo esperaba tan duro. Con todo, he conseguido evitar muchas trampas. Para mí, lo más complicado ha sido la ruta hacia Antofagasta. Me caí con fuerza a 200 km para la meta y reventé la moto. Por suerte, después vino la jornada de descanso. Menos mal, porque terminé aquella etapa con muchas dificultades y un dolor tremendo en la espalda. Hasta hoy no he empezado a encontrarme mejor.

La altitud no me ha planteado ningún problema”, dice este montañero de pro. “Pero en cambio a mi moto no le ha gustado nada la lluvia. He tenido que repararla durante dos horas para vaciar el motor, que se había inundado. Sin embargo, lo más duro con diferencia es la longitud de las etapas. Recorridos 300 km, me canso y pierdo la concentración. Es entonces cuando la conducción se vuelve peligrosa, cuando siento que me falta un poco de práctica. Por este motivo precisamente me siento feliz por estar aquí hoy. Quiero rematar la faena y volver el año que viene. Ahora ya puedo decir que sé lo que es un Dakar, así que podré prepararme para superar mis puntos débiles y aspirar a una buena posición en la general.

Pero no todo han sido momentos malos para este alpinista practicante del enduro ya que en las montañas de San Miguel de Tucumán ha disfrutado como un enano.

Ha sido magnífico. Árboles, hierba… ¡Parecía Suiza! Creo que he hecho una buena especial.

Y sí la hizo, trigésimo octavo al final de la misma.

Hans Vogels Etapa11 Dakar2015

No para todos el Dakar presenta dificultades. Para el holandés Hans Vogels está siendo de lo más tranquilo y de momento, se colocaba undécimo en la general en su segunda participación pero es que el año que viene ya acabó 22º.

Mi objetivo al llegar a Buenos Aires era terminar el Dakar en el Top 20… Y, a lo sumo, con un cierto optimismo, colarme entre los quince mejores… Pero esto, sin duda, supera de largo mis expectativas más ambiciosas.

Todo el mundo me dice que es el más duro desde que el rally desembarcara en Sudamérica. Lo curioso, sin embargo, es que a mí las cosas me han ido bien desde el principio. No he tenido ningún percance, me encuentro en forma, la moto corre que se las pela y el equipo está funcionando al mejor nivel. Cuando las cosas marchan bien, uno siente un chute de energía.

Y cuando todo te sale de cara, pues además vas rápido como así lo demuestra su séptima posición virtual en la primera parte de la especial entre Salta y Termas de Río Hondo.

Me he sentido verdaderamente cómodo después de la segunda etapa maratón. La ruta era francamente bonita y se podía rodar muy rápido. En el tramo final he decidido levantar un poco el pie del acelerador porque estábamos bordeando el maldito acantilado y mi rueda trasera estaba ya bastante desgastada, así que no he querido asumir más riesgos de los necesarios.

Al final, undécimo. No está nada mal.

Vía | Dakar

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios