Compartir
Publicidad

Ocho años de trabajo y el alma de tres artesanos están encerrados en esta Honda CB550 "Shogun"

Ocho años de trabajo y el alma de tres artesanos están encerrados en esta Honda CB550 "Shogun"
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El universo que gira entorno a las personalizaciones de motos está al rojo vivo desde hace ya algún tiempo. “Obras de arte” escuchamos algunas veces decir a los más entendidos en la materia con algunas creaciones, pero sin duda, está Honda CB550 “Shogun” probablemente sería una clara definición de obra de arte sobre dos ruedas.

Bryan Fuller, propietario de Fuller Moto en Atlanta, cree que ha terminado su “Shogun”. Después de ocho años de duro trabajo, los tres artesanos que han imprimido su arte sobre esta moto han dejado el proyecto en un estado inmejorable.

Solo Fuller, Totem y Herrera saben la de horas que han echado en su fabricación

Honda Cb550 Shogun 7

Fuller no ha contado el número de horas invertidas, ni el alto precio de contar con un grafitero comercial de primera línea como es Totem y el maestro de las grabaciones Tay Herrera durante tanto tiempo. Hasta las empuñaduras están confeccionadas por un fabricante de espadas de samurái tradicional que tardó dos años en crearlas.

Si le damos un vistazo general, podríamos pensar que se trata de una café racer mas con muy buenos acabados, pero céntrate un poco y aumenta la imagen para ver los detalles, verás cuantas veces se te escapa de la boca un “jod…”. Dragones tallados en la llanta y grabados en los cubos de las ruedas, sí, sí, grabados, nada de pinturas o vinilos. A día de hoy, Tay Herrera aún sigue diciendo que esculpir los centros de los cubos era casi imposible. No le falta razón.

Honda Cb550 Shogun 8

Una vez Fuller terminó de fabricar las piezas, se las pasó a Totem para que dibujase los diseños que después Herrera tallaría. Cada una de las piezas de esta moto expresa una idea para Fuller: el faro es iluminación, la tapa de encendido es velocidad, la tapa del embrague es potencia y el asiento nos dice que es una diosa del viento. Él sabrá lo que ha ingerido antes de decir esto.

Otra de las cosas más interesantes de esta moto es el depósito fabricado en metal. En ambos lados tiene tallado un samurái. En una parte está cortando y en la otra está soldando un pez koi. Trata de expresar las cuatro cosas que se pueden hacer con el metal: golpear, cortar, doblar y unir.

La esencia de construir algo realmente grande es tomarte todo el tiempo que necesites

El chasis de la Shogun está fabricado íntegramente por Fuller Moto con un solo objetivo: la velocidad. Usa su propio chasis de cromo-molibdeno hecho por encargo y tiene un basculante y depósito hechos a mano. El motor ha aumentado de cilindrada hasta los 600 cc y los carburadores pasaron por las manos de John Kaase Racing. Han tardado ocho años en total en hacer de la Shogun una obra maestra. Esto no es viable si quieres tener encargos, pero para Fuller este modelo no está diseñado para eso.

Honda Cb550 Shogun 10

Ahora mismo está en venta, pero lo importante para él no es el dinero. Tiene su significado sentimental en la colaboración con Totem y Herrera. Todos ellos se encuentran en la mitad de la década de los 40, han aprendido, han sido enseñados y el resultado es un regalo para la vista de tres artistas en plena madurez.

Fuller dice que sigue teniendo fallos y que no es perfecta, pero solo hay que mirar las líneas onduladas talladas a mano, los golpes con el martillo y todos los arañazos para darse cuenta de que se trata de una moto única con una cantidad de trabajo alucinante.

Fuente | Cycle World

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio