Compartir
Publicidad
Valentino Rossi cumple 40 años: 24 años de leyenda en la élite de MotoGP
MotoGP

Valentino Rossi cumple 40 años: 24 años de leyenda en la élite de MotoGP

Publicidad
Publicidad

Tal día como hoy hizo 40 años que nació Valentino Rossi. El astro italiano llega a la cuarentena como uno de los pilotos más carismáticos y talentosos que han pasado por la historia del motociclismo y lo hace encarando nada menos que su vigésimo cuarta temporada en la élite de MotoGP.

Rossi es hoy por hoy, con diferencia, el piloto más veterano de todo el mundial pero sigue afrontando las carreras con la misma ilusión, perseverancia y el ansia de victoria que ha caracterizado siempre a Il Dottore.

Sentando cátedra en las categorías inferiores

Valentino Rossi 40

Valentino Rossi llegó al Campeonato del Mundo de Motociclismo en 1996, en 125 cc. Por entonces la precocidad no estaba tan cotizada como actualmente y fue en ese mismo año, con sólo 16 años, cuando consiguió su primera victoria en el GP de la República Checa, anunciando que aquel peculiar chico italiano desgarbado había llegado para quedarse y hacer historia.

Si bien en la primera temporada ya se mostró correoso y competitivo a lomos de su Aprilia, Rossi tuvo que sufrir el necesario periodo de adaptación al mundial acabando en novena posición de la clasificación general de 125 cc.

Valentino Rossi Aprilia

Un año después, en 1997, Valentino Rossi empezó a ejercer el característico dominio que ha lucido durante toda su carrera. Su voracidad por la victoria le llevó a ganar un total de 11 carreras en un calendario de 15 GGPP hasta convertirse en campeón del mundo de 125 cc por primera vez.

Con su primer título debajo del brazo consiguió un pase directo a la categoría de 250 cc, montado sobre una Aprilia de fábrica y en uno de los equipos más poderosos del cuarto de litro. Nuevamente tuvo que pasar la penitencia de la adaptación en 1998, cediendo al subcampeonato en el primer intento a 23 puntos de una bestia como Loris Capirossi.

Valentino Rossi 40

En 1999 ataviado una vez más con la decoración de Nastro Azzurro sobre los carenados de la moto de Noale, Rossi buscó revancha y despuntó entre pilotos de la talla de Torhu Ukawa, Olivier Jacque, Sebas Porto, Shinya Nakano o el propio Loris Capirossi, acaparando nueve victorias y tres podios para adjudicar el título de su último año en las categorías inferiores.

Honda: cuando la leyenda del 46 llegó a MotoGP

Repsol Honnda Rossi

Valentino Rossi llegó a la categoría reina en el año 2000 como bicampeón, montado sobre la temible Honda NSR500 del equipo Nastro Azzurro Honda, una moto que prácticamente le pusieron envuelta con un lazo enorme y una invitación hacia el olimpo del motociclismo

Al igual que en las categorías inferiores, Rossi repitió el mismo patrón. Aunque no comenzó demasiado bien con dos abandonos en las dos primeras carreras, se mostró competitivo desde el inicio consiguiendo acumular ocho podios y dos victorias en su temporada inaugural jugando con los mayores. Estos resultados le fueron suficientes para lograr el subcampeonato tras Kenny Roberts Jr y meter miedo en una época en la que parecía no haber ni una sola figura carismática capaz de ganar.

Valentino Rossi Repsol Honda

Fue en su segundo año cuando dominó de forma absoluta. El año 2001 arrancó a lomos de las humeantes dos tiempos y Rossi, supo sacar lo mejor de su montura hasta atesorar 11 victorias implacables y dos podios con los que se convirtió en el último campeón en la era de los dos tiempo. Un título con el que además le pasó la mano por la cara a su archienemigo Max Biaggi.

A partir de entonces, en 2002, llegaron las mecánicas de cuatro tiempos a MotoGP y Rossi no perdonó. En 2002 Rossi arrasó en una temporada donde su peor resultado fueron cuatro segundos puestos y la retirada de la República Checa, siguiendo la misma pauta en 2003 consiguiendo dos títulos más en su haber.

En aquel momento se empezó a hablar de separación entre Honda y Rossi. Para la marca las victorias eran gracias a una mecánica superior y Rossi quería demostrar que el piloto marcaba la diferencia, que es el piloto quien hace superior a una montura. Por eso Valentino Rossi hizo estallar el paddock cuando anunció que en 2004 se marcharía a Yamaha.

Yamaha: el orgullo de Valentino Rossi

Rossi Motogp Gp Tailandia 2

Salvo por la irrupción de Ducati en 2003, Yamaha era la única marca que podía hacer sombra al gigante del ala dorada. La YZR-M1 era una moto rápida, pero no lo suficientemente competitiva. Quizá ese fue el motivo de la salida de Rossi a la marca de los diapasones y enfrentarse posiblemente al mayor reto en toda su carrera deportiva.

Rossi llegó a Yamaha acompañado de Jeremy Burgess, evolucionaron una moto perdedora a lo largo de la pretemporada de 2004 y, cuando llegaron al primer Gran Premio de la temporada en Sudáfrica, Rossi y su M1 con el dorsal 46 consiguieron la victoria contra todo pronóstico, regalándonos la incombustible imagen del beso entre el piloto y su montura apoyada sobre los neumáticos del trazado.

Valentino Rossi Motegi 2018 Lunes

Si una victoria fue inesperada, más lo fue el resto de la temporada. Cuando el paddock empezó a creerse que Rossi podría ganar con Yamaha, ya fue demasiado tarde. Valentino comenzó el idilio con la M1 ganando un total de nueve carreras en 2004 para alzarse con el título y ser aún más implacable en 2005 con 11 triunfos y su quinta coronona consecutiva, su séptimo título total.

La sintonía entre la firma de Iwata y Rossi fue absoluta, una simbiosis no encontrada en Honda y, pese a perder los títulos de 2006 (Nicky Hayden) y 2007 (Casey Stoner), la M1 le seguía despertando amor al italiano. Una devoción recompensada en 2008, año en el que se reencontró con los laureles a final de año para lanzarse a 2009 y revalidar el título, consiguiendo la cifra total de nueve campeonatos mundiales.

Ducati: el reto no conseguido de Valentino Rossi

Valentino Rossi Ducati

La ansiedad por superarse de Rossi no tenía fin. Tanto como para intentar volver a intentar un reto que parecía imposible: Valentino Rossi apostó por Ducati en 2011 y 2012 para buscar su décimo título mundial de la categoría reina... con una firma distinta.

El italiano llegó a la marca de Borgo Panigale con un claro objetivo: hacer el más difícil todavía. Rossi quería seguir ganando, quería ganar nuevamente con una moto que no pasaba por sus mejores momentos, pero para esta ocasión quería hacerlo con una moto que le permitiera completar el sueño italiano: combo piloto-moto-equipo transalpinos.

Valentino Rossi Ducati 2

El único piloto capaz de ganar un mundial con la Ducati Desmosedici era, y sigue siendo, Casey Stoner. El australiano logró el primer y único título para Borgo Panigale en 2007 y cuando Rossi llegó en 2011 se encontró con una montura difícil, con mucha potencia pero muy complicada de gestionar y demasiadas vías de trabajo.

Los resultados no llegaron. El podio en la cuarta carrera de 2011 en Francia fue un espejismo y el equipo técnico cambió la Desmosedici por completo, desterrando ideas que antes parecían funcionar y volviendo locos a los responsables del desarrollo. Pero nada funcionó en ninguna de las dos temporadas.

Valentino Rossi y Ducati sólo conservan como recuerdos positivos los podios de Francia (2011), Francia (2012) y San Marino (2012). Los números a final de año fueron igual de mediocres con un séptimo y sexto puesto en la general respectivamente. El sueño italiano se acabó y Rossi se despertó, de nuevo, en 2013, junto a su amada.

Vuelta a Yamaha y el décimo que no llega

Valentino Rossi Motegi 2018 Lunes 3

La primera carrera en Catar 2013 subido de nuevo a la Yamaha YZR-M1 fue para Valentino Rossi como el despertar de una pesadilla. Un podio le colocó de nuevo en el lugar donde debía estar y volvió a sentirse realizado como piloto. Aquel año no hubo grandes aspiraciones pero una victoria y cinco podios le auparon hasta la cuarta plaza.

Al año siguiente, en 2014, empezó el verdadero intento de reconquista por parte de Il Dottore. El décimo título mundial es una obsesión que Rossi lleva persiguiendo desde entonces pero para el italiano le ha sido harto complicado. Aún no lo ha conseguido, en parte por culpa de rivales tan talentosos como Dani Pedrosa, Jorge Lorenzo, Andrea Dovizioso o Marc Márquez.

Valentino Rossi 46 Anos 2

Todos ellos son pilotos más jóvenes que de pequeños se fotografiaban con el astro italiano. Ahora estos mismos pilotos son los que han forzado a Rossi a estar más preparado que nunca, entrenar como un animal, a modificar su estilo de pilotaje y encontrarse posiblemente en la mejor forma física que se ha encontrado jamás.

Las últimas temporadas son el ejemplo perfecto de un piloto constante, regular y rebosante de pundonor. Valentino Rossi ha estado desde su retorno a Yamaha en 2013 como un fijo en todas las quinielas e incluso cuando la moto no ha funcionado ha sabido sacar el mejor rendimiento.

Valentino Rossi 46 Anos 3

Durante las seis últimas temporadas Rossi no se ha bajado del top 5 de la general, ha sido subcampeón en tres ocasiones consecutivas (2014, 2015 y 2016) y su figura siempre ha sido una de las más a tener en cuenta a lo largo de toda la temporada.

Puede que Valentino Rossi no ha ganado un título desde el año 2009, un periodo en el que se ha visto batido por Jorge Lorenzo, Casey Stoner y Marc Márquez pero es admirable la competitividad con la que Rossi se enfrenta año a año, GP a GP, día a día al exigente circo de las carreras sin perder un ápice de motivación.

Un futuro ligado a MotoGP

Valentino Rossi Test Jerez 1

Valentino Rossi tiene de momento dos años más de contrato más por delante en Yamaha. La firma de Iwata confía en que un Rossi con 22 años pueda seguir siendo competitivo y el propio Rossi se ve con posibilidades. No es para menos. En la historia del motociclismo sólo hay seis hombres que han ganado siendo más viejos que Rossi (Fergus Anderson, Jack Findlay, Les Graham, Jack Aheam, Harold Daniell y Frantisek Stastny).

Seguir remando a contracorriente cuando todos dicen que Rossi es demasiado mayor para seguir en la exigentísima categoría de MotoGP y la posibilidad de volver a ganar carreras hacen que el alma del italiano se encienda.

Por desgracia, posiblemente a finales de 2020 nos encontremos con la retirada del astro italiano, pero no pasa nada. La luz de Rossi seguirá iluminando un mundial a través de sus equipos, posiblemente realizando las labores de jefe de equipo en una escuadra de MotoGP y dejando un futuro italiano bien atado en el motociclismo a través de la VR46 Academy de la que ya han salido campeones como Franco Morbidelli o Pecco Bagnaia, curiosamente ambos ya en MotoGP corriendo contra su propio tutor.

Es posible que cuando Rossi decida firmar su retirada lo haga con los nueve títulos mundiales que tiene y sin haber conseguido el décimo, pero ¿a quién le importa?. El italiano se retirará siendo uno de los pilotos más carismáticos, talentosos y exitosos de la historia del Campeonato del Mundo de MotoGP. Un piloto que ha sentado cátedra y que formará parte para siempre de la historia del motociclismo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio