Compartir
Publicidad

Morbidelli, el sueño de un carpintero campeón del mundo

Morbidelli, el sueño de un carpintero campeón del mundo
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace algo menos de una semana hablábamos sobre la historia de los hermanos Castiglioni y su aventura mundialista con Cagiva, hoy vamos a hablar de otro soñador italiano que fue capaz de alcanzar el esplendor mundialista partiendo desde una modesta fábrica de maquinaria para carpintería. Vamos a hablar de Morbidelli, y de sus éxitos en el mundial de 125 cc en los años setenta.

El fundador de la marca, Giancarlo Morbidelli nación en Italia en 1938, y desde niño fue un apasionado del mundo de la moto. Como ya hemos dicho el señor Morbidelli forjó una empresa que fabricaba maquinaria para carpintería, pero su gran éxito vino cuando en 1968 consiguió participar en carreras de motos. Giancarlo no era joven, contaba ya con 30 años, pero era un entusiasta.

En 1968 decidió fabricar su primera moto, una 50 cc monocilíndrica de dos tiempos refrigerada por agua que contaba con admisión por válvula rotativa y una caja de cambios de seis velocidades. El diseño se llevó adelante con la ayuda de Franco Ringhini, un mecánico famoso de la época. También desarrollaron una 125 cc de parecidas características técnicas.

Morbidelli 50 cc de 1971

Entre 1970 y 1972 el piloto de Morbidelli era Gilberto Parlotti. Piloto que rápidamente empezó a cosechar éxitos con la moto italiana. En 1970 ganó la carrera de 125 cc de Checoslovaquia, en 1971 ganó el GP de las Naciones en Monza y acabó segundo en Austria y en Alemania occidental. Era de los pocos pilotos que eran capaces de plantarle cara a Ángel Nieto en una 125.

Así llegó la temporada de 1972, Parlotti ganó en las dos primeras pruebas disputadas en Alemania Occidental y en Francia, quedó segundo en Austria y tercero en el GP de las Naciones en Imola. Así llegó la carrera del TT de la Isla de Man. Parlotti decidió correr la carrera para asegurarse unos puntos que podrían ser muy importantes en el mundial al no disputar esa carrera su máximo rival Ángel Nieto.

Con esta idea en mente se trasladó a la isla y a lomos de una Ducati 750 de calle se dedicó a dar vueltas por el circuito y así memorizar los cientos de curvas que hay en el. Llegada la carrera, esta se disputó con el asfalto mojado por la lluvia, a pesar de todo Parlotti lideraba la carrera con 18 segundos de ventaja sobre Chas Mortimer, el segundo clasificado sobre una Yamaha. Por desgracia Parlotti murió en el instante en el que se cayó en la zona de Verandah en la isla.

La muerte de Parlotti le privó de alcanzar un título mundial de 125 cc. Pero sirvió para que pilotos como Giacomo Agostini se negaran en redondo a volver a participar en una carrera en la Isla de Man, movimiento que acabó sacando esta prueba del calendario internacional en los años siguientes. Morbidelli esa temporada se retiró de la competición y desechó algunos proyectos como la 350 cc de cuatro cilindros que estaban desarrollando para el propio Parlotti.

Ángel Nieto con Morbidelli

En 1973 Morbidelli se las pintaba perfectas para alcanzar por fin el Mundial de 125 cc. Ficharon a Ángel Nieto al quedarse el Zamorano a pie tras anunciar Derbi que se retiraba de la competición. La combinación entre piloto y montura se esperaba que arrasara en esa temporada, pero no fue así. Nieto se retiró más veces de las que acabó una carrera con la 125 y ni siquiera llegó a probar la Morbidelli 350 de cuatro cilindros que habían rediseñado desde la temporada anterior. El contrato entre ambas partes se cumplió profesionalmente, pero sin ninguna gloria para ninguna de las partes.

En 1974 la marca fichó a un ingeniero de la talla de Jorg Möller que prometió que la Morbidelli llegaría a los 40 cv esa temporada. Recordemos que el motor seguía siendo un bicilíndrico de dos tiempos con admisión por válvula rotativa y contaba con una caja de cambios de seis velocidades. La potencia se alcanzaba a las 14.500 rpm, gracias a los pistones Mahle con un único segmento de 1 mm de sección, a los cilindros de aluminio con cobertura de Nikasil y una compresión de 15:1. El aceite utilizado era Petroil al 5% y los carburadores de 28 mm los firmaba Mikuni.

El embrague era multidisco en seco, con ocho discos de bronce sinterizado y siete discos de acero. El encendido lo alimentaba una batería Krober y era electrónico, disparando la chispa apenas 1 mm antes del punto muerto superior. Los frenos, de disco, los proporcionaba Brembo, y eran de 216 mm de diámetro. Contando con dos discos delante y uno detrás anclados a las llantas de cinco radios fabricadas en fundición de magnesio.

La instrumentación consistía en un cuentarrevoluciones graduado hasta las 16.000 rpm que ayudaba al piloto a mantener el motor en la estrecha banda de potencia utilizable entre las 10.000 rpm y las 14.500 rpm de la potencia máxima. La moto completa sólo pesaba 75 kg, y además de ser muy rápida era muy fiable.

Morbidelli número 51

Como muestra, en la temporada de 1975, Paolo Pileri acabó tercero en la primera carrera de la temporada (Francia) y ganó en las siguientes siete carreras. Su compañero de equipo; Pier-Paolo Bianchi acabó segundo en todas esas carreras y ninguno tuvo que disputar la última carrera en Brno en Checoslovaquia.

Tan efectiva era la moto que se decidieron a lanzar una carreras cliente para pilotos privados, aunque esta no era tan puntera como la moto oficial y obligó a un buen número de reparaciones en garantía por cigüeñales que re rompían con demasiada facilidad. En la temporada siguiente el dominador fue Pier-Paolo Bianchi, que ganó siete carreras disputándole el título a Ángel Nieto sobre Bultaco.

En 1977 se repitió el dominio italiano sobre una moto italiana, con el mismo número de victorias y un Ángel Nieto que se veía luchando en solitario sobre su Bultaco frente a una jauría de Morbidelli de pilotos privados y oficiales. Las estadísticas en MotoGP.com de esa época son épicas. Ese mismo año Morbidelli también ganó el mundial de 250 cc con Mario Lega sobre ella. Este mundial no fue conseguido de manera tan arrolladora como el de 125, pero la regularidad de la moto y su piloto les permitió adjudicárselo con sólo una victoria, unos cuantos podios y varias carreras siempre en los puntos.

Llegado este punto Morbidelli quiso entrar a competir en la categoría de 500cc, con un motor desarrollado por ellos mismos, pero inspirado en el cuatro en cuadro de Suzuki consiguieron alcanzar los 130 cv a 11.500 rpm. Pero un gran número de fallos mecánicos y algunas caídas de su piloto Graziano Rossi, dieron al traste con este experimento.

Ahora, que están a punto de cumplirse 40 años de aquellos Mundiales de la marca italiana, se ha lanzado un documental-película de casi hora y media para conmemorar las victorias, los pilotos y las máquinas míticas de esa época. El DVD lo puedes comprar en la propia web que han habilitado, aunque en ocasiones parece que no funciona correctamente. Sea como fuere, aquí os dejo un trailer y un teaser de esa película-documental del éxito de Morbidelli en los años setenta.

Vía | Rocket Garage

Más información | Morbidellifilm

Vídeos vía Youtube Jefrey Zani | Trailer y Teaser

Fotos vía | Wikimedia | Morbidelli 50 Resto de fotos, capturas de vídeo

Datos técnicos | Mick Walker's italian racing motorcycles y La enciclopedia de las motocicletas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio