Compartir
Publicidad
Publicidad

Lorenzo y su equipo no esconden su enfado

Lorenzo y su equipo no esconden su enfado
Guardar
27 Comentarios
Publicidad

Nunca he sido partidario de acercar el micro a alguién que puede estar muy caliente tras un incidente en pista, como podía ser Jorge Lorenzo tras la polémica carrera de hoy o su jefe de equipo, Dani Amatriaín. Al primero, por suerte, creo, no se le dejó hablar en caliente, y a Dani se le dió esa oportunidad con los micros de TVE pero este se limitó a mostrar su enfado pero no extenderse en sus quejas. Muy bien hecho, desde mi punto de vista.

Sinceramente, pensaba que una vez lo hablaran y estudiaran con tranquilidad las imágenes del incidente entre Bautista y Lorenzo, se les pasaría un poco el enfado, porque la verdad, yo me apunto al carro de los que piensan que es un lance de carrera. Para exculpar un poco a Álvaro Bautista hay que tener en cuenta que es la rueda trasera de Álvaro la que impacta con la rodilla de Jorge Lorenzo, por lo que se podría entender que la posición la tenía ganada el de Talavera. La consiguió ganar entrando al límite, pero vaya, en la carrera de 125 se habían visto tres o cuatro como esa. Pero desgraciadamente, la decisión tomada por el equipo de Jorge Lorenzo de reclamar oficialmente la acción me ha sorprendido negativamente. Suerte que la dirección de carrera ha puesto un poco de sentido común en todo esto y ha desestimado dicha reclamación, como no podía ser de otra forma. En concreto, el equipo Fortuna Aprilia había puesto una reclamación contra Álvaro por haber tenido "un comportamiento antideportivo" y haber realizado "un adelantamiento incorrecto". Y Jorge se suma a este pensamiento: "Bautista ha ganado pero no ha sido limpio".

Y en el otro lado de la polémica, Álvaro Bautista explica el incidente con un matiz significativo: para Álvaro es Jorge Lorenzo el que le toca a él, que puestos a juzgar las imágenes, así es efectivamente, aunque se debe a que Álvaro Bautista lleva una trayectoria que le obliga a abrirse mucho antes en la salida de la chicane. "Mi intención era intentar pasar a Lorenzo, he visto que en la 'chicane' podía abrir gas antes que él, he intentado pasarlo, me he metido por dentro, me ha tocado y me ha hecho perder un poco de tiempo".

Pero vaya, al fin y al cabo, y como en la mayoría de polémicas de esta guisa, las carreras son así. Sólo un detalle, Jorge Lorenzo ya tiene una particular enemistad con otro piloto español de la categoría, Héctor Barberá, y creo que no debería ganarse otro enemigo de nuestro país.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos