Compartir
Publicidad
Publicidad

La caída salvada, ese elemento ignorado que siempre nos emociona

La caída salvada, ese elemento ignorado que siempre nos emociona
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como una falta directa que roza la cruceta de una portería o ese balón que se estrella en el palo y se pierde en las gradas. Esto produce una serie de acontimientos y actos involuntarios de nuestro cuerpo que se repiten en los moteros que ven a un piloto lograr salvar una caída. Los signos son claros: manos a la cabeza, grito que comunmente intenta decir ¡uy! y una postura corporal a medio camino de estar de pie y estar sentado, pues inmediatamente después te dejas caer sobre el sofá. Ese instante da emoción a cualquier carrera y creo que ha llegado la hora de hacer un hueco a las más memorables.

Unos dirán que es pura potra, otra que es fruto de las cualidades técnicas y habilidades del piloto y otros que simplemente es una cuestión de reflejos. Sea como fuere, vamos a dar un rápido repaso a algunas de las casi–caídas que se han producido a lo largo de los años y que hemos podido rescatar de los archivos gracias a nuestro recurso insaciable que es Youtube. Eso sí, por cortesía, empecemos primero por las vistas en cualquiera de las categorías de MotoGP. El semáforo ya se ha apagado y ahí viene la primera.

Protagonizada por un piloto muy querido por los aficionados es una muestra del control que puede llegar a tener uno de ellos en una situación de riesgo extremo y catástrofe inminente. Aquí va el espectacular Alex Debón durante su última temporada como piloto en el circuito de Brno en la República Checa. ¡Viva Moto2!

Estoy seguro de que esta os ha recordado a otra muy parecida pero que tuvo lugar en la primera curva del circuito de Jerez en 2008. Lleva el cinco en el carenado y la bandera de los Estados Unidos tiene siempre un hueco en el diseño de su casco. Estoy hablando, cómo no, de Colin Edwards. Lo que la grada pudo ver entonces pocas veces se repite y por ello Colin se encargó de dejarlo claro con sus gestos.

Ya que hemos ido hasta ese año, quedémonos para ver la categoría de 250cc que tanto se echa de menos a veces. Aunque no tuvo mucha suerte Thoma Luthi es, que no se nos olvide, un campeón del mundo y su calidad quedó demostrada cuando en una de las curvas de Sachsenring el de Aprilia pisó un charco que le dejaba sin agarre en ambas ruedas. Digno de volver a recordar.

Y para no dejar la categoría de los dos tiempos nos quedamos con la que probablemente es la que más impacte. Hay agua, gravilla, falta de agarre y muchos nervios. La salvada que logró Mika Kallio en su temporada con KTM es sin duda de lo más espectacular que hayamos visto jamás.

Para terminar esta sesión os dejo con un auténtico viaje al pasado. Concretamente hasta el Gran Premio de San Marino de 1985 donde el mítico Randy Mamola nos dejó sin palabras al verle hacer lo que viene a continuación. Auténtica vieja escuela.

Pronto echaremos también un vistazo a lo que son capaces de hacer los chicos que llevan motos derivadas de serie. Os puedo adelantar que no tienen absolutamente nada que envidiar.

En Motorpasión Moto | Maxime Berger sale ileso del mayor susto de su carrera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos