Compartir
Publicidad

Jorge Lorenzo tenía razón

Jorge Lorenzo tenía razón
Guardar
8 Comentarios
Publicidad

Aproximadamente hace un año y medio, en abril de 2009, escribí un post sobre el comic de Jorge Lorenzo. El título del post era “Jorge Lorenzo gana el Mundial 2010… ¡en su cómic!” y comentaba aspectos diversos del libro. En concreto, mencionaba que me parecía excesivo que en el argumento Jorge ganará el Mundial 2010.

Al final de la temporada 2010, con el Mundial en el bolsillo de Jorge, solamente me queda tragarme lo que escribí hace un año y medio. Concretamente, escribí “No obstante, lo que sí que me ha parecido excesivo del argumento es que Jorge gane en el cómic el mundial de MotoGP de 2010: los mundiales se han de ganar en la pista. Veremos a finales del año que viene si el cómic era premonitorio y visionario (Jorge se convierte en el campeón de MotoGP en el 2010) o si el único mundial de MotoGP que consiga ganar Jorge sea el de papel en este libro. El tiempo lo dirá.”

Ahora toca reconocer lo valiente que fue Jorge Lorenzo dejando por escrito su compromiso de ganar el Mundial de este año. Fue muy osado y lo más impresionante es como ha conseguido hacer realidad su título Mundial, como él predijo. Grande Jorge.

Lo que si ha sido diferente a la realidad ha sido la forma de conseguir el título. En el comic, Lorenzo ganaba el título en la última carrera de la temporada, Jerez, tras una gran remontada en una carrera con lluvia. Una concesión a la ficción, ya que la carrera de Jérez siempre está entre las primeras de la temporada. Además, en la vida real lo ha conseguido con varias carreras de antelación al final de la temporada.

Matices de ficción aparte, justo es tragarme mis palabras de hace un año y medio. Nada de Mundial de papel: Jorge ha ganado un Mundial de los de verdad en la pista. En el 2010. Como él mismo preveía hace un año y medio. ¡Chapeau!.

En Moto22 | Jorge Lorenzo gana el Mundial 2010… ¡en su cómic!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos