Compartir
Publicidad

El toque femenino del mundial: de Taru Rinne a Ana Carrasco

El toque femenino del mundial: de Taru Rinne a Ana Carrasco
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hablando de motociclismo y de mujeres siempre acaba habiendo debate y me encanta. Las opiniones son bastante diversas, y esas son las más comunes que me suelo encontrar:

Primero, siempre hay gente que cree que sería mejor hacer un campeonato del mundo femenino; el segundo grupo, un clásico, son los que dicen que esto es un deporte “de machos” (que obviamente me hace reír, por no hacerme llorar); por último, bastante parecidos hay dos grandes sectores, el que defiende que haya mujeres sin más (no matiza), y el que dice que estén siempre y cuando reúnan la calidad necesaria para estar ahí.

Mi opinión cuadra más dentro del último grupo, pero me hace replantearme algunas cosas: ¿tienen todos los pilotos (chicos) la calidad necesaria para estar dónde están? Esto daría para otro artículo, así que mejor lo aparco y me centro en el motociclismo femenino.

Con este breve repaso que daremos por la historia de la chicas en el Campeonato del Mundo de Velocidad veremos que hay de todo. Chicas que han destacado y en cambio, otras que han pasado totalmente desapercibidas. ¡Ojo! No nos equivoquemos, esto no quiere decir que ninguna de ellas sea mala piloto, ya que algunas han tenido éxito en otras competiciones. Pero para no aburriros a vosotros, vamos a centrarnos sólo en el mundial.

Aunque fueron varias las mujeres que pasaron por el mundial en categorías como 50 cc. (Beryl Swain), 500 cc. (Gina Bovaird, que no se clasificó para la carrera) o 80 cc. (Igne Arends) no es hasta 1987 cuando en 125 cc. aparecerá la finalndesa Taru Rinne, para muchos la verdadera "pionera" del motociclismo femenino, al menos en la versión más moderna del campeonato.

Taru Rinne debutaría con mal pie en el campeonato, no llegando a clasificarse en el Gran Premio de Suecia. No sería hasta agosto de ese mismo año cuando participaría en el Gran Premio de la República Checa, donde acabaría vigésima.

Aunque su paso por varias carreras del mundial duraría hasta 1990 fue un año antes cuando conseguiría su mejor resultado. Fue en el Gran Premio de Alemania del Oeste, donde logró clasificarse segunda y acabar en una muy digna séptima posición. Durante 1988 logró sumar dos puntos, cifra que aumentaría al año siguiente, que logró un total de 23 puntos.

Taru Rinne durante el Gran Premio de Japón de 1990
Taru Rinne durante el Gran Premio de Japón de 1990

En esos mismos años aparecerían otras dos mujeres que no hicieron mucho ruido en su aparición. Por un lado la alemana Undine Krummer, que participó en algunas carreras de la extinta categoría de 80 cc. y Linda Walsh. Esta piloto australiana participó durante tres años consecutivos (1990 - 1992) en el Gran Premio de Australia. En su primera año coincidió con Taru Rinne e hizo su mejor posición, acabó vigésimo quinta.

Pronto apareció también una japonesa, en este caso Tomoko Igata en la categoría de 125 cc. Su primer Gran Premio fue el de Japón en 1992, la única carrerá en la que participó ese año y acabó vigésima tras haber salido décimo tercera. Durante los años 1994 y 1995 participó en gran parte del campeonato, siendo su mejor resultado, también como su compatriota, una séptima plaza en Brno.

Su mejor año fue 1995, llegando a sumar 23 puntos en el campeonato aunque sus primeros puntos llegaron el año anterior, en el que consiguió 7.

También en 125 cc. y durante esos años apareció una italiana, Daniela Tognoli, que probó suerte en el mundial. La verdad que no le fue muy bien, con resultados bastante discretos. Su primer gran premio fue el de Misano en 1993. Durante ese año participó en cinco grandes premios, siendo su mejor resultado una vigésimo cuarta posición en el complicado circuito de Laguna Seca.

Al año siguiente sólo tuvo la oportunidad de participar en cuatro grandes premios, con resultados similares, por lo que se puso fin a su andadura por los trazados del mundial.

Estas tres primeras mujeres compartieron pista con grandes campeones del motociclismo mundial y que, por muy jóvenes que seamos aun algunos, aun nos suenan de verles por el paddock o la tele actualmente. Algunos de los nombres son Jorge Martínez “Aspar”, Emilio Alzamora, Fausto Gresini o Lucio Cecchinello.

Tendríamos que esperar unos añitos para que se volviera a dar la oportunidad a una mujer de subirse a una moto en un Gran Premio; no fue hasta 2001 cuando la alemana Katja Poensgen pudo subirse a una 250 cc. en el circuito de Suzuka.

Katja Poensgen durante la pasada temporada
Katja Poensgen durante la pasada temporada

Katja participaría ese año en 15 de las 17 pruebas del campeonato, tomando la salida en 14. Consiguió sumar 2 puntos y su mejor resultado fue en Mugello quedando décimo cuarta. Al año siguiente no compitió y volvió en 2003, donde sólo participó en 10 citas y no consiguió ningún punto, aunque se quedó cerca quedando décimo séptima en el Circuito de Catalunya.

La alemana compartió trazados con grandes pilotos, algunos aun compiten en la actualidad en diferentes categorías y competiciones, como Toni Elías, Randy de Puniet, Marco Melandri, Sylvain Guintoli, Joan Olivé, Fonsi Nieto, Roberto Locatelli o el malogrado Daijiro Kato.

También durante esos años hubo otras tres mujeres que hicieron sus “pinitos” por el mundial de motociclismo en la categoría de 125 cc.

La primera fue la australiana Cath Thompson que participó en el Gran Premio de Australia de 2001 donde no pudo terminar la carrera tras completar tan sólo doce vueltas. Tuvo compañeros de pista de lujo como Dani Pedrosa, su compatriota Casey Stoner, Pablo y Gelete Nieto, Gabor Talmacsi o Toni Elías.

La última de ellas fue la checa Marketa Janakova, que competiría por primera vez en Brno en 2003. Su posición no fue nada destacable, vigésimo quinta, pero tuvo la oportunidad de participar en seis carreras al año siguiente. Su mejor posición fue vigésimo tercera en el trazado de Motegi tras salir en parrilla trigésimo octava.

La última participación de Marketa en el campeonato sería la siguiente, en Malasia, donde no pudo acabar la carrera. Jorge Lorenzo, Andrea Dovizioso, Marco Simoncelli, Thomas Luthi o Roberto Locatelli fueron algunos de los pilotos con los que compartió pista.

Elena Rosell durante el GP de Le Mans en 2012
Elena Rosell durante el GP de Le Mans en 2012

Ya entrando al último grupo de mujeres que han participado en el Campeonato del Mundo de MotoGP nos vamos totalmente a la actualidad y, además, con presencia de nuestro país.

De nuevo volvemos a encontrarnos con varias mujeres que pasaron por el mundial de forma bastante discreta. La primera fue la australiana Cadice Scott, en 2005, que participó en el circuito de Phillip Island. Siguieron su mismo camino húngara Nikolett Kovacs (Gran Premio de Turquía, 2007), Ornella Ongaro (Gran Premio de Francia, 2009) o Adrea Touskova (Gran Premio de la República Checa, 2008, 2010). Todas ellas corriendo como invitadas y en su cita local.

La pionera de las nuestras, y con un cambio importante en cuanto al papel de la mujer en el campeonato, fue Elena Rosell que llegó a Assen en 2011 como sustituta de Julián Simón en el Mapfre Aspar Team de Moto2. Con una climatología terrible la experiencia de Elena no fue muy agradable y no pudo clasificarse para la carrera. A pesar de eso Jorge Martínez "Aspar” le dio la oportunidad de participar en las carreras de Aragón y Valencia ese mismo año, donde quedó trigésimo tercera y vigésimo quinta respectivamente.

Para la temporada siguiente fichó por el QMMF Racing Team convirtiéndose en la primera mujer en competir a tiempo completo en el Campeonato del Mundo de Moto2. La mejor posición de la española fue en Malasia, donde acabó vigésima. No hubo renovación del contrato y volvió durante esta tempora a competir en el CEV.

Después de que Elena abriera camino llegó este año, por parte del Team Calvo, la oportunidad para Ana Carrasco en Moto3, compañera del desde ayer campeón de Moto3 Maverick Viñales.

Su primer gran premio fue el inaugural de la temporada, en Qatar y ha competido en todas las carreras de la temporada. La murciana ha ido mejorando a lo largo de la temporada y ha conseguido convertirse en la primera española en puntuar consiguiendo un punto en Sepang el pasado 13 de octubre.

Ana Carrasco celebrando con el equipo su primer punto en Sepang
Ana Carrasco celebrando con el equipo su primer punto en Sepang

Esos no han sido los mejores resultados de Ana, que ha conseguido sumar en total 9 puntos esta temporada. Este pasado fin de semana en Valencia consiguió terminar octava y su mejor clasificación en parrilla fue en el Gran Premio de Australia, aunque luego no le fue bien en carrera y no puntuó.

Para terminar este repaso cabe mencionar a la piloto del CEV, y ganadora de dos carreras esta temporada en dicha competición, María Herrera. La piloto participó por primera vez en el mundial esta temporada en el circuito de MotorLand. María sufrió una caída en la primera vuelta pero se levantó para terminar la carrera y, pese al resultado, disfrutar de un sueño cumplido.

Por supuesto a mí me parecen pocas, en muchos países hay varias pilotos en los campeonatos nacionales que nunca dan el salto al mundial teniendo, en muchos casos, menos opciones que los hombres. No quiero que haya una discriminación positiva o negativa por sexo de un piloto, pero ojalá podamos disfrutar más del talento femenino. Y, por supuesto, que podamos contar cómo puntúan, cómo suben a un podio y, por qué no, cómo ganan alguna carrera del mundial e incluso un título.

Fotos | Wikimedia, Facebook Ana Carrasco, Facebook Katja Poensgen, Elena Rosell

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio