Publicidad

De viaje al GP de Holanda Dutch TT Assen 2010

De viaje al GP de Holanda Dutch TT Assen 2010
8 comentarios

Por supuesto que el ideal de un motero a la hora de ir a ver un Gran Premio es hacerlo en moto con todo el ritual que ello conlleva, preparar la moto, el equipaje, planificar la ruta, etc… pero si el tiempo es limitado y no dispones de los días necesarios para un paliza en moto de 4000 Kilómetros. O como es mi caso en estos momentos ni siquiera con moto para realizar el viaje, te conformas, y te toca ir en coche al circuito. Eso sí con toda la alegría e ilusión del mundo ya que no todos los días se pueden ir a ver las carreras en directo a Assen.

Es impresionante pensar que se lleva corriendo en moto más de 80 años en este lugar, por lo que la tradición motera que se respira en el ambiente es inigualable, de hecho no he visto nunca comisarios de pista, vigilantes de puertas, o simples banderas tan mayores, en ningún otro circuito del mundo. Al igual que el parque de motos de los holandeses que aunque puedes ver los últimos modelos que hacen babear a nuestro compañero Nostromo Mille como la RSV 4 que os dejo en la galería de fotos, lo normal es ver modelos de los años 90 al 99 de cualquier marca y modelo en perfecto estado de conservación.

Como es normal desde que pones rumbo Norte por la autopista A-28 en dirección a Assen, la concentración de motos en ruta por metro cuadrado empieza a dispararse, pero eso si, tanto coches como motos van circulando a los límites de velocidad permitidos o un poco por encima de ellos, aunque ello no quita como nos cuenta L.Font en su post: “El coste real del GP de Holanda” que al existir muchos tramos limitados a 80 km/h o 100km/h en cuanto te despistas, te han hecho una foto.

Los accesos al circuito y zonas de aparcamiento son suficientes y para el día de la carrera se encargan de habilitar nuevas entradas y zonas para aparcar tanto coches como motos, no solo dentro del circuito, sino también en los campos cercanos a este. Pero es tal la avalancha de personas que tienen que soportar que todo se queda pequeño aunque si retenciones de importancia. En esta edición rondaron los 100.000 espectadores el día de la carrera.

Porque realmente otra cosa que me ha sorprendido mucho es que el día de entrenamientos hay mucha menos gente que el día de carrera, quizás influya la manera de organizar la venta de entradas, solo pudiendo comprar el Viernes por separado la entrada para los entrenamientos de ese día y por otro lado la entrada para la carrera del Sábado, y no una entrada única que te valga tanto para entrenamientos como para la carrera.

El circuito desde el punto de vista del espectador es una pasada por la cercanía que tienes a la pista, estando en alguna de las tribunas a muy pocos metros del paso de las motos. Imagino que a los pilotos no les haga tanta gracia el tener muros y defensas tan cerca, aun así parece un circuito bastante seguro. Para seguir la carrera no es como Valencia en el que se ve casi todo el circuito, pero si hay tribunas donde puedes ver en directo gran parte del trazado, y donde menos se ve, lo suplen con gigantescas pantallas.

Pantalla circuito Assen

En cuanto al paddock situado en el centro del circuito se queda pequeño con tantos equipos y categorías el día del mundial, por lo que parte de los camiones los tienen que aparcar fuera y algunos equipos y categorías inferiores como los jóvenes de la Red Bull Rookies Cup tiene sus box en carpas un poco lejos del pit line, formando curiosas colas a la hora de ir a pista para comenzar la carrera.

En definitiva se nota el buen hacer de la organización y los años que les avalan en la realización de este tipo de pruebas.

En Moto22 | El coste real del GP de Holanda

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios