Publicidad

La donación de 12 cascos de unos empresarios mete a la Guardia Civil de Conil "en un berenjenal"

La donación de 12 cascos de unos empresarios mete a la Guardia Civil de Conil "en un berenjenal"
1 comentario

Publicidad

Publicidad

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha emitido un comunicado en el que informa de que la Asociación de Empresarios de Conil (AE Conil) ha comprado recientemente 12 cascos a la Guardia Civil de Conil de la Frontera para que puedan ir en moto y que así haya más presencia del cuerpo por la ciudad.

La AE Conil asegura que tras pedir durante varios años a la Subdelegación del Gobierno de Cádiz "más efectivos de la Guardia Civil en el municipio para julio y agosto, ante la masiva afluencia de turistas durante este periodo, y viendo que no se obtiene ningún tipo de resultados", han decidido ponerse en contacto directo con la Guardia Civil de Conil y remediar esta situación.

Los empresarios piden más patrullas y seguridad

Durante los meses de verano Conil de la Frontera aumenta su población con la llegada del turismo y por ello la AE Conil considera que es necesaria que haya más presencia de la Guardia Civil para cumplir con el proyecto de Turismo Seguro que tiene como objetivo reducir el índice de criminalidad que se registra en Cádiz durante los meses de verano.

Hemos intentado ponernos en contacto con Juana Sánchez, la presidenta de AE Conil. Sin embargo, de momento no hemos recibido ninguna comunicación por su parte, así que nos remitimos a la información que ha publicado la asociación en sus redes sociales. En ellas explican que han hablado "con el capitán de zona Sr. D. Carlos Asenso, que propuso a la asociación la posibilidad de aumentar la presencia de este cuerpo en el pueblo con la adquisición de los doce cascos necesarios para que más efectivos pudiesen utilizar las motos existentes".

La AE Conil "se siente satisfecha con esta colaboración, por el bien de la Seguridad Ciudadana de Conil", pero la cuestión no es tan sencilla.

"Parece una película de Berlanga"

Según nos ha explicado José Encinas, secretario general provincial de AUGC Cádiz destinado en Tráfico, "no entendemos cómo un capitán de la Guardia Civil puede solicitar a una asociación de comerciantes que le compren 12 cascos para que puedan prestar un servicio en la calle. El tema de las donaciones está regulado por la Guardia Civil. A quien tiene que reclamar el presupuesto necesario es a la Guardia Civil y a la propia administración, no a los comerciantes".

"¿Qué pasa si necesita un coche?¿También se lo va a pedir a los comerciantes? No es de recibo. El oficial de turno debe pedir las cosas por los cauces oficiales. Desconocemos si el capitán lo ha hecho así. La comandancia de Conil dice que hacerlo a través de una donación es una forma de agilizar los trámites, pero hay que hacerlo por el procedimiento habitual de la Guardia Civil aunque esto implique un retraso", explica Encinas.

Majesty 125 Yamaha Majesty 125.

A pesar de que la entrega de los cascos se realizó hace una semana, de momento no los han podido utilizar. Para empezar, las motos (unos scooters Yamaha Majesty de 125 cc), tal como nos especifica Encinas, "aún no están reparadas y están pendientes de hacerles una revisión completa y cambiarles las baterías ya que hace años que no se usan", algo que se contradice con el comunicado de la AE Conil: "las 5 motos han sido arregladas con presupuesto del Ministerio del Interior".

Según nos informa el secretario general, "los cascos son de la marca LS2 de gama baja-media. Cada equipación que adquiere la Guardia Civil por concurso pasa por una homologación y una autorización por los cauces oficiales y estos cascos no han pasado por esa vía. Además, estos cascos también incumplen con la imagen de la dotación ya que son blancos en lugar de los verdes y serigrafiados de la Guardia Civil".

También hay otro impedimento para que la Guardia Civil de Conil patrulle con esas motos y es que necesitan no solo el casco, sino el resto de la equipación reglamentaria cuando van en moto: botas, chaqueta con protecciones, pantalones... algo de lo que no disponen actualmente tal como nos confirma Encinas: "si prestamos un servicio en moto con el uniforme ordinario podemos tener algún riesgo en caso de caída. Son cuestiones que para nosotros se salen de lo normal. Parece una película de Berlanga".

"El problema con todo esto además es que el capitán ha adquirido un compromiso por la donación de los comerciantes. Se rompe la imparcialidad de la Guardia Civil a la hora de prestar un servicio. Se pueden dar situaciones comprometidas para los propios miembros de la Guardia Civil; por ejemplo, los comerciantes podrían exigirles que a ellos les protejan más que a los demás", reflexiona el secretario.

José Encinas nos explica que "el capitán acordó con los comerciantes sacar las motos a las calles para patrullar por la ciudad, pero esa no es la solución. El problema es que falta personal. En Conil son 50 guardias civiles. Cerca de 20 puestos no están ocupados entre la gente que está de vacaciones y aquellos que están comisionados en otras unidades. Así que en verano Conil no tiene más de 25 agentes, que en verano tiene más de 100.000 habitantes debido al incremento del turismo".

"Los que se han metido en un berenjenal han sido ellos (el capitán de Conil) y habrá que ver cómo reacciona la Dirección General de Tráfico o la propia Comandancia de Cádiz", concluye Encinas. Sin embargo, aquí sigue sin resolverse la petición ciudadana: más seguridad para los comerciantes con el aumento de la población. ¿Quién lo va a solucionar y cuándo?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir