Publicidad

Las Harley-Davidson invaden Gibraltar

Las Harley-Davidson invaden Gibraltar
2 comentarios

El pasado sábado 4 de agosto se celebró la 13ª Gran Ruta Internacional Harlysta-Custom Cádiz-Gibraltar, que por su nombre ya nos podemos hacer una idea de lo que consiste. Se trata ni más ni menos que de una ruta que comenzó en Cádiz para dirigirse a la Roca, que aunque a veces tenga sus cosillas, no deja de ser un sitio de lo más curioso para visitar. Así que en esta ocasión, por aquello de que no tengo ni una Harley ni una custom, me colé subrepticiamente en Gibraltar para disfrutar de primera mano de lo que fue una bonita fiesta motera, que al fin y al cabo es de lo que se trataba, y asistir a una auténtica invasión del espíritu Harley-Davidson.

Organizado por los clubs harlistas de uno y otro lado de la frontera, el plan era más o menos el siguiente: salir de Cádiz a las diez de la mañana, y con tranquilidad llegar hasta la frontera a eso de las doce, para ya en el interior disfrutar de actuaciones, bailes y, sobre todo, de mucho hierro de Milwaukee. Y llegados a este punto, me vais a permitir que os recomiende la galería que acompaña este post, porque os aseguro que merece la pena, y no precisamente por el fotógrafo (ejem), sino más bien por todo lo que allí pude ver: motos al más puro estilo Teutul, una Harley cuyo anterior propietario era el cantante de Aerosmith (Steven Tyler) o una Yamaha V-Max modificada de tal manera que llevo un par de noches soñando con ella. Así que pasen y vean...

Estilo Teutul en Gibraltar

Tengo que recordaros una vez más que tengo un gran problema, y es que todo lo que sean dos ruedas pues me gusta, soy así de fácil. Así que una vez que llegué a Casemates Square, no paré de abrir la boca cuando miraba a uno y otro lado. Pero claro, siempre hay cosillas que ya se salen de la tabla. Es el caso de la moto que podéis ver justo arriba de este párrafo, una auténtica obra de arte fabricada directamente en un taller de Gibraltar, y os aseguro que las fotos no le hacen justicia, porque vista en persona es absolutamente increíble. Son innumerables los detalles que presenta, pero si me tengo que quedar con uno, es con el faro delantero, que me ganó nada más verla. Afortunadamente, después de esto tengo una visita pendiente a ese taller santuario, donde su dueño me ha invitado para ver otras joyitas como esta.

Cristina con su tesoro

En cuanto a la moto con más historia, o al menos con la historia más curiosa, que no estoy hablando de antigüedad, tengo que mencionaros esta Harley-Davidson Heritage Softail que tan coqueta luce en la foto. Se trata como ya os comentaba antes de una Harley que era propiedad del líder de Aerosmith, y que le regaló en su día a su mujer. Allá por el año 1993 le costó 45.000 dólares (casi nada). Después llegó el divorcio, y tras unos años formando parte de la colección del amigo Steven, decidió venderla, y ya podemos ver donde ha acabado, en manos de la simpática Cristina, que no paró de hacerse fotos y dar explicaciones sobre su preciado tesoro.

Yamaha V-Max modificada

Así de entrada, el evento estaba organizado con la vista puesta en las Harley-Davidson, pero claro, al fin y al cabo a todos nos une una misma pasión por el mundo de las dos ruedas, ya sea en tu Harley, tu deportiva o tu scooter, o incluso como yo durante muchos años, siendo un digno motero sin moto. El caso es que se vieron desfilar no sólo las Harleys o custom en general, sino que se podía ver todo tipo de moto imaginable, de cualquier segmento, y es que allí todo bicho viviente que fuera sobre dos ruedas era bienvenido. Aquí tengo que nombrar por encima del resto esta impresionante Yamaha V-Max, que nos dejó a todos con la boca abierta. Sin duda fue una de las motos más fotografiadas del evento, como no podía ser de otra forma.

En definitiva, un día genial donde predominó el buen rollo, la buena música y unos cacharros dignos de ver, y donde no faltaron ni las salvas al aire realizadas por la Guardia Real británica. Vamos, que visto lo visto repetiré el año que viene, y cada vez veo más cerca un pensamiento que siempre me ha perseguido, y es que acabaré mis años moteros montado sobre uno de esos hierros de Milwaukee y con mi chaleco de cuero. ¡Live to ride! ¡Ride to live!

Fotos | Fausto Beneroso En Motorpasión Moto | Harley-Davidson

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios