Publicidad

Sbay Jerry, la última criatura de la factoría española

Sbay Jerry, la última criatura de la factoría española
10 comentarios
Basta. Tan iguales, encasillados, tan predecibles… Basta. Ser uno, autónomo, distinto, con la capacidad de convertir lo diario en impredecible. A eso sabe la libertad.

Esa es una de las frases que nos encontramos en la filosofía de Sbay, una pequeña fábrica ubicada en Cádiz dedicada a construir algunos de los modelos más exclusivos del mercado de las dos ruedas. Prueba de ello fue aquel primer modelo que os enseñamos hará ya dos años, la Sbay Flying 1800, y que ya acaparó las miradas de la red durante unos cuantos días. Será este año cuando cumplan tres desde su fundación y lo celebran con un nuevo modelo al que auguramos un gran éxito: Sbay Jerry.

Siguiendo la misma tendencia y conceptos anteriores los gaditanos se pusieron manos a la obra en busca de una moto que rompiera todos los esquemas, algo que te hiciera mirarla dos veces porque la primera no sabes lo que tienes delante. Ese objetivo de exclusividad y distinción se ve reflejado en cada detalle de la máquina y, además, se encuentra en el camino con el don de la polivalencia. Viendo su aspecto, ¿es posible? Veamos que nos cuenta la teoría de sus componentes.

Horquilla Girder

Porque en un primer vistazo parece que estemos ante una moto radical, de las que acaban siendo utilizadas muy esporádicamente, con el rodaje sin acabar… O peor, una moto de exposición – sabido es por todos que no dar uso a una maravilla de estas es pecado –. Nada de eso. Nos ponemos a mirarla, a observarla más detenidamente y lo primero que nos choca es su confección, totalmente desnuda, sin plásticos ni carenados por medio que entretengan la atención de nuestros ojos. Atención que, sin distracciones enseguida se da cuenta de que su frontal no es demasiado común. Ahí es donde nos topamos con su primera gran característica: la horquilla Girder fabricada en aluminio 7075 y recubierta con fibra de carbono de 6mm, sumando su granito de arena a la rigidez del eje. Esa detalle de tradición se alía perfectamente con el amortiguador Öhlins TTX totalmente ajustable. Efectividad disimulada. En esta zona también tenemos el gusto de ver las pinzas Brembo radiales de cuatro pistones con el doble disco Galfer wave de 300mm.

Avanzando en nuestro análisis no podemos evitar fijarnos en el chasis y sus líneas. Hecho en aleación de aluminio 6061T6 es la base que da forma al conjunto. De su rendimiento a la vista y en práctica depende todo el diseño. Éste aloja el alma de esta moto, su motor. Mención especial merece este apartado puesto que Sbay nos ofrece la posibilidad de elegir entre varios propulsores; Harley-Davidson, S&S, Total Performance o RevTech, desde los 1340cc hasta los 2100cc, teniendo en cuenta que cuanto mayor es la cilindrada menor es la fiabilidad. El último encargado de llevar a buen puerto la explosión son unos escapes artesanales que lucen magníficos al desnudo. Llegados a la dirección que marcan los silenciosos vemos también un basculante hecho por la compañía en carbono y kevlar.

Jerry en el estudio

¿Qué tal se comportaría en el uso diario o carretera? No tiene mala pinta, su peso sube hasta los 206kg (imaginamos que en seco), con una postura de conducción que se intuye bastante cómoda. Si nos fijamos el manillar es ancho y plano, por encima del asiento del piloto. Asiento, por cierto, situado a 780mm del suelo. No es la mejor opción para moverse por ciudad pero no es como otras "motos exclusivas" que vemos en la red.

Más información | Sbaymotorco.com Fotos vía | Sbay

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios