Compartir
Publicidad
Publicidad

Honda CB450 Bonita Applebum, prolongando la leyenda de la CB

Honda CB450 Bonita Applebum, prolongando la leyenda de la CB
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si Honda tiene buena fama es, en buena parte, por las grandes motos que realizó bajo el nombre de CB. Máquinas realmente duras, duraderas, que en su momento se adelantaron a todo lo visto en su tiempo y a sus competidoras inglesas que se ganaron aquella frase de "Honda es Honda". Si podemos decir lo mismo en la actualidad o no lo dejo a vuestra elección pero me daréis la razón en que esta CB450 "Bonita Applebum" hace honor a esa fama japonesa en cuanto la veáis.

Pepe Luque, de origen boliviano y residente en Sydney desde que tenía dos años ha culminado el que ha supuesto su primer y gran trabajo con una moto. La base la consiguió a través de Ebay en un estado que haría llorar al más frío y que quitaría las ganas de moto hasta a los de American Chopper. Con esfuerzo, dedicación y muchas horas navegando y buscando las piezas que faltaban ya podemos ver el resultado final.

Estado inicial de la CB450

Pepe confiesa que había pensado simplemente en restaurar la CB a su estado original modificando lo mínimo pero una visita a una carrera de clásicas en Eastern Creek le hizo caer lócamente enamorado de las Café Racer y la era rebelde que representan. Así comenzó esta aventura con la Honda desde el salón de su apartamento.

Cuenta que no tenía ningún plan en mente y quizá sea esa la razón por la que ha quedado tan limpia y minimalista. Muchos de los grandes logros de las dos ruedas surgen de forma inesperada y sin planteamientos previos; que bonita y admirable es la improvisación cuando sale de una cabeza con buenas ideas.

Ya inspirado en los diseños que trabaja la gente de Armadillo se puso manos a la obra. El primer problema vino al comprobar como la tija estaba para tirar a la basura y al no encontrar por ninguna parte un repuesto válido. Entonces apareció Jay de Sydney Motorcycle Wrecker que se lo vendía con la condición de que se llevara también un chasis mugriento.

Pepe se declinó por esta gama de colores en la chapa por ser completamente atemporal y por el del sillín por recomendación de su compañero de piso, que recordemos estaba aguantando tener un garaje en el salón de casa. Ha quedado una moto especial llena de encanto e historia con la que disfrutar saliendo a dar paseos o simplemente como el mejor adorno de ese apartamento en Sydney que tanto habrá sufrido.

Detalle del frontal de la CB450

De momento no tiene pensado ningún proyecto aunque dice que ya ha puesto el ojo en una CBR1000RR que ha visto a un compañero del hospital en el que trabaja (si tiene bastón es House). Espero que no tarde mucho para ver otra obra como esta.

Vía | Pipeburn

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos