Compartir
Publicidad

Ducati 900SS 'Riviera', la obra de Walt Siegl

Ducati 900SS 'Riviera', la obra de Walt Siegl
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No hay semana o mes del año en el que algún preparador no nos dedique alguna de sus obras maestras. Muchas de ellas nacen prácticamente de la nada, tal y como lo haría una buena pintura o una pieza musical. Y es que el pintor es a sus pinturas lo que es el mecánico a sus piezas y herramientas. Así, éste último es capaz de comenzar con un montón de metal inservible y convertirlo en algo que llama la atención allá donde esté, una moto única y bella. Gente como los americanos de Roland Sands o los madrileños de Radical Ducati son buenos ejemplos de este tipo de arte. No obstante, hoy podríamos añadir a nuestra galería de arte personal la última Ducati 900SS que ha salido de las manos de Walt Siegl.

Una tarea realmente complicada la que han realizado los de New Hampshire. La Ducati 900SS por sí sola ya es una máquina bella e confundible, con un diseño único y distinto. Lo que es realmente admirable es el trabajo aquí expuesto, una 900SS del todo diferente a la original pero que, a pesar de ello, es también mantiene el espíritu con el que fueron fabricados aquellos primeros modelos. Apodada ‘Riviera Ducati’ el azul es el color dominante acompañado de ciertos matices en gris o metálico que rememoran algunos de las motos más legendarias de Borgo Panigale.

Trasera de la Riviera

Ésta joya de la orfebrería viene propulsada por el motor italiano pero cubicando 944cc para darle una alegría extra a los 904cc iniciales. El esqueleto elegido ha sido construido por él mismo para albergar ese motor en concreto e incluso el depósito, es la pieza que termina dando la forma en el mundo retro, ha sido también idea del propio constructor con la mente puesta en las Ducati NCR. Los bellos escapes de acero se dejan llevar desde los cilindros hasta el lado derecho de la máquina donde los silenciosos coinciden sin llegar a juntarse como dos cañones independientes. Sus extremos acabados en negro señalan directamente al colín que, como ya podéis ir intuyendo, ha sido también hecho a mano por Walt Siegl.

Detalle de los escapes

La absorción de las dificultades del terreno y el agarre de la rueda delantera es responsabilidad de unas horquillas fabricadas por Triumph, que siguen el estilo retro del conjunto. En el eje trasero salta a la vista el amortiguador Öhlins montado con el basculante ducatista. El sistema de frenado es el de la Ducati 999 así como sus llantas, firmadas por Marchesini. Por último, la instrumentación es un simple y disimulado tacómetro de Motogadget casi inapreciable.

Vía | BikeExif

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos