Compartir
Publicidad
Publicidad

BMW WR 500, la moto del récord de Ernst Henne en 1937

BMW WR 500, la moto del récord de Ernst Henne en 1937
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante el periodo de entre-guerras, el triunfo más anhelado por las fábricas de motos era el récord mundial de velocidad. En los primeros años del siglo XX los dominadores de estos récord eran Norte Americanos y Británicos, pero en septiembre de 1929 la marca alemana BMW puso sus ojos en ese récord y destinó todos sus esfuerzos para que su piloto estrella Ernst Henne y la BMW WR500 lo consiguieran.

Para ese primer intento partieron de una BMW R63 a la que le instalaron un compresor accionado por el mismo mecanismo de la magneto y le aumentaron la cilindrada hasta los 736 cc. Así en un tramo de la recién inaugurada autobahn de Ingolstad fueron capaces de rodar a 221,413 km/h. En años sucesivos el récord fue creciendo y pasando de mano en mano entre el piloto alemán y algún otro piloto británico.

Pero en 1936 BMW hizo un movimiento que dejó fuera de juego a sus competidores, en vez de aumentar la cilindrada de su moto caza récords la redujeron, pasando de los 736 cc originales a “solo” 493 cc. Lo que los rivales no sabían es que esta nueva moto escondía en su motor una buena colección de refinamientos técnicos que la situaba muy por delante de los rivales. Para empezar el bicilíndrico Bóxer ahora montaba culatas DOHC en lugar de las accionadas por empujadores con árbol de levas en el cárter, el compresor Zoller se situó delante del motor. Este motor tan revolucionario para su época era capaz de dar entre 105 y 108 CV a 8.000 rpm.

Motor BMW WR 500 Kompressor

La moto contaba con un chasis tubular con horquilla telescópica y suspensión trasera tipo “plunger” pero lo más revolucionario era el carenado de aluminio que permitía acceder al piloto a través de una trampilla en la parte superior. Además al piloto también le tenían preparado un casco aerodinámico para mejorar el rendimiento de todo el conjunto. Henne estableció el récord en 1936 rodando a 271,850 km/h. Récord que le volvieron a arrebatar en un par de ocasiones más hasta que llegó el 28 de noviembre de 1937, día en el que Ernst Henne y la BMW rodaron a 279,512 km/h. Un récord que permaneció imbatido hasta 1951.

BMW aprovechó en esta moto todo el desarrollo que habían estado haciendo desde que en 1929 montaran el primer compresor Zoller en sus motos. Unos pocos años después estalló la Segunda Guerra Mundial, y tras su finalización se prohibieron los motores con compresor en las motos de competición. Creo que de esta manera BMW pudo mantener su récord imbatido durante tantos años. Pero lo que si que supieron demostrar los alemanes es que con un motor más pequeño, pero mejor preparado fueron capaces de plantar cara a motos del doble de cilindrada. Sus rivales de la época eran por un lado el británico Eric Fernihough, que rodaba con una moto de fabricación casera con un motor JAP de 1000 cc y compresor y Piero Taruffi que competía con una Gilera cuatro cilindros refrigerada por líquido y equipada también con compresor.

Una época muy interesante que se fue al garete por culpa de la guerra. Aunque algunas de estas marcas supieron adaptarse a los nuevos tiempos y todavía hoy siguen en el candelero de la competición. En la actualidad creo que se puede seguir viendo la BMW WR500 en el museo BMW de Munich.

Fotos vía | MotArt, BMW Press club Historia vía | Mick Walker's German Racing Motorcycles (Redline Books)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos