Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Qué moto me compro? Carnet B de Segunda Mano, Yamaha YBR 125

¿Qué moto me compro? Carnet B de Segunda Mano, Yamaha YBR 125
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Andas buscando una moto ciudadana, que puedas conducir con tu actual carnet de coche pero no puedes permitirte la compra de una moto nueva y ves cosas en el mercado de segunda mano que asustan?. Pues en Moto22 queremos facilitarte las cosas, nos hemos puesto en tu piel y aceptamos el reto de encontrar una moto ciudadana de 125cc para el carnet B de segunda mano con un presupuesto máximo de 1000 euros.

Hay dos candidatas principales a tener en cuenta; la Honda CG 125 y la Yamaha YBR 125. Ambas son muy parejas pero el precio de segunda mano de la Honda suele pasar de los 1000 euros a pesar de ser un modelo que ya no se vende y ser más “veterana”. Dicho esto, me he decantado por la YBR 125 por ser más actual, más económica, tener mejores acabados y por la inyección electrónica de su motor. Pasamos ya a analizar más de cerca a una de las más pequeñas del catálogo.

Yamaha YBR 125, una buena opción de moto ciudadana

La YBR 125 se desenvuelve muy bien por ciudad

En el mercado español desde 2005, de muy pequeñas dimensiones para poder maniobrar en casi cualquier situación, estrecha para poder moverte por cualquier calle o para pasar entre los coches cuando lo necesites, con suspensiones blandas y cómodas y con un soporte en la parte trasera para instalar una maleta extra sin ningún tipo de problemas la Yamaha se convierte en nuestra mejor opción. Existe otro modelo distinto con una estética más “custom” pero que a parte del diseño es prácticamente la misma moto, la Yamaha YBR 125 SP Classic, y que hace tiempo pudimos probar en Moto22.

Un requisito básico para una moto que pretende moverse como pez en el agua entre las calles de la ciudad es la maniobrabilidad. Y ahí la YBR 125 cumple a la perfección con sus 113Kg de nada en seco – menos que algunas scooters – y un radio de giro que te deja dar media vuelta encima de una baldosa, ni Andrés Iniesta se mueve tan bien en tan poco espacio. Para acompañarla y hacerla más fácil viene con un asiento que se sitúa a 745mm del suelo, 45mm más baja que la Ducati Monster por ejemplo, para que casi cualquiera se pueda subir a ella con la confianza que da saber que puedes poner los pies en el suelo cuando lo desees. Además, en la parte delantera monta un disco de 245mm que basta y sobra para una moto de estas características.

Prestaciones de la Yamaha YBR 125

El cuadro de mandos de la YBR es muy completo

Otro de los puntos fuertes en los que debemos poner especial atención es en el motor de 124cc que gracias a la inyección electrónica nos va a permitir usar los 10cv cuando los necesitemos. Desde que lo montaron en esta moto en 2005 – aunque se viene usando en otros países desde hace más tiempo – se ha ido ganando la fama, muy merecida, de ser un motor prácticamente indestructible que con un mantenimiento irrisorio que te durará todo lo que quieras y más. Con estos datos es fácil imaginarse que el consumo debe ser también muy bajo, y lo es. Ésta Yamaha te dejará hacer casi 300km con un depósito con un consumo que supera, por muy poco, los tres litros a los cien.

Muestra de esta fiabilidad son las numerosas rutas que los usuarios de las YBR han llevado a cabo por todo el globo; desde la vuelta la mundo que dio un argentino a la ruta de punta a punta de nuestra península que organizaron desde el foro español de esta gran moto. Pero a pesar de estas muestras, la velocidad de crucero que puede mantener la YBR es bastante baja y se quedará algo corta cuando necesitemos que salir a carretera.

Otro detalle que se agradece es la inclusión de un indicador de nivel de gasolina en el cuadro de mandos de esta Yamaha, así podrás comprobar felizmente como se te gasta antes el gas del mechero que el de la moto.

Consumo reducido para uso ciudadano

Un motor completo y fiable

En el mercado de segunda mano nos podemos hacer con una por menos de 1000 euros en estado perfecto y con unos kilómetros que significan muy poco para este motor. No se pueden dar muchos consejos pues es un modelo “a la antigua”, es decir, que ya venía probado y rodado de fábrica y no son los usuarios los que hacen de probadores, pero hay que repasar algunos puntos básico cuando vayamos a ver a nuestra candidata.

De este modo lo que nos encontramos son los típicos desgastes producidos por los kilómetros. Esto no debe preocuparnos en exceso pues evitar que “nos vendan la moto” es bastante sencillo; simplemente comprueba que no hay componentes en mal estado como las ruedas, los retenes, la batería etc. Sería muy recomendable poder probar la moto para ver si el embrague funciona correctamente ya que, cuando el motor empieza a entrar en kilómetros, tiende a patinar bastante y las marchas no entran tan bien como debería. Así, cuando te la lleves a casa, evitarás llevarte una sorpresa desagradable.

Esperamos que haya servido de ayuda, que aclare esa duda que nos sale a todos cuando nos pasamos por el mercado de segunda mano. Os animo también a compartir con todos nosotros vuestra experiencia con este modelo. Y por último, añadir que en lo sucesivo, siguiendo este mismo modelo, nos encargaremos de cubrir otras franjas del mercado.

Más información | Yamaha YBR 125 SP classic, la prueba

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos