Compartir
Publicidad

Probamos los pantalones Motardos Cold

Probamos los pantalones Motardos Cold
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Moto22 vamos a comenzar una nueva etapa que además de incluir las pruebas de motos que venimos haciendo hasta ahora, también tendrá otros especiales como “Pilotos de leyenda“ o “pruebas de equipamiento”.

Comenzamos hoy con la primera prueba de equipamiento. El invierno estaba siendo muy duro hasta hace unos días, y aunque parece que el frío nos ha dado una pequeña tregua, nada mejor que probar una prenda que nos proteja del frío y la lluvia. Se trata de los pantalones Motardos, una prenda 100% española que inventó Paco Barceló después de darse cuenta de que en el mercado había muchas prendas para protegerse del agua de cintura para arriba, pero pocas que lo hiciesen de cintura para abajo y que además cubriesen los pies y fuesen fáciles de poner.

Así nacieron los Motardos, una especie de “leotardos” que nos cubren desde la cintura hasta la punta del pie. Existen dos modelos de Motardos, los basic y otros más conocidos como Motardos Cold, que además de proteger de la lluvia, tienen una capa de forro térmico interior desmontable, que nos protege del frío.

Ambos vienen presentados en una páctica bolsa, que dispone de una pequeña bandolera para llevarla colgada cuando llevamos los Motardos guardados. La presentación es buena, y no tiene nada que envidiar a la de otras marcas mucho más conocidas.

A la hora de diseñarlos, su principal premisa aparte de la protección, fue la facilidad para ponerlos, incluso con los guantes y el casco puesto. Por eso disponen de unas largas cremalleras termoselladas que van desde la parte más baja del pantalón hasta la cintura. Gracias a este sistema, solo tenemos que abrir las cremalleras, meter ambos pies por la cintura y ajustar la goma de ésta a la altura que creamos necesaria.

Hemos probado los Motardos durante 15 días, y comparandolos con otras prendas similares como los pantalones de agua o los monos de agua completos, su colocación nos ha parecido muy sencilla.

Lo primero que tienes que hacer es ajustar la altura a la que vas a poner la goma de la cintura. Luego llega el momento de meter la punta de los pies en la puntera, una parte fabricada en material de alta resistencia que por su forma hace muy sencillo meter los pies en ella. Una franja de goma sirve para ajustar la parte baja del pantalón al talón del zapato.

Por último solo queda bajar las cremalleras, que llevan un tirador con el logotipo de Motardos que hacen cómodo su uso incluso con guantes gordos. Las bajamos y los motardos quedan perfectamente ajustados a la pierna.

Hemos hecho la misma maniobra en múltiples ocasiones, y os podemos asegurar que no nos ha llevado más de un minuto, y menos cuando coges práctica.

Subir a la moto se convierte en una maniobra sencilla, ya que los Motardos van bien ajustados a la pierna y no se suelen enganchar con ninguna parte de la moto.

Una de las cosas que más me echaba para atrás a la hora de usar este tipo de prenda, es perder el tacto con las estriberas, palanca de cambios y de freno trasero. Lo cierto es que los Motardos en este sentido me han sorprendido, porque hay que tener en cuenta que la suela de los zapatos no está cubierta, con lo que el contacto con estas partes de la moto es directa.

Durante los 15 días que probamos los Motardos, rodamos con ellos por ciudad y carretera con frio y con nieve. Casi siempre lo hice con unos simples pantalones vaqueros por debajo, y la verdad que por mucho que llovíó alguno de los días, en ningún momento traspasó nada de agua. Las costuras están soldadas con material plástico, de forma que no se cuela el agua ni el frío a través de ellas.

Por otro lado, los Motardos disponen de una “pestaña” que recorre el perímetro de las cremalleras laterales, que además de llevar el logotipo de la marca, evitan que el agua se cuele hacia las cremalleras, que de todas formas van termoselladas.

En la parte de arriba de las punteras de ambos pies, hay un refuerzo de tela que impide que el roce con el cambio de marchas deteriore la prenda y lo llegue a perforar. En cuanto a su diseño, este es muy discreto, ya que solo están disponibles en color negro.

En definitiva, los Motardos Cold son una prenda perfecta tanto para protegerse de la lluvia y el frío en dias húmedos, como para resguardarse del aire frio en zonas como los tobillos cuando no llevamos calzado alto. Su precio es de 80 euros (65 para los Motardos Basic) lo que los sitúa en un nivel muy alto si comparamos la relación calidad/precio.

Mi nota: 8,5

Más Información | Motardos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos