Deus ex machina Moulin Rouge, una custom de las que atraen la mirada

Síguenos

Deus Ex Machina Moulin Rouge

Creo que me lo voy a tener que hacer mirar, porque a pesar de ir a diario en Scooter clásico, asistir a concentraciones de este tipo de motos y estar más o menos rodeado de este ambiente se me siguen yendo los ojos cuando veo motos como la Deus Ex Machina Moulin Rouge. Esta es una de las últimas fabricaciones realizadas por los australianos de Deus Ex Machina, sobre un motor de Kawasaki W650.

Quizá sea la simplicidad de un chasis “hard tail” o la ausencia de casi cualquier accesorio que no sea imprescindible para circular con la moto. Estas realizaciones me siguen atrayendo mucho. Pero si le damos un vistazo con más detenimiento podemos ver que hasta cuenta con intermitentes (hábilmente disimulados) para poder circular legalmente hasta en nuestra legislada Europa.

Al motor original le han aplicado una buena dosis de esteroides en forma de pistones Wiseco para conseguir cubicar 750 cc. Las ruedas son de 21 pulgadas delante y 18 pulgadas detrás con llantas de aleación pulidas y radios de acero inoxidable. El depósito pertenecía a una Triumph T120 mientras que el velocímetro procede de una Triumph Daytona. Para la horquilla delantera se ha instalado una suspensión Girder que sostiene un faro de 4,5 pulgadas de diámetro (11,5 cm aprox.)

En el apartado estético hay una cosa que no me puedo dejar en el tintero y es que han chorreado el motor con bicarbonato. Un tratamiento que se utiliza mucho en el mundo custom, pero que no es muy habitual de ver por aquí. El motor se completa con unas tapas pulidas. el resto de chapa que tiene la moto ha sido pintado con ocho capas de color rojo, mientras que el chasis se ha cubierto con pintura al polvo, igual que los tambores de freno de ambas ruedas.

Deus Ex Machina Moulin Rouge

Como ya he dicho, cada vez que encuentro una moto así de “limpia” en la red se me van los ojos irremediablemente. Me atraen por esa sencillez de líneas, por el recuerdo de las primitivas motos de las que he visto siempre fotos por mi casa, y porque una moto así siempre acaba reflejando la personalidad del propietario final. Propietario que me gustaría ser, pero que de momento tiene que conformarse con ver los vídeos, escudriñar las fotos y bucear en la web. Porque los 15.000 dólares australianos que dicen que cuesta (algo más de 11.000 euros) de momento no los tengo.

Vía | Pipeburn
Má información | Deus ex machina

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios